Ecoley

Delegado del Gobierno en Murcia será demandado por tachar de "despropósito" la posible retirada del Cristo de Monteagudo

La juez declara sin efecto la demanda de conciliación a la que hoy estaba citado Rafael González Tovar

MURCIA, 27 (EUROPA PRESS)

El abogado José Luis Mazón, que encabeza el grupo de juristas que solicitó la retirada del monumento del Corazón de Jesús de Monteagudo, anunció hoy que presentará una demanda civil por violación de los derechos fundamentales en los Juzgados de primera Instancia de Murcia contra el delegado del Gobierno en la región, Rafael González Tovar, por tachar de "despropósito" la reclamación en la que se pidió la retirada del símbolo religioso de la pedanía.

Mazón reconoció a Europa Press que presentará esta demanda en unas cuatro semanas para proceder contra el delegado del Gobierno en la región después de que el Juzgado de Primera Instancia Número 4 de Murcia declarara hoy fallida su demanda de conciliación, en un acto al que acudió el propio Mazón y un abogado del Estado en representación de González Tovar.

En el acto de intento de conciliación, que es un trámite "de carácter voluntario", el abogado del Estado que acudió en representación del delegado criticó que la demanda "no debía haber sido admitida". Sin embargo, la juez "ya había admitido la demanda y el abogado del Estado no presentó el recurso que podía presentar en tres días de plazo", según Mazón, quien se ratificó en su demanda.

Finalmente, la juez declaró sin efecto el proceso por el que Mazón pedía que el delegado reconociese que calificó públicamente de "despropósito" la reclamación para la retirada del Cristo de Monteagudo, y que ello "constituye una vulneración del derecho a acudir a la Justicia sin hostigamientos ni presiones de los poderes públicos".

Mazón también pedía al delegado del Gobierno que reconociera que, con sus declaraciones en un contexto de "muchedumbre exacerbada, aumentó los riesgos para la seguridad del demandante", y le solicitaba que "se retractase de lo dicho para evitar una demanda posterior".

Al resultar fallida, Mazón anunció su nueva demanda civil que, de salir adelante, podría desembocar en "una condena por violación de derechos fundamentales, lo que no anularía el cargo de González Tovar, ni lo inhabilitarían", pero supondría "un reconocimiento de un incumplimiento del deber del delegado del Gobierno y una lesión de derechos fundamentales de la persona, porque se ha extralimitado en las facultades de su cargo".

El abogado murciano, quien reconoció tener ya preparada esta nueva demanda, advirtió que irá "hasta las últimas consecuencias", por lo que señaló que la causa podrá terminar "en el Tribunal Supremo o en el Tribunal de Derechos Humanos".

Mazón determinó que la demanda, que una vez presentada tendría que ser admitida a trámite para, posteriormente, dar lugar a un juicio civil, puede quedar "en una indemnización", pero matizó que lo más importante "es el reconocimiento moral" de que se ha "violado" su derecho constitucional a acudir a los tribunales "sin presiones ni injerencias de los cargos públicos".

Y es que el delegado del Gobierno "no puede hostigar en público a una persona por el mero hecho de que ha presentado una reclamación judicial, tal y como establece el código de buen Gobierno, que explica que los ministros y los altos cargos tienen una obligación especial de respeto a los derechos fundamentales de la persona".

El abogado también contestó a González Tovar, quien hoy se preguntó "por qué el señor Mazón la toma conmigo cuando hay más altos representados del Estado en esta Región que han puesto incluso su cadáver por delante".

En este sentido, Mazón reprochó al delegado del Gobierno que el resto de críticos "no eran autoridades del Estado, sino autoridades municipales y autonómicas". "La única autoridad del Estado que me ha descalificado ha sido él, que llama autoridades del Estado al alcalde de Murcia, Miguel Ángel Cámara, y al consejero de Cultura y Turismo, Pedro Alberto Cruz, que también se pronunciaron en contra", matizó.

El abogado murciano insistió en que el código de buen Gobierno, "obliga a los altos cargos del Estado a ser respetuosos con los derechos fundamentales, a parte de otro tipo de normas que no se aplican ni a los ayuntamientos ni a las comunidades autónomas, sólo a la Administración General del Estado, y González Tovar es el jefe regional de la Administración General del Estado en Murcia".

"Estos cargos públicos tienen limitaciones en la libertad de expresión, y no pueden comportarse como un ciudadano cualquiera por el hecho de ser cargos públicos", según Mazón, quien subrayó que González Tovar "necesita un master sobre las obligaciones del cargo público, porque no tiene conciencia de cuales son sus deberes oficiales ni cultura de cargo público ".

"González Tovar, como delegado del Gobierno, no puede salir diciendo que la reclamación es un despropósito", según Mazón, quien criticó que el despropósito "es él, y su conducta".

RETIRADA DEL CRISTO

"González Tovar intenta rehuir o justificar el incumplimiento de sus obligaciones como representante del Estado, que debería aplicar la Constitución y ordenar que se retirara esa estatua del Cristo de Monteagudo, como alto responsable de la Administración del Estado, propietaria del terreno", determinó.

La polémica comenzó cuando un grupo de juristas, encabezados por Mazón, presentó un recurso ante la sala de lo Contencioso-Administrativo del Tribunal Superior de Justicia (TSJ) de Murcia por el que solicitaron la retirada del monumento del Corazón de Jesús de Monteagudo en su actual ubicación.

González Tovar afirmó entonces que el Cristo de Monteagudo forma parte de la historia de Murcia y tachó, como murciano, de "dislate" que se asegure que la estatua "molesta, cuando está totalmente integrada dentro del paisaje y la vida normal del Valle". Así, insistió en calificar "personalmente" como un "despropósito", esta línea de actuación emprendida por Mazón.

WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin