Buscar

Pedagoga reivindica las heroínas de la Edad Media silenciadas por la historia

EFE
3/09/2019 - 12:25

Barcelona, 3 sep (EFE).- De la mano de las niñas Minerva (8 años) y Atenea (14 años), la escritora y pedagoga María Sánchez Dauder acerca en su nuevo libro a los más pequeños hasta la Edad Media, donde conocerán a mujeres que han sido silenciadas y no aparecen en los libros de texto, pese a su relevancia histórica.

Las protagonistas de "Minerva y Atenea en la Edad Media" (Horsori), que ha ilustrado la licenciada en Bellas Artes Violeta Agudín, son dos niñas con altas capacidades intelectuales que comparten escenarios actuales y de la Edad Media con escritoras, poetas, filósofas, médicas, astrónomas, científicas, matemáticas, artistas, músicas, compositoras, reinas o emperatrices del medievo.

"Reivindico la importancia histórica de mujeres que destacaron en una época tan dura como la Edad Media por su valentía, coraje, emprendimiento y persistencia y que son absolutas desconocidas" ha explicado la autora en una entrevista con Efe.

La trama se teje a partir de las aventuras que viven Minerva y Atenea junto a estas mujeres relevantes, que cobran vida desde un mural mágico que las niñas tienen en su habitación.

Entre los personajes femeninos desconocidos con los que se encuentran las protagonistas se encuentra la gallega María Pita, que fue una heroína que defendió La Coruña en 1589 de las tropas inglesas dirigidas por Francis Drake.

También la leonesa Juana García, conocida como la Dama de Arintero, que a finales del siglo XV cambió su aspecto por el de un hombre para poder luchar bajo las órdenes de los Reyes Católicos, comparte vivencias con Minerva y Atenea.

María Pacheco, la aristócrata que en 1521 encabezó la resistencia de la ciudad de Toledo tras la muerte de los capitanes entre los que se encontraba su esposo, Juan de Padilla, es otra de las heroínas que conviven con las niñas.

Asimismo, entre las mujeres silenciadas que la autora ha destacado se encuentra la religiosa italiana Santa Angela de Medici, fundadora de las Ursulinas y "la primera en reivindicar la necesidad de que las niñas recibiesen educación".

Otro ejemplo de mujer silenciada es la Dama de Carcassonne, que en el siglo VIII consiguió mantener alejados "con valentía y astucia" a los ejércitos de Carlomagno durante cinco años de la ciudad amurallada del sur de Francia.

La primera ginecóloga Tórtula de Salerno, la sorprendente Santa Aldara de Ériz o la erudita abadesa alemana Hildebarga von Bibgen, que desarrolló una importante labor social, también comparten vivencias con las niñas.

Pese a las aportaciones "tan significativas de todas ellas", se trata de mujeres "no reconocidas, poco valoradas e incluso olvidadas por el peso de la aculturización del género femenino", ha denunciado la pedagoga.

Por otra parte, junto a estos personajes femeninos, la obra se acerca a otras mujeres a quienes la historia "sí ha concedido su importancia", como Isabel la Católica o Juana de Arco.

La autora ha detallado "la doble intención del libro" al abordar también el tema de las altas capacidades intelectuales desde el punto de vista de la doble excepcionalidad, que "se da cuando a la alta capacidad se une alguna dificultad de aprendizaje".

Por ello, en la obra, Minerva, que es disléxica "sufre porque las letras y los números bailan y vuelan, y no entiende por qué se siente tonta si le dicen que es inteligente", ha expresado la autora.

La dislexia, que según la pedagoga "sufren muchos niños con altas capacidades", es "muy frustrante para los pequeños", que por otra parte "acostumbran a ser niños con una maravillosa creatividad".

La elevada capacidad intelectual de estos niños "esconde el problema de la dislexia, porque buscan otros recursos para suplir las dificultades", lo que "complica su detección y aprendizaje" ha denunciado.

"Afortunadamente, en el libro Minerva cuenta con una familia que confía en ella y con unas sabias de la Edad Media que la apoyan y le dan fuerza y energía" ha concluido.