Libros

'Jack el Destripador' era el inspector Abberline de Scotland Yard

Retrato del inspector Abberline

Jack el Destripador es el seudónimo del asesino en serie más conocido de la historia y bajo el que se ocultaba el inspector de Scotland Yard Frederick George Abberline, según el grafólogo José Luis Abad y Benítez, quien ha revelado la identidad en un libro.

En "Jack el Destripador. El asesino más inteligente de la historia", Abad explica cómo ha llegado a esta conclusión tras analizar la letra de cartas escritas por el inspector.

También ha analizado la letra de las memorias del inspector, que investigó todos los crímenes atribuidos a 'El Destripador', y del diario que se atribuye a un algodonero de la ciudad inglesa de Liverpool pero que a juicio del autor de este libro es obra de Abberline.

Un asesino legendario

Los siete asesinatos que se atribuyen a Jack el Destripador se cometieron durante diez semanas del otoño de 1888 y las víctimas eran prostitutas a las que mutilaba, sobre todo a la última, Mary Jane Kelly.

José Luis Abad, de 84 años, indicó que es imposible saber cuántos asesinatos cometió Jack el Destripador y destacó que el inspector Frederick George Abberline, que falleció con 86 años, era muy inteligente.

La firma de Abberline en sus memorias fue lo que llevó a José Luis Abad a la conclusión de que era Jack el Destripador, tras contrastarla con la letra del diario que se atribuye al algodonero de Liverpool, y en el que se citan en veinticuatro ocasiones el nombre del inspector de Scotland Yard.

José Luis Abad concluyó el libro en 2005 y ha resumido mucho los datos que tiene porque de lo contrario cree que no tendría tiempo de terminarlo y no quiere llevarse el secreto a la tumba.

Motivos del asesino

La motivación para cometer los crímenes, a juicio de José Luis Abad, era asesinar a su madre en el cuerpo de las prostitutas, pues indica que era hijo ilegítimo de un hombre de la realeza.

Abberline era ilegítimo y la reina Victoria I sabía quién era el padre biológico, pero ignoraba que el inspector era Jack el Destripador.

En el libro, José Luis Abad explica que presenta 454 muestras entre indubitadas (auténticas) y dubitadas, aunque "en reserva" hay unas mil más para comprobar que el inspector de Scotland Yard Frederick George Abberline era Jack el Destripador.

Abad muestra en el libro 24 láminas en las que se disponen los 84 gestos tipo y escrituras características. El inspector, que nació el 8 de enero de 1843, investigó todos los crímenes atribuidos a Jack el Destripador.

Abad opina que Jack el Destripador tenía una inteligencia superior y el libro, que el autor terminó el pasado mes, concluye con la leyenda "La escritura no miente", del precursor de la grafología emocional objetiva, Rafael Schermann.

comentarios11WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin

Comentarios 11

En esta noticia no se pueden realizar más comentarios

Rubén
A Favor
En Contra

La grafología es una pseudociencia.

Da lo mismo que lo hubiera dicho una adivina mirando su bola de cristal.

Puntuación 0
#1
David
A Favor
En Contra

Bajo ese seudónimo se escondía y bien escondido un miembro de la realeza británica.

Puntuación 7
#2
Fernando
A Favor
En Contra

Y tu eres un pseudomemo. El peor ignorante es aquel que por sus palabras, hace encima alarde de ello. Un poco más de estudio, hombre, y menos hablar de algo que desconoces totalmente.

Puntuación -1
#3
Rubén
A Favor
En Contra

De la Wikipedia. Grafología:

http://es.wikipedia.org/wiki/Grafolog%C3%ADa

"La grafología es una pseudociencia que pretende analizar la escritura con el fin de identificar o describir la personalidad, inteligencia y salud física y mental de un individuo".

Anda ya, ¿Todo eso interpretando las formas de las letras?

Si tienen pruebas, que las presenten a la comunidad científica para que se las valide. Mientras tanto, si no hay evidencias científicas, esto se llama PSEUDOCIENCIA. Una más de las miles que existen.

Puntuación -3
#4
Usuario validado en elEconomista.es
noapijoprogres
A Favor
En Contra

Abad sí que es muy listo: ¡Cobra!

Puntuación 1
#5
Rubén
A Favor
En Contra

Por la forma de tu letra deduzco que tienes una propensión a contestar con descalificaciones personales en vez de rebatir argumentos. Además de una homosexualidad reprimida.

Puntuación 2
#6
yosi
A Favor
En Contra

Rubén: sigue leyendo la entrada de la wikipedia, majete.

"...no debe confundirse grafología con la caligrafía forense o, más apropiadamente, peritaje caligráfico, una disciplina utilizada en criminología con el propósito de comparar escritos y determinar, por ejemplo, si un documento fue firmado por la persona que se supone que lo hizo, de utilidad además de en criminología en derecho, como por ejemplo en los testamentos hológrafos o notas de suicidio. Entre las técnicas que utiliza están el análisis de tinta, papel o tipo de máquina de escribir. La caligrafía forense está aceptada judicialmente, con fines periciales de identificación de individuos..."

Puntuación 5
#7
yosi
A Favor
En Contra

Rubén: sigue leyendo la entrada de wikipedia:

"No debe confundirse grafología con la caligrafía forense o, más apropiadamente, peritaje caligráfico, una disciplina utilizada en criminología con el propósito de comparar escritos y determinar, por ejemplo, si un documento fue firmado por la persona que se supone que lo hizo, de utilidad además de en criminología en derecho, como por ejemplo en los testamentos hológrafos o notas de suicidio. Entre las técnicas que utiliza están el análisis de tinta, papel o tipo de máquina de escribir. La caligrafía forense está aceptada judicialmente, con fines periciales de identificación de individuos."

Puntuación 1
#8
Rubén
A Favor
En Contra

El artículo dice bien claro que José Luis Abad y Benítez es un grafólogo, no un perito caligráfico.

Puntuación 1
#9
A Favor
En Contra

Fuera como fuese, las pruebas principales no son grafológicas (en este caso la Grafología complementa las pruebas caligráficas). Lo que se ha hecho es una Peritación Caligráfica: "....con más de 454 muestras entre indubitadas (auténticas) y dubitadas, aunque en reserva hay unas mil más...." No es una hipótesis, queda demostrado.

Puntuación 5
#10
Rubén
A Favor
En Contra

1) Decir que la grafología complementa al peritaje caligráfico, es como decir que la astrología complementa a la astronomía. No tienen nada que ver. Las segundas son ciencia, las primeras especulaciones fantasiosas sin sustento en la realidad.

2) Me llama la atención que sobre el caso policial más estudiado del mundo, no se hayan hecho ya todas las pericias caligráficas habidas y por haber, y que de repente aparezca un grafólogo español con las definitivas pruebas caligráficas.

3)No es tan simple decir "la hipótesis queda demostrada". El método científico aplica a la hipótesis de trabajo muchos más exámenes: reproducibilidad, falsación, revisión por pares, etc. Si pasa estas pruebas, entonces recién podemos decir que la hipótesis queda demostrada.

Puntuación 2
#11