Libros

Bernie Gunther regresa a la Alemania nazi en Praga mortal lo último de Philip Kerr

Philip Kerr escribirá tres libros más protagonizados por Gunther. Imagen: archivo

El escritor escocés Philip Kerr está sopesando la posibilidad de cerrar la serie de su detective de la Alemania nazi Bernie Gunther con tres nuevas novelas y entretanto ya ha comenzado a ensayar con otras novelas negras de corte distinto.

A las siete novelas publicadas protagonizadas por Gunther, acaba de sumar una octava, Praga mortal y ya está preparando una novena, ambientada en la ciudad bielorrusa de Smolensko.

En una entrevista concedida a EFE, Kerr ha explicado: "Escribo entre las líneas de la historia y de historia queda la que queda; y ahora estoy escribiendo el noveno, que es el triple de lo que yo pensé inicialmente".

Tras asegurar que le persigue la maldición de la mayoría de autores de novela negra, de "haber escrito demasiado", Kerr piensa que "como máximo me quedan otras tres, pero no me veo escribiendo más de Bernie Gunther dentro de diez años".

Praga mortal (RBA/La Magrana) sitúa a Gunther a finales de 1941 y principios de 1942, cuando tiene unos 45 años de edad, y la represión a los judíos se recrudece en Berlín y Alemania se anexiona los Sudetes checos y nombra protector de Bohemia y Moravia a Reinhard Heydrich.

Con un protagonismo especial en esta novela, Heydrich, es, a decir de Kerr, "el nazi arquetípico, que produce fascinación del mismo modo que fascina Drácula".

Aunque parece un personaje muy potente y tiene un aire autosuficiente al modo germánico, Heydrich, continúa, es el único alto cargo nazi que fue asesinado.

"Fue arquitecto de la 'solución final' de los judíos en la Conferencia de Wannsee, pero resulta atractivo para la gente que menos de seis meses después de dar a conocer a conocer el destino de los judíos europeos, acabara asesinado, como si hubiera un sentido de la justicia".

Opina el autor de la serie Berlin noir que "para escribir de un personaje y hacerlo creíble, primero se le debe conocer como ser humano, se debe intentar descubrir qué es lo que le hacía vivir, qué le hacía moverse, y eso no le convierte en más simpático, sino más horrible y temible".

Este proceso de introspección es descrito por Kerr como cuando Kenneth Branagh se mete en la piel del personaje en la película La solución final, pues "cuando escribes sobre personajes históricos es como ellos es como si estuvieras actuando".

Tras la novela hay cierto ejercicio metaliterario: Heydrich fue expulsado de la Marina, algo que golpeó su ego y fue su esposa quien le aconsejó que entrara en las SS, donde fue contratado por Himmler creyendo que había sido oficial de inteligencia en la Marina, pero "en realidad había leído muchas novelas negras y de espías".

En el trabajo de campo que realizó Kerr, tuvo ocasión de visitar la casa de campo de Heydrich, que "era como una casa de campo tradicional inglesa" y allí desarrolla una historia de intriga calcada de las novelas de Agatha Christie, con interrogatorio en la biblioteca incluido.

El autor escocés no se siente con el derecho de criticar nada, y su labor es "intentar preguntarse qué habría hecho yo en unas circunstancias parecidas, y para ello utiliza a Bernie para intentar explorar esa pregunta".

Los seguidores de Gunther podrían estar de enhorabuena si llega a buen término el contrato que acaba de firma Kerr con la HBO para producir una serie de televisión, "un medio en el que la historia podría funcionar mejor que no en una película", confiesa el escritor, para quien su favorito para interpretar el papel protagonista sería Michael Fassbender, un actor germano-irlandés.

Kerr acaba de terminar otra novela negra, ambientada en época actual en Houston (Texas), "muy diferente de Bernie Gunther", y no sabe todavía qué hará con ella.

comentariosforumWhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin