Libros

El "bookcrossing" se consolida como una tradición a las puertas de Sant Jordi

Barcelona, 20 abr (EFE).- A las puertas de Sant Jordi, numerosas entidades e instituciones abrazan la iniciativa de "liberar" libros en lugares públicos para que sean recogidos por lectores y que estos imiten la acción, siguiendo la filosofía del "bookcrossing", que se perfila como una nueva tradición que añadir al día de los libros y las rosas.

Desde su aparición en 2001, este movimiento, que aboga por convertir el mundo en una gran biblioteca, ha conseguido más de un millón y medio de usuarios en todo el mundo, el 1% de los cuales, son españoles, siendo Espàña el décimo país del mundo en la lista de "bookcrossers".

La mayoría de usuarios son personas individuales, pero existen también grupos o empresas que se suman a la iniciativa, como la cooperativa de distribución de productos culturales y educativos Abacus, que mañana pondrá en circulación 500 libros en el área de Barcelona en colaboración con la empresa Ferrocarrils de la Generalitat

Entre los ejemplares, que esperarán a ser hallados en estaciones y trenes de las líneas del Vallès y del Llobregat, se encontrarán algunas de las últimas novedades editoriales de autores como Jonas Jonasson, Mario Vargas Llosa, Juan Marsé, Julia Navarro, John Esbo, Óscar Dalmau y Pilarín Bayés.

Las editoriales Grup 62, Grupo Planeta, Ara Llibres, Casa Catedral, RBA, Magrana, Barcanova, Penguin Random House, Angle Editorial, Cossetània Edicions han hecho posible que el volumen de libros "liberado", que en principio tenía que ser de un centenar, llegue al medio millar.

Fomentar el hábito de la lectura a través del intercambio gratuito de libros es el principal objetivo de esta iniciativa: "Una acción como esta es una forma lúdica de recordar que la lectura contribuye a crear ciudadanos más inquietos y críticos, y por tanto, más libres", ha explicado a Efe el presidente de Abacus, Miquel Cabré.

Existe una variante del "bookcrossing" que, además de conseguir nuevos lectores, busca que la experiencia de la "caza" del libro sea una aventura en si misma: el "bookcatching", una iniciativa a la que se ha sumado la escuela de negocios de la Universidad Pompeu Fabra.

Los usuarios que decidan participar en esta búsqueda deberán resolver un juego de pistas para encontrar un centenar de libros escondidos, en las instalaciones de la calle Balmes del centro educativo.

Además de las principales novedades editoriales, los cazadores de libros con preferencias artísticas podrán acercarse a los distintos edificios que forman el "Barcelona Miró Tour" en los que la Fundació Joan Miró "liberará" trece ejemplares.

En la misma línea, el Museo Marítimo esconderá una veintena de obras -desde las peripecias del explorador Ernset Shackleton y su tripulación en "Atrapados en el hielo" hasta el libro infantil "La isla del tesoro" de Geronimo Stilton- en las Drassanes, en su jardín y en las salas de exposiciones, ya que la previsión meteorológica augura lluvias para la diada.

Otras entidades, como la Escuela Municipal de Música de Sant Andreu de Barcelona, no solo se suman al "bookcrossing" en la semana previa a Sant Jordi, sino que, desde hace dos años, se han convertido en un punto fijo de intercambio de ejemplares.

"Buscamos fomentar el reciclaje de libros, no obstante, la iniciativa solo funciona en una dirección: el 90 % de las obras que ponemos sobre la mesa desaparecen rápidamente, pero tan sólo un 10 % vuelven", ha explicado a Efe Santi Miguel, uno de los trabajadores de la escuela.

Precisamente, los "bookcrossers" han ideado un sistema con el que el seguimiento de los libros es parte de la aventura del usuario, que, puede registrar los ejemplares en su página web (www.bookcrossing-spain.com) y señalar el lugar de su próxima "liberación", configurando, así, "un diario de viaje" que permite seguir el periplo de cada libro.

WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin