Libros

El mundo del teatro llora la muerte de Francisco Nieva, el "teatro total"

Madrid, 11 nov (EFE).- Cuerpo y alma del "teatro total", hombre renacentista, moderno, intelectual, divertido y, ante todo y sobre todo, amante de la palabra, Francisco Nieva deja a su muerte un reguero de lágrimas de alumnos, compañeros y amigos, admiradores todos de su obra, que no dudan en nombrarle "puntal" del siglo XX.

A punto de cumplir los 92 años, este hombre inquieto, de mirada joven y dinámica, ha dejado la vida plácidamente, mientras esta madrugada dormía en su cama en Madrid, un momento que "tenía que llegar", aunque, como ha explicado a Efe su secretario y amigo Felipe Camacho sin poder contener las lágrimas, "no hay forma de prepararse para esto".

Por la capilla ardiente, que se ha instalado en el Teatro María Guerrero de Madrid, pasaron diversas personalidades de la cultura, como el director de la RAE, Darío Villanueva, quien señaló a Efe que Nieva era "un visionario del teatro y un escritor enraizado en la tradición cultural y literaria española, afianzado en el territorio de La Mancha", en referencia a su lugar de nacimiento, Valdepeñas.

Del mismo modo, el presidente de la Sociedad General de Autores (SGAE), José Miguel Fernández Sastrón, ha considerado que era "el ejemplo del teatro total, lo hizo todo en el teatro".

"Se va un grande -ha considerado Fernández Sastrón-. Será muy difícil de sustituir".

El féretro de Nieva se instaló en el centro del escenario junto con las numerosas coronas de flores llegadas de todas partes, desde el Ministerio de Educación, Cultura y Deporte, a la Diputación de Ciudad Real o la SGAE.

El teatro se siente huérfano, pero al tiempo reivindica con fuerza la figura de Nieva, "dramaturgo, escenógrafo, figurinista, académico, autor dramático, pintor, dibujante, director artístico, articulista, ensayista, narrador... Un renacentista, puro teatro, esencia de teatro: el hombre teatro total".

Quien le define es el director Juan Carlos Pérez de la Fuente, que puso en escena en 1997 "Pelo de tormenta", una de las obras más emblemáticas del dramaturgo.

En su opinión, en la que coincide el director del Centro Dramático Nacional, Ernesto Caballero, el mejor homenaje que se puede hacer a este "gran hombre es desde un escenario".

Su teatro, añade Caballero, "es divertido, usa la palabra de un modo tan lúdico como hacen los jóvenes con el rap, la palabra como chicle, como elástico que sirve para pasarlo bien. Y sus personajes, auténticos "friquis" que hacen malabares con la palabra y con la acción, porque su teatro es sobre todo físico, de cabriola".

Y ha añadido que "era un mago de la escena a través de la palabra; eso fue lo que nos deslumbró y nos sigue deslumbrando".

La Fundación Princesa de Asturias, que ha perdido hoy a dos sus galardonados con el premio de las Letras, a Nieva, que lo recibió en 1992, y a Leonard Cohen, en 2011, ha manifestado su pesar por la muerte de "uno de los hombres de letras más destacados del siglo XX español, autor de una sólida obra innovadora, vanguardista y siempre comprometida".

Toni Cantó, actor y diputado de Ciudadanos, ha destacado el Nieva "carnal" de "potente visión estética" que perteneció a la generación que "tuvo que lidiar con el franquismo".

Elena Pimenta, responsable de la Compañía Nacional de Teatro Clásico, aseguró a la prensa que su obra "nunca" se olvidaría y destacó la "polivalencia" del dramaturgo, mientras la directora del INAEM, Montserrat Iglesias, quiso celebrar "toda una vida dedicada al teatro y a la cultura".

"Fue una figura fundamental de la creación española", agregó Iglesias, quien destacó que su "generosidad, emoción, inteligencia y pasión" le acompañó hasta el final de sus días.

"Verso libre y creador en el pleno sentido de la palabra", apunta la escritora y periodista Rosa Montero, "grande de la cultura y de nuestra tierra", se lamenta el presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, Nieva ha sido "un vanguardista convertido en clásico" que hizo felices a muchos españoles, según el ministro Íñigo Méndez de Vigo.

"Él hacía teatro de una manera festiva con palabras que eran luz, sensorialidad, gesto. Y por eso es el hombre teatro total y un referente para todos", ha resumido Ernesto Caballero.

WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin