Libros

Laurence Debray: He escrito una carta de disculpa de mis padres hacia mí

Barcelona, 30 oct (EFE).- La historiadora Laurence Debray, hija del filósofo francés Régis Debray y de la antropóloga venezolana Elizabeth Burgos, ajusta cuentas con el pasado y con sus progenitores en el libro autobiográfico "Hija de revolucionarios", que percibe como "una carta de disculpa de mis padres hacia mí".

Más que alivio, Laurence Debray considera que el libro es como "construirte de nuevo, una manera de situarme entre ellos y mis abuelos, unos burgueses parisinos con los que tuve una relación más íntima, con una abuela muy fuerte, política gaullista, y un abuelo abogado".

"Hija de revolucionarios" (Anagrama) permitió a la autora situarse "entre el modelo de mis abuelos y el modelo de mis padres, que se ocupaban más de salvar el mundo que no de mí" y, finalmente, la historiadora francesa tiene "la impresión de haber escrito una carta de disculpa de mis padres hacia mí".

Considera que "acabada la Guerra Fría y con el final de las grandes ideologías, de la división izquierda-derecha, era un momento interesante para hacer un balance de toda una generación".

"Hija de revolucionarios" nació, ha explicado Laurence Debray, cuando, presentando en España su libro sobre el rey Juan Carlos I, un periodista le preguntó si era "la hija del que delató al Che Guevara".

"Me di cuenta de que no sabía contestar y regresé a casa pidiendo explicaciones a mi padre para hacerme una idea, y como no pudo contestarme y rechazó el diálogo, entonces decidí empezar a investigar como historiadora, consulté la prensa, fui a los archivos", comenta.

Era inicialmente un libro para ella y la autora creía que era el momento de hacer un balance de lo que sus padres le transmitieron y lo que no: "No me dieron nunca respuestas, no sé si por que era doloroso o por que querían protegerme".

Asegura Laurence Debray que sus investigaciones han permitido identificar a Ciro Bustos como el delator del Ché, y no su padre. "Hacía falta una mirada de historiadora despolitizada y neutra", asevera.

Aunque ha obtenido algunas respuestas después de la escritura de este libro, le persiguen algunos "enigmas", confiesa, como "cuál fue la razón de que un superburgués parisino que había estudiado en la escuela normal, que solo estudió filosofía, se metió en la guerrilla latinoamericana".

Con unos padres que ve como "extraterrestres", Laurence se siente más "nieta de mis abuelos, con los que he tenido una relación más íntima" y con otros tres "padres adoptivos": el escritor Jorge Semprún, Alfonso Guerra en los cuatro años que estuvo viviendo en Sevilla y el rey Juan Carlos, a quien le dedicó una tesis doctoral y una biografía.

A pesar de que sus padres han leído el libro, Laurence Debray se siente decepcionada porque "no se ha abierto un diálogo con ellos", consciente de que todavía es un período de sus vidas "doloroso".

La experiencia de sus padres han convertido a Laurence Debray en una persona "hermética a todas las ideologías", como si fuera "una construcción en contra" de sus progenitores, y le ha llevado a descubrir que "se puede hacer política sin seguir a un líder y sin hacer la lucha armada, se puede hacer simplemente desplazándose en bicicleta y comiendo productos orgánicos".

Y añade: "No creo ya en los partidos a la antigua como estructura eficaz y por eso la propuesta de (Emmanuel) Macron me pareció interesante, porque los partidos clásicos han perdido prestigio e impacto".

No oculta su temor por "el populismo que arrasa en toda Europa" y recuerda que "la extrema derecha está muy bien organizada en Francia desde la época de Mitterrand y aglutina a toda la gente que ha perdido sus ilusiones y tiene miedo del futuro".

Ante esta perspectiva, Laurence Debray opina que "las próximas elecciones europeas son bastante preocupantes porque estamos en un momento en que Europa es muy frágil".

Del rey emérito español valora dos elementos: "su destino excepcional y la transición democrática, que aunque no fue una obra perfecta sí tuvo una parte muy positiva, recuperar una democracia con elecciones y Constitución solo tres años después de la muerte de Franco".

Para el futuro, Laurence Debray tiene la intención de "escribir sobre Venezuela, de cómo un país rico se derrumba en pocos años. Algo que me toca personalmente a través de mi madre".

WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin