Medio ambiente

Tarragona dispondrá de un parque de pruebas de energía eólica en alta mar

Barcelona, 2 may (EFE).- El Instituto de Investigación de Energía de Cataluña (IREC, en sus siglas en catalán) va a instalar frente de la costa de Tarragona dos plataformas de ensayos para parques eólicos en alta mar, unas infraestructuras con un coste inicial de 143 millones y que estarán en marcha a partir de 2012.

Las plataformas para aerogeneradores en aguas profundas, un proyecto bautizado como Zéfir y que está a la espera de disponer de las autorizaciones administrativas para el inicio de sus trabajos de instalación, se ubicarán en un punto aún por determinar del golfo de Sant Jordi, entre el cabo de Salou y el Delta del Ebro, a unas distancias de 3,5 y 20 veinte kilómetros de la costa, respectivamente.

El director general del IREC, Antoni Martínez, ha explicado a Efe que gracias a esta plataforma las empresas del sector podrán desarrollar la tecnología que permita la instalación de los molinos a grandes profundidades, lejos de la costa -lo que reduce el impacto visual- y que así pueden aprovechar los vientos en alta mar.

Hasta el momento, los principales parques eólicos marinos que funcionan en el mundo se encuentran en el mar del Norte, donde la poca profundidad de la plataforma continental -de entre 30 a 40 metros- a 20 kilómetros de la costa ha posibilitado su ubicación mar adentro, como en Holanda, Dinamarca o el Reino Unido.

Por el contrario, en el Mediterráneo las profundidades son mucho mayores, lo que dificulta y encarece la creación de estos parques.

La futura plataforma de ensayos se instalará en dos fases y en dos puntos diferentes. En la primera, prevista para 2012, se colocarán cuatro aerogeneradores de entre 10 y 20 megawatios de potencia, anclados al fondo del mar, a una distancia de unos 3,5 kilómetros de la costa, un proyecto del que se están haciendo los estudios medioambientales, en el marco de una tramitación que es competencia de la Generalitat.

La segunda, tecnológicamente más complicada, supondrá la instalación de ocho molinos flotantes, con una potencia máxima de 500 megawatios, que se ubicarán a unos 20 kilómetros del litoral. La tramitación de esta segunda fase del parque de pruebas, que se prevé pueda entrar en funcionamiento a finales de 2013, dependerá del Estado.

El golfo de Sant Jordi ofrece una zona de vientos favorables para esta plataforma de ensayos, en la que trabajarán entre 30 y 40 personas, y además cuenta con un gran puerto, el de Tarragona, para las interconexiones eléctricas.

Los fabricantes de aerogeneradores y empresas implicadas financiarán el 76 por ciento de la instalación y el coste de los ensayos de cada solución.

El IREC está trabajando en este proyecto con algunas de las principales empresas del sector como Iberdrola, Gamesa Alstrom, Endesa.

Aunque actualmente la producción de un kilovatio en un parque marino es de entre un 1,6 y 2 veces más cara que en uno convencional (tanto por la infraestructura como por la conexión a la red), Martínez recalca que se trata del futuro de la energía eólica, y que cuando se disponga de la tecnología necesaria para ubicarlos mar adentro -sin impacto visual- serán mucho más rentables debido al régimen de vientos y su constancia.

Martínez pone el ejemplo de Dinamarca, donde desde hace 7 años no se instala ningún aerogenerador en tierra -los 4.700 que cuenta este país han saturado su territorio- y donde han optado por situarlos en el mar, o el Reino Unido que prevé crear parques marinos con una capacidad de 30.000 megavatios antes de 2030.

Además de los parques eólicos del mar del Norte, existen otras instalaciones piloto, como la que la compañía petrolífera Statoil ha ubicado en pruebas frente a las costas de Noruega, y proyectos de desarrollo frente a la costa de Massachusetts (EEUU).

"El mercado se va trasladando poco a poco al mar y si la industria española no se espabila, esa importante cuota de mercado que tiene ahora la puede ir perdiendo", advierte Martínez, que considera el proyecto Zéfir como una gran oportunidad para la industria española.

La plataforma de ensayos es uno de los proyectos que el IREC ha incorporado a InnoEnergy, una red de centros de investigación y empresas europeos creada el pasado diciembre, de la que forma parte el Instituto y la UPC, entre otras instituciones, y cuya finalidad es desarrollar programas de energías renovables.

WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin