Medio ambiente

El calentamiento global se acelera

Una multitud de variables aceleran el calentamiento global actual. Foto: archivo

Un interesante trabajo publicado en el número de septiembre de Investigación y Ciencia (edición española de Scientific American), trata los calentamientos antiguos de la Tierra, mencionando especialmente la rapidez del que sufrimos hoy.

Calentamientos más lentos

Los calentamientos de antes eran mucho más lentos: así, el del Cretásico fue de unos 0,000025ºC. por siglo, duró millones de años y produjo un aumento de temperatura de unos 5ºC. Se debió a erupciones volcánicas y la mayoría de organismos vivos tuvieron tiempo para adaptarse o emigrar.

Después, hace más de 56 millones de años, vino el PETM con un calentamiento de 0,025ºC. por siglo. Duró unos miles de años causando un aumento de 5ºC. La mayor parte de seres terrestres se adaptaron o emigraron, pero los marinos lo pasaron peor. Se produjeron erupciones volcánicas, los océanos desprendieron metano, los incendios de turba y carbón (produciendo gran cantidad de CO2) y el deshielo del Perma-Frost (suelo que permanece congelado y conserva plantas muertas durante miles de años y cuando se deshiela, los microorganismos se lo comen produciendo metano en cantidad). Recordemos que el CO2 (dióxido de carbono) y el CH4 (metano) son los protagonistas del famoso "efecto invernadero" que calienta la Tierra (y Venus).

El calentamiento actual es, por ahora, muy rápido: entre 1 y 4 ºC por siglo y, de seguir así las cosas (sin que intervengan los factores que después explicaremos que son tan importantes, o más, que el efecto invernadero citado en el artículo), se preveiría un aumento, de temperaturas entre 2 y 10ºC (amplio abanico) en 200 o 300 años.

Las causas de la rapidez

Muchos sabios, apoyados por determinados intereses económicos y políticos, achacan como causa principal del calentamiento a la quema de combustibles fósiles y amenazan con las temibles consecuencias como el deshielo glaciar, elevación del nivel del mar, migración de las especies, pérdida de hábitats, etc. Si las causas fueran solo estas, todavía estaríamos a tiempo de evitar las catástrofes previstas.

Pero hay muchos otros factores que afectan, han afectado y afectarán al clima, en uno u otro sentido aparte de la raza humana y sus quemas fósiles. Algunos de ellos son:

Variaciones en la actividad solar: el Sol, estrella variable, cambia la cantidad de energía emitida cuando quiere (o puede según las circunstancias) y esto altera el sistema Tierra-atmósfera, afectando el clima. Un aumento del 2% de la energía entrante en un tiempo determinado, debería producir el mismo efecto que una duplicación del tanto por ciento del CO2 en el mismo tiempo. Actualmente el Sol, con casi tres años de retraso respecto al promedio de once años, está llegando a un periodo de máxima actividad. El 6 de septiembre una gran "tormenta solar" causada por un mancha de Clase X, invadió la Tierra. Era la mayor desde el 2006. Este máximo solar no tiene nada de extraordinario y muchos astrónomos de "pro", opinan que nuestro astro se encamina hacia un periodo prolongado de baja actividad, lo que causaría un enfriamiento global.

La variación de la órbita terrestre: altera la distribución estacional y latitudinal de la radiación solar entrante. La excentricidad y la oblicuidad de la órbita, tienen máxima importancia en las variaciones climáticas. Kepler (1571-1630) y Leverrier (1811-1877) ya advirtieron sobre los cambios de excentricidad de la elipse de la órbita terrestre (que varía la distancia entre la Tierra y el Sol y con ello la climatología).

Hiparco de Rodas (190 a.d.C-120 a.d.C) dijo hace más de 2.000 años: "el polo N de la Tierra no apunta siempre en la misma dirección entre las estrellas". Fue el primero. Ahora se sabe que el eje de la Tierra, como el de un trompo, dibuja un círculo en el espacio, barriendo un cono cada 26.000 años. Esto se llama la "precesión de los equinoccios" y es una de las más importantes causas de las llamadas Glaciaciones, junto con la oblicuidad del eje respecto al plano de la eclíptica (órbita terrestre).

La actividad volcánica: cambia la reflectividad de la atmósfera y las cenizas flotando, pueden ocasionar también alteraciones en el clima.

La tectónica de placas: o movimiento lento de los continentes acercándose o alejándose hacia el Ecuador o los Polos también.

Se trata pues de una ecuación con muchas e importantes variables (solo citamos algunas). Cualquiera de ellas que se dispare puede cambiar el resultado con la raza humana o sin ella (como ya hizo antes). Hay que intentar corregir las emisiones de CO2 y CH4, y otras muchas, pero de esto a dominar o preveer el clima, hay mucha distancia. El Universo también cuenta y mucho.

comentariosWhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin