Buscar

Día Mundial de la Tierra: conozca los 10 males del planeta

Loles Silva
18:26 - 22/04/2008

El día de la Tierra, no hace más que poner de manifiesto la crítica situación a la que estamos llevando el planeta. El pleno siglo XXI, todos somos conscientes de que algo tiene que cambiar, pero no sabemos como hacerlo. Cumbres internacionales, conferencias, alertas de los científicos parece que la destrucción es imparable.

Enumerar todos los problemas que sufre la Tierra es casi imposible, diez son una muestra clara de que hay que variar el rumbo.

El cambio climático

Unos creen que es una evolución que ya ha sufrido la Tierra en otros momentos de su historia. Otros alertan porque las emisiones continúan. Y mientras, ningún país pone freno de forma clara.

Los científicos lo han dejado claro: la quema de combustibles fósiles, carbón, petróleo y gas natural continuada, de seguir a este ritmo, provocará un calentamiento de 4°C durante este siglo, modificando el clima de grandes regiones del planeta y subiendo el nivel de las aguas de los océanos.

Las consecuencias ya las estamos viviendo. Sequías, desaparición de especies, inundaciones, huracanes, tifones, tsunamis...

Sólo en España, el resultado del cambio climático podría producir estragos. Se espera alteraciones en los ecosistemas terrestres con riesgo de aumento de plagas, reducción de la productividad de las aguas marinas, y por tanto, de la pesca; aridez en el Sur y 'mediterraneización' del Norte de la Península; mayor virulencia de los parásitos; aumento de las especies invasoras...

Las cuencas más afectadas por la sequía serán las de Guadiana, Canarias, Segura, Júcar, Guadalquivir, Sur y Baleares. El nivel del mar aumentará de una media de 50 centímetros del nivel del mar. Pérdida de playas, sobre todo en el Cantábrico. Inundación de los deltas del Ebro, Llobregat, Manga del Mar Menor y Costa de Doñana y aumento de la intensidad, frecuencia y magnitud de los incendios.

La capa de ozono

Esta capa, muy frágil y compuesta de ozono, sirve de escudo para proteger a la Tierra contra las dañinas radiaciones ultravioletas. Si desapareciera, el Sol esterilizaría la superficie del globo y aniquilaría toda la vida terrestre.

La utilización de los gases de efecto invernadero en muchos procesos industriales y determinadas actividades domésticas está provocando la masiva destrucción de ozono en la Antártida y una disminución de la atmósfera del planeta.

Esto provocará un espectacular aumento en el número de casos de cáncer de piel y problemas en la retina de nuestros ojos, como cataratas. Además causará un gran impacto medioambiental: disminuirán las cosechas y desaparecerán innumerables especies.

La contaminación del aire

Los grandes complejos industriales vierten a la atmósfera ingentes cantidades de gases tóxicos, muchos de los cuales vuelven de nuevo a la Tierra en forma de lluvia ácida que destruye bosques y contamina mares y lagos. En algunas regiones de Europa del Este, la contaminación atmosférica ha disminuido sensiblemente la esperanza de vida de sus habitantes.

La lluvia ácida está causada por algunos de estos tipos de contaminación, sobre todo por la de las centrales térmicas de carbón y fuel, y es una de las consecuencias más serias y amenazadoras de la contaminación atmosférica, porque a largo plazo produce daños a las personas y al medio ambiente.

La lluvia ácida se forma cuando los óxidos de azufre y nitrógeno se combinan con la humedad atmosférica para formar ácidos sulfúrico y nítrico, que pueden ser arrastrados a grandes distancias de su lugar de origen antes de depositarse en forma de lluvia. Adopta también a veces la forma de nieve o niebla, o precipitarse en forma sólida. El problema de la lluvia ácida tuvo su origen en la Revolución Industrial, y no ha dejado de agravarse desde entonces.

Uno de los ecosistemas más afectados por la lluvia ácida son los acuáticos y, en especial, los de agua dulce. Esto es así porque cuando se depositan los tóxicos presentes en la lluvia ácida generan una disminución del pH del agua y los seres vivos que habitan dentro no soportan los niveles de acidez. Esto provoca irremediablemente su muerte. Incluso, algunos lagos del norte de Europa han quedado totalmente estériles por culpa de la contaminación por lluvia ácida.

La contaminación de los océanos


Los vertidos tóxicos de numerosas industrias, los detritus de las ciudades y los transportes han convertido muchos de nuestros ríos en cloacas que transportan su polución al mar, donde se añade a la ya producida por el transporte de petróleo y sus frecuentes accidentes. Como resultado, se está formando una invisible película sobre los océanos, lo que disminuye su capacidad de generar oxígeno.

El 80% de las sustancias que contaminan el mar tienen su origen en tierra. Los accidentes marítimos son responsables de alrededor de un 15% de los hidrocarburos vertidos en el mar.

Aproximadamente un tercio de la contaminación que llega a los mares empieza siendo contaminación atmosférica. Según estimaciones científicas de Greenpeace, el 20% de las especies de peces conocidas en el mundo están en peligro de extinción y la sobreexplotación pesquera en algunas zonas de Europa comienza a ser alarmante con unas cuotas que sobrepasan el 60%.

Aunque se conocen alrededor de 13.000 especies de peces marinos, la industria pesquera se basa en una mínima variedad de ellas. Apenas once representan el 35% de la captura global.

La deforestación

Diariamente, grandes extensiones de bosques son aniquiladas por la explotación maderera o la búsqueda de nuevas tierras de cultivo. En ambos casos, el terreno queda expuesto a los efectos destructores de riadas e inundaciones. Cada minuto desaparece una especie vegetal o animal y con ella una reserva insustituible.

Por la noche, desde el espacio, se distingue muy bien Amazonia, con centenares de fuegos permanentes y diseminados que dejarán la selva limpia para la recogida de la madera.

El Amazonas, considerado como el pulmón de la Tierra, se destruye día a día. Según los datos de Greenpeace, el 15 por ciento de la Selva Amazónica ha sido ya destruida. Desde 1970, un área semejante a la superficie de Francia se ha perdido. Y una parte importante de lo que queda está bajo amenaza.

El 80% de la madera producida en la Amazonia Brasileña se explota ilegalmente. A pesar de estos datos, países importadores como EEUU, Italia, Francia, Reino Unido, China y Japón, no han tenido iniciativas para asegurar la procedencia legal de la madera.

Los científicos afirman que es el ecosistema con más biodiversidad de toda la Tierra, manteniendo alrededor de 60.000 especies de plantas, 1.000 especies de pájaros y más de 300 especies de mamíferos. El bosque y su famoso río también mantienen la vida de más de 2.000 especies de peces de agua dulce y mamíferos acuáticos como el delfín rosa de agua dulce y la nutria gigante.

La pérdida de la biodiversidad

El tráfico de animales en peligro de extinción, unido a la destrucción de los bosques tropicales, está provocando la irreparable pérdida de infinidad de especies que, además de representar nuestra herencia biológica, podrían ser utilizadas como fuente de recursos para alimentación y medicamentos.

Las extinciones históricas fueron provocadas por fenómenos naturales. Pero las extinciones actuales, con cien o más especies desaparecidas por día, son provocadas por las actividades humanas. Un gran número de especies se verá forzada a extinguirse a medida que la población humana siga creciendo sin control y se continúe con la destrucción de los ecosistemas.

Son ya más de 16.000 las especies vegetales y animales que están amenazadas de extinción en el mundo

El deterioro de las tierras cultivables

La sobreexplotación que sufren las tierras de cultivo por prácticas de agricultura intensiva, la lluvia ácida que vuelve estéril la capa orgánica de los suelos y la desertización resultante de la destrucción forestal, están provocando la pérdida anual de mil millones de toneladas de suelo fértil.

La escasez de agua potable

El último informe de UNICEF revela que cada día mueren 4.500 niños en el mundo por falta de agua potable o saneamiento. Todavía hay 1.100 millones de personas en el planeta que no tienen acceso al agua. Unos 2.600 millones de personas carecen de retretes, letrinas o algún tipo de canalización.

Mientras esto ocurre en unos países en otros el derroche de agua en los usos industriales, agrícolas y domésticos, unido a la contaminación de los acuíferos por la utilización indiscriminada de fertilizantes y abonos están convirtiendo al agua potable en un bien cada día más escaso.

A falta de políticas eficaces se espera que la demanda de agua, tan necesaria para la vida humana, será un 56% superior que el suministro. Se calcula que para todos los habitantes a los que hemos llegado se necesitaría ya un 20% más de agua.

El crecimiento de la población

A lo largo del siglo XX, la población mundial ha experimentado un vertiginoso crecimiento que de continuar al mismo ritmo llegará, en un futuro muy próximo, a amenazar la propia capacidad del planeta para alimentarla. Cada día nacen 250.000 niños, el 90 por ciento en el Tercer Mundo. Se acaban los recursos para alimentar a tantas personas. El ser humano tiene hambre y sed y acaba con todo lo que encuentra a su paso.



La gestión de los residuos

Cada año, tan solo en Europa se producen dos mil quinientos millones de toneladas de residuos, que hacen proliferar los vertederos alrededor de las ciudades, al tiempo que se acrecienta el problema de los residuos tóxicos industriales, sin olvidar los residuos radiactivos, cuyo largo tiempo de activación los convierte en terriblemente peligrosos. ¿Qué hacer con nuestros residuos? Es uno de los grandes problemas a los que se enfrenta el Medio Ambiente.


Comentarios 5

#1
23-04-2008 / 18:01
fede
Puntuación 0

Estoy totalmente de acuerdo con el artículo

#2
24-04-2008 / 15:31
marga
Puntuación 0

Y quien hace algo?

#3
19-10-2008 / 19:58
Marco
Puntuación 0

estoy totatmente de acuerdo, me parece muy realista y creo q ya es hora q nos ponagmos y mano en el pecho y comencemos a cuidar nuestro planeta ... ya es hora....

#4
31-03-2009 / 22:58
fiorella
Puntuación 1

estoy de acuerdo con esto y ya es hora de ayudar al planeta

#5
24-04-2009 / 15:15
Camila
Puntuación -1

hola mi nombre es camila la verdad muy bueno el lema me gustaria encontrar el del 2009