Medio ambiente

La cría en cautividad del lince ibérico se cierra con 48 cachorros supervivientes

  • Supone un 83% de supervivencia de las crías superando el 74% de 2015
  • Se han emparejado menos hembras reproductoras por la falta de espacio
Crías de lince ibérico en cautividad. Imagen: Reuters.

La actual temporada de cría en cautividad del lince ibérico se ha cerrado con 48 cachorros supervivientes, lo que supone una tasa de supervivencia del 83%, porcentaje superior al promedio de los 11 años de funcionamiento de este programa que es del 74%.

Este porcentaje de supervivencia se fija cuando los cachorros cumplen sus primeros 60 días de vida, momento en el que superan el periodo agonístico que sufren todas las camadas de lince ibérico, según ha informado este programa de conservación en cautividad de esta especie en peligro de extinción.

En la temporada 2016 se han emparejado 23 hembras reproductoras, cifra inferior a las 27 de la temporada pasada, al disponer de menos espacio los cinco centros de cría en cautividad existentes: El Acebuche (Doñana); La Olivilla (Sierra Morena); Silves (Portugal); Zarza de Granadilla (Extremadura) y el Zoobotánico de Jerez de la Frontera.

Esta falta de espacio se debe "al alto número de ejemplares albergados en el programa", por lo que este año se ha buscado "un equilibrio entre emparejar al mayor número posible de hembras reproductoras y asegurar un buen manejo de los cachorros que vayan a liberarse en el medio natural", según el programa de cría.

Entre los ejemplares emparejados, hay que destacar que este año ha sido el primero reproductor para cinco hembras, tres de las cuales no quedaron gestantes, otra tuvo un aborto a los 43 de días de gestación y solamente la quinta ha gestado y dado a luz con normalidad a una camada, compuesta de 3 cachorros, a los que está atendiendo perfectamente.

Este fracaso reproductor en hembras primerizas entra dentro de la normalidad y no descarta en absoluto la reproducción exitosa en campañas venideras de estas hembras, según el comunicado.

En cuanto a los machos, destaca la buena noticia de que "Gazpacho", ejemplar que tuvo que ser criado a mano en el centro de El Acebuche (Doñana) en 2010 y que actualmente se encuentra en el centro de Zarza de Granadilla (Extremadura), ha tenido cuatro cachorros con la hembra "Jarilla" tras dos temporadas de emparejamientos fallidos.

Dos de los cachorros nacidos este año han manifestado episodios convulsivos juveniles, por lo que ya son 17 los ejemplares epilépticos detectados en el programa de cría desde que en 2008 se detectaron estas anomalías genéticas.

Este problema se considera "uno de los principales retos de gestión del programa de cría, al ser individuos que, por recomendación del grupo asesor de aspectos genéticos y demográficos, no es recomendable reproducir", según el cómputo del programa.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin