Buscar

El alcalde achaca a una "temeridad" las muertes por el oleaje en Mutriku

EFE
3/01/2018 - 19:57
Más noticias sobre:

San Sebastián, 3 ene (EFE).- El alcalde de Mutriku (Gipuzkoa), José Ángel Lizardi, ha achacado a una "temeridad" el accidente que ha costado la vida a dos personas que han sido arrastradas por una ola en un espigón de esta localidad, a pesar de que no se habían establecido restricciones de paso en este punto.

Un hombre y una mujer de unos sesenta años han muerto hoy tras ser arrastrados por una ola y caer al mar en uno de los espigones de la playa de Ondarbeltz, ubicada junto al caso urbano de Deba (Gipuzkoa), pero que pertenece al vecino municipio de Mutriku.

Aunque aún no se ha determinado la identidad de los dos fallecidos, el alcalde ha aclarado que, por los primeros datos de los que dispone, al menos el hombre no es vecino de la zona.

El alcalde ha explicado, en declaraciones a EFE, que desde ayer se informó de que se había activado la alerta naranja por el temporal marítimo y olas de cerca de 5 metros, a pesar de lo cual las víctimas "se han acercado hasta el morro del pequeño dique" que hay en el citado arenal.

Lizardi (PNV) ha indicado que el Ayuntamiento no había prohibido expresamente el paso de peatones en esa zona, que no "es muy concurrida". "No es una zona de paseo", ha aclarado.

"Cuando está la cosa tranquila hay gente que pesca o incluso pasea, pero cuando la situación está así, la gente no se acerca al morro" del espigón, ha señalado el primer edil.

El alcalde ha relatado que, al parecer, las dos víctimas se han acercado al extremo del espigón para contemplar el oleaje, cuando un golpe de mar los ha arrojado al agua.

Según le han informado los servicios de rescate, el hombre ha perdido "casi inmediatamente el conocimiento" y estaba flotando boca abajo sin "dar señales de vida", mientras que la mujer intentaba ayudarle.

Un joven se ha arrojado al mar para tratar de ayudar a las víctimas, mientras que otros testigos han intentado socorrerles con una cuerda.

Finalmente, la mujer ha sido arrastrada por la corriente y los testigos la han perdido de vista, hasta que el oleaje la ha vuelto a acercar a la playa, pero ya fallecida.

"Ha sido una temeridad, tal y como está el mar ahora mismo. Es una temeridad haberse acercado al morro. Pero no verían el peligro y por desgracia ha ocurrido", ha lamentado el alcalde.

Contenido patrocinado

Otras noticias