Buscar

Holanda se hunde hasta 7 centímetros cada año

22/11/2018 - 13:54
  • Los desbordamientos periódicos compensaban el hundimiento
  • Las extracciones de gas podrían estar agravando la situación
Los tradicionales paisajes de Holanda podrían cambiar drásticamente. Foto: Dreamstime

Holanda se hunde más rápido de lo que se creía. Geográficamente, el país se asienta sobre un delta y su suelo se hunde a mayor velocidad de lo esperado debido al cambio climático y por supuesto a la acción humana, así lo demuestra un nuevo mapa digital presentado por la Agencia de Evaluación Medioambiental que recoge el periodo de deterioro que sufre el país.

Este mapa que servirá para evaluar el proceso irreversible de degradación, tanto en ciudades como en el entorno rural. Se calcula que el coste de compensar los daños que ocasionará el hundimiento y deterioro del suelo, hasta el año 2050, costará 22.000 millones de euros.

Las temperaturas más elevadas en los meses de calor están acelerando el hundimiento, especialmente en zonas en las que el suelo tiene grandes cantidades de turba, carbón vegetal, en su composición. Es la primera vez que se mide la subsidencia, nivel de hundimiento, del suelo en los Países Bajos. Para ello, los investigadores han utilizado datos de radares, satélites, GPS y mediciones de gravedad que se han procesado para ofrecer los datos geográficos en un mapa que es accesible a cualquier a través de la una página web.

Los desbordamientos periódicos compensaban el hundimiento

Antes, la subsidencia paulatina del suelo holandés se podía compensar con la arena y arcilla depositadas durante las inundaciones de los ríos Rin, Mosa y Escalda, entre otros grandes cauces fluviales que atraviesan el país. Ahora, con la construcción de diques los ríos ya no se desbordan con periodicidad, al menos desde la Edad Media, y esto ocasiona que el proceso de hundimiento esté cada vez más avanzado y sea ya irreversible.

Detalle del mapa que muestra el hundimiento del suelo holandés

"Llevamos 400 años bombeando el agua para cultivar y criar animales en tierra seca, y el suelo ha ido cayendo bajo el nivel del mar. Ya se sabía, pero con este nuevo mapa vemos claramente que en el oeste del país, con suelos de arcilla y turba, esta última desaparece una vez expuesta debido a la succión periódica de agua. Se oxida al entrar en contacto con el aire y contribuye a las emisiones de CO2", dice Ramón Hanssen, catedrático de Geodesia y Observación de la Tierra vía Satélite, de la Universidad Técnica de Delft, e investigador principal de los trabajos del mapa. Este proyecto podrá actualizarse a diario gracias a las informaciones de los satélites que proporcionan mediciones exactas y además ayudan a diferenciar las causas naturales y las que son inducidas por la actividad humana del hundimiento del suelo.

"Es un problema que no solo puede cambiar el típico paisaje holandés, con sus prados, molinos y ciudades monumentales. El daño causado a los cimientos de las casas y calles es visible en algunas ciudades". Gouda, una ciudad pintoresca y famosa por sus quesos, ya nota los daños en sus infraestructuras. Su casco antiguo baja una media de tres milímetros anuales de media, en algunos puntos el hundimiento es de 10 milímetros, asegura su Ayuntamiento que añade que "las fachadas y puertas de algunos edificios se desequilibran, hay grietas en las paredes y el problema llega a las alcantarillas". En algunos casos, las autoridades locales han tenido que tomar cartas en el asunto y reformar algunas estructuras.

Las extracciones de gas, un agravante

En Groningen, zona de extracción de gas, el hundimiento es de unos 5 a 8 milímetros por año. Según ha informado Hanssen al diario De Volkskrant, asegurando que "hay valores atípicos de hasta 7 centímetros en un verano caluroso como el de este año". Además, la situación es especialmente grave al tratarse de un área "más grande y va más rápido de lo que pensábamos". Una situación similar se da en la zona del Rin y el Waal que se hunde más y más rápido que otras áreas de los Países Bajos. "El cambio climático ha agravado el problema, con veranos cada vez más calurosos y sequías que han acelerado la desaparición de la turba", señala Hanssen.

La obtención de gas, que será la primera fuente de energía en 2026, en  provoca seísmos de hasta 4,5 grados que, según los sismólogos, podrían estar agravando la situación. Se espera que "El mapa mostrará si reducir la extracción disminuye el deterioro del suelo", concluye Hanssen.


Contenido patrocinado

Otras noticias

Comentarios 2

#1
22-11-2018 / 15:54
ere-tasa
Puntuación 3

No preocuparse!! Aquí hay pisos y terrenos baratos!! Bienvenidas holandesas!! jaja

#2
22-11-2018 / 16:24
Aguirre
Puntuación 13

¿Y no se podría hacer nada para que les acompañe en el hundimiento su vecina Bélgica? Con un poco de suerte nos libramos del Puigdemont y toda esa basura que los apoya en ese país

Deja tu comentario

Comenta las noticias de elEconomista.es como usuario genérico o utiliza tus cuentas de Facebook o Google+ para garantizar la identidad de tus comentarios:

Usuario
Facebook
Google+
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarias y las mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.