Buscar

Carmena atasca la acera de la Gran Vía en un paseo inaugural a la carrera

EFE
30/11/2018 - 17:31

Madrid, 30 nov (EFE).- A la carrera, así ha recorrido hoy la alcaldesa Manuela Carmena, junto a sus ediles y una nube de periodistas la nueva Gran Vía en el estreno de Madrid Central, un área de bajas emisiones y limitaciones al tráfico que este viernes ha despejado el atasco del gran eje de la capital, donde las aglomeraciones se han trasladado a la acera.

Puntuales, los periodistas la esperaban antes de la una de la tarde de este viernes en la plaza de Callao, el recorrido: la Gran Vía; el destino: la plaza de Pedro Zerolo, donde el Ejecutivo de Ahora Madrid ha presentado su medida estrella, que busca apartar del centro el tráfico privado de no residentes y a los coches más contaminantes.

El que no ha sido puntual se lo ha perdido, pues a sus 74 años la alcaldesa ha demostrado fondo, saliendo antes de la hora y a una velocidad de marcha que hacía difícil seguirle el ritmo.

Es lo que le ha ocurrido a Inés Sabanés, delegada de Medio Ambiente y Movilidad y flamante responsable de Madrid Central, que cuando ha conseguido pillar a la comitiva ha sido recibida por aplausos de sus eufóricos compañeros.

Y es que en el equipo de Gobierno de la ciudad de Madrid había este viernes alegría y mucha euforia.

El Ayuntamiento ha cifrado la reducción del tráfico entre el 20 y el 50 % en este área de 472 hectáreas y sus zonas colindantes, un dato que ha sorprendido, contentado y tranquilizado al Ejecutivo local, pues aunque este viernes arrancaba la medida faltan tres meses hasta que lleguen las sanciones económicas.

Sabanés era "optimista" ante la respuesta ciudadana, como ha explicado el delegado de Economía y Hacienda y concejal de Centro, Jorge García Castaño, quien ha confesado que el compromiso de la ciudadanía ha estado por encima de lo que él esperaba.

Entre risas, algunos ediles comentaban como la oposición habla ahora de "parodia" y "fake" -porque no hay controles de acceso ni multas y defienden que la medida, así, no se está ejecutando- cuando antes pronosticaban el caos.

Tras semanas difíciles por la crisis de Podemos y los recursos en contra de Madrid Central, el equipo de Gobierno cierra noviembre con este área de bajas emisiones en vigor, la nueva Gran Vía estrenada y los presupuestos pactados con el PSOE. Ante ello, la emoción se ha hecho notar.

También la prisa. "Carmena anda así de normal", comentaba una de sus responsables de prensa a una periodista que hacía esfuerzos para no quedarse atrás. "Ahí va la alcaldesa", decían varios viandantes, con apenas tiempo de entender la imagen que veían. Como una exhalación, se podría añadir.

Mientras, el equipo de prensa del Ayuntamiento intentaba que las cámaras de televisión avanzasen a la plaza, pero los objetivos, atropelladamente, no han perdido detalle de la marcha acelerada de Carmena, que se ha frenado en seco al ponerse en rojo uno de los semáforos, nuevos, redondos, retro "y qué bonitos", repetía una responsable de urbanismo.

Recordando a un guardia de tráfico, la alcaldesa ha dado el alto a los que le seguían y ha reunido a su lado a sus ediles de confianza, que como si de un momento preparado se tratase han posado ante las cámaras también paradas, pero al otro lado del paso de peatones.

Una foto del Gobierno de Carmena, que ha hecho del cambio de movilidad -con más espacio para el peatón, para los autobuses o para la bicicleta- su principal baluarte y que la próxima semana buscará la validación de Madrid Central en los tribunales, pues el Tribunal Superior de Justicia debatirá los recursos interpuestos por el Gobierno autonómico y el grupo municipal del PP.