Buscar

Un catalán en Nueva York

Agustín Velasco
22/09/2009 - 13:51

El lema recurrente de Cibeles desde la edición pasada es 'Cibeles comienza en Nueva York' ya que se está realizando un gran esfuerzo por parte de todos por posicionar a los diseñadores españoles en la Gran Manzana. Pero parece que Toni Francesc no merece esa consideración a pesar de haber pasado por Cibeles en la pasada edición y haber hecho un esfuerzo demencial para dar el salto a Nueva York.

Eres un diseñador experimentado en pasarelas fuera de España, ¿qué tal la experiencia en Cibeles?

Desfilar en tu país siempre es positivo aunque bastante complicado ya que los éxitos o fracasos te los llevas a casa, mi experiencia en Cibeles fue la esperada. Sé que como en todos los lugares donde he desfilado hay que ir poco a poco e intentado hacer un buen papel, dar confianza a los clientes y ser constante con tu trabajo.

¿Qué valoración harías de las virtudes y defectos de esta pasarela?

Cibeles es una gran pasarela. Quizás nos empeñamos en señalarla de que tiene que aprender mucho de otros lugares, a mi me pareció muy bien ubicada, muy cómoda, organizada y con un trabajo excelente con muy buenos profesionales, no me importaría volver; en cuanto a los diseñadores creo que están los que son, quizás hace falta algo más de rotaciones pero en principio no son ni mejores ni peores que en otras pasarelas.

El defecto de Cibeles es que es bastante desconocida fuera de España, pero desde hace un año están haciendo méritos propios, con el cambio de nombre Fashion Week y la incursión a New York de alguno de sus diseñadores preferentes hace que poco a poco sea más conocida y reconocida fuera de nuestras fronteras. Todavía en este campo queda bastante trabajo por hacer.

¿Cumplió tus expectativas Cibeles? ¿Cumpliste tus objetivos con tu anterior presentación o quedó por debajo de tus expectativas?

Estoy satisfecho con lo que hice, creo que hice un buen trabajo, indudablemente mejorable, fui bastante conservador y austero con el desfile soy consciente pero es lo que me apetecía cuando lo presenté, también es mi forma de ser, supongo que si hubiera presentado mil colores seguro que hasta yo me hubiera sorprendido, no soy así e intento ser fiel a mi concepto y a la mujer para la que visto. Soy muy realista y tampoco hago cábalas de lo que podía a ver sido y no fue, sé que tengo que mejorar y voy en proceso de ir aprendiendo colección tras colección.

He visto que tu desfile neoyorquino no está reseñado en el calendario de Cibeles como lo está el de Davidelfin, así que deduzco que esta es una aventura que emprendes de forma independiente, ¿es así? ¿Con qué apoyos has contado para llegar a Nueva York?

De momento no pertenezco a ninguna asociación que me apoye, lo importante es que mi desfile esté reseñado por la organización de New York que en definitiva es donde voy a desfilar. Si estoy en New York es por que les gustó la colección de invierno que presenté en Cibeles y me admitieron los organizadores. La Generalitat de Cataluña me apoya como emprendedor al igual que lo hace con otros diseñadores, artistas o empresarios que venden fuera de España.

¿Es difícil conseguir un hueco en la pasarela neoyorquina? ¿Qué requisitos te pidieron o qué pasos tuviste que dar?

No me costó mucho entrar, me pidieron que rellenara unos papeles con los contactos de la empresa, relaciones públicas y que enviara videos y fotos de mis dos anteriores colecciones, un 'clipping' de prensa. Desde el primer momento fueron muy educados y se interesaron mucho por lo que hago.

Aquí va una pregunta de mala educación, pero que me muero por saberla: ¿Cuánto cuesta desfilar en NY?

Muy caro, demasiado, por 15 ó 20 minutos que dura un desfile, es desproporcionado, espero sacarle rendimiento haciéndome un hueco en el mercado. En la pasarela donde yo desfilo es la más pequeña y económica de Bryant Park, los otros dos españoles que también desfilan seguro que han pagado bastante más ya que es bastante más grande la suya.

¿Entre todos los preparativos que se organizan cuál es el que más te ha sorprendido o te ha impresionado?

New York es una pasarela atípica en el contexto internacional de la moda, las marcas son muy comerciales, todo está planeado para la venta eso es lo que más me sorprende. Aquí, en Europa, valoramos más otras cosas como la originalidad. A parte del show y la imagen lo más importante allí es la venta.

¿Y qué te ha causando más problemas para esta presentación?

El que soy novato, no conozco a las modelos por ejemplo y eso te hace adelantar el viaje para hacer un 'casting' y dejar abandonado durante unos días tu colección, necesita de unos preparativos exhaustivos, aquí te dan pelado todo solo con unas sillas y el resto lo pones tú. También el hecho de que el agosto esté por medio ha complicado más la coordinación de la pasarela.

Te hago la misma pregunta que te hice con tu presentación en Cibeles, ¿qué esperas de tu debut en Nueva York?

Tanto New York como Cibeles son dos lugares que me apetecía mucho desfilar, al final he estado en los dos y estoy muy satisfecho, no todo el mundo puede decir lo mismo, me siento afortunado. Me gusta ir paso a paso, espero que guste allí.

¿Qué rasgos de tus creaciones crees que son idóneos para un mercado como el norteamericano?

Mis prendas son trabajadas pero no exageradas, generalizar en el mercado norteamericano es muy difícil, es un gran país con grandes extremos, creo que aporto algo nuevo allí, mi ropa no es tan de vestir ni tan de sport como lo que desfila allí, mi propuesta es femenina, elegante y cómoda, a los americanos esos tres adjetivos les gustan.

Tengo la impresión de que la acogida de tu debut en Cibeles fue ciertamente 'tibia', ¿crees que la prensa nacional tendemos al esnobismo, a buscar diseñadores mediáticos, y 'menospreciar' a todo diseñador que tiene una red de ventas consolidada?

Mi colectivo es el más criticado al menos cada 6 meses para bien o para mal. La prensa hace su papel, hay periodistas que informan y otros que entretienen. Me gustó mucho lo que se publicó en general sobre Toni Francesc, lo cierto es que mi propuesta no fue disparatada ni esnobista, pero salió en revistas especializadas del sector como que marcaba tendencia de moda y eso para mi cuenta mucho. Si la prensa pretende que haga disfraces prefiero que no hablen de mí, todo es válido y casi todo está permitido en moda pero, particularmente, me siento mejor cuando hablan de mi trabajo; tampoco pretendo gustar a todo el mundo.


Comentarios 0