Buscar

El broche brillante de Cibeles

Agustín Velasco
23/09/2009 - 11:11

El último día de Cibeles siempre suele ser el más prometedor, porque ahí se la juegan aquellos que no tienen el 'puesto' seguro en Cibeles y suelen ser los que ponen toda la carne en el asador.

Como la cordobesa Juana Martín, que apostó por escarbar en sus raíces e, inspirándose en 'El tiempo de los gitanos' de Kosturica, presentó una colección tremendamente femenina y en ciertos momentos 'kitsch' basada en la estética de los cíngaros centroeuropeos. Una realización inteligente que reafirma la evolución tremendamente positiva de Juana que ha dejado atrás y corregido los errores cometidos en sus primeras colecciones y fortaleciendo su propia identidad como diseñadora.

El francés Nicolás Vaudelet sumergió a la audiencia en los fondos marinos, creando una penumbra subacuática para la puesta en escena de su colección para la firma sevillana El Caballo. Vaudelet realiza su peculiar revisión del tema 'navy' para el próximo verano e introduce prendas en una piel cuasitextil que no choca frontalmente con el calor veraniego, después de todo estamos hablando de una firma que hunde sus raíces en la guarnicionería. Pero cuando creíamos que los complementos en piel eran obligatorios, el francés se decanta por la rafia.

Aciertos y errores

Las chicas de El Delgado Buil por su parte continúan su particular viaje por la Ruta 66 realizando su personal revisión de la América profunda, en esta ocasión en clave de 'majorettes'. Los volantes se reservan el papel protagonista, incluso en insólitas aplicaciones como en los pantalones masculinos, y la raya marinera toma fuerza en su propuesta. También tiene importancia el volante en la visión que Maria Barros tiene de la próxima primavera-verano 2010.

La diseñadora decide centrarse en las formas y volúmenes que le han dado prestigio, incluida las mujeres-regalos, donde la ropa toma forma de paquetito precioso, y simplifica el color al máximo dejando en escena solo el naranja, el blanco y el azul (este último en versión añil, denim y eléctrico).

Si el ruso Sergei Povaguin, debutante en Cibeles tras su licenciatura en El Ego, puso el acento en la sofisticación y la elegancia más clásica cometió el error de usar tejidos poco veraniegos que causaron sofocos al verlos. Aún así hay que reconocer que es el gran continuador de la línea 'Costura' de Cibeles. Todo lo contrario de Sita Murt, que presentó todo un muestrario de vestidos ligeros y aspectos sexy para el verano en blanco roto, crema y gris, básicamente.

En el caso de Sita Murt, hablar de 'muestrario' no debe entenderse de firma despectiva, ya que a pesar de ser una colección 100% comercial sabe imprimirle a cada prenda un matiz estudiado e interesante, diferencial en todo caso.

Novatos prometedores

Si las ediciones de febrero son las que centran su foco en los peleteros, las de septiembre les dan cancha a la moda baño. En esta edición participaron Montse Bassons, Guillermina Baeza y Dolores Cortés, que dejaron ideas para todos los gustos. Aunque los verdaderos protagonistas del último día de Cibeles son tradicionalmente los trasgresores. Carlos Diez Diez ha marcado en los últimos años el cierre de Cibeles con sus impactantes colecciones que nos hacen escaparnos por un rato de la idiosincrasia de la pasarela madrileña.

Carlos llenó el aforo de la sala con un público que contaba con muchos colegas que lo contemplan como todo un referente. Y lo es, porque a pesar de su estética rupturista ha conseguido el apoyo de la industria a través de colaboraciones con firmas comerciales como Converse y, ahora, la firma de ropa interior Jockey. Las creaciones de Carlos para Jockey sirvieron de hilo conductor al desfile ya fuera exponiéndolas directamente, ya fuera usando la moda íntima como fuente de inspiración. Especial gracia tuvieron los estampados de la primera parte del desfile a base de dibujos de pelucas, y cabe destacar la excelente fusión que hace el bilbaíno del espíritu deportivo y la moda urbana.

Al que era el día por excelencia de Carlos Diez Diez, se le ha unido la joven Krizia Robustella que comparte con Carlos esa predilección por los tejidos y cortes deportivos, y un acusado gusto por la estética chandalera de urbanita de extrarradio. Krizia es una chica muy irónica en sus colecciones y en este caso toma como punto de partida 'los parques de atracciones' dejándonos ideas brillantes como los bolsos con estética de globo de feria con la forma de loro o Piolín.


Comentarios 1

#1
23-09-2009 / 11:40
Puntuación 0

Maravillosa crónica como siempre, me encanta que Juana dedicara el desfile a Tiempo de Los Gitanos, maravillosa película.

Gracias por hacernos vivir esos desfiles a los que no hemos estado. A mí me sirves como valiosa fuente de información, y no es peloteo, que conste.

Un beso.