Moda

El 'Ojo Crítico': La costura, la gran apuesta de Cibeles

Unos de los diseños de Ana Locking para la temporada Primavera-Verano 2009. Foto: Efe

Ana Locking está dispuesta a marcar las diferencias respecto a su previa andadura como Ana Locking. Esta segunda colección en solitario ha intensificado esa evolución que ya intuimos en la pasada edición de Cibeles, y es que su concepto de la moda se ha sofisticado profundamente.

Ana abandona el futurismo-vanguardista que la venía definiendo para profundizar en el estudio de las formas y los volúmenes con resultados muy glamorosos. La estructura 'bustier' se configura en el hilo conductor a lo largo de toda la colección, donde las transparencias de las gasas velan las creaciones de la diseñadora, incluso las masculinas. Si tuviéramos que definir esta colección a través de un color, ese sería el gris mercurio sin duda.

Cibeles en estado puro

El trabajo de Miguel Palacio podría muy bien representar la idiosincrasia de Cibeles tal y como la hemos conocido hasta ahora: exacerbación de la feminidad, vestidos de noche y cóctel, sofisticación en la construcción de las prendas, simplicidad visual... Palacio presentó una propuesta de carácter escultórica, repleta de rosetones, recogidos y drapeados que hacen de cada pieza un ejercicio de moldeado encomiable, digno de un artista plástico.

Otra cosa sería preguntarse la razón de ser de tanta propuesta de cóctel, cuando la realidad de la mujer contemporánea demanda otra moda más apegada al asfalto y a su ritmo vital.

Quizás el gran problema con que se encuentran los diseñadores es la imposibilidad de competir en ese terreno con las grandes firmas de fast fashion (Zara, Mango, H&M...) que suplen de básicos para la batalla diaria a precios sin competencia. Mientras se busca una alternativa a la situación no nos queda que seguir disfrutando de esta 'sobredosis' de formalismo nocturno que poco tiene que ver con los hábitos de consumo de las españolas.

Moda desactualizada

Una cosa es que un diseñador se vea obligado a presentar una colección extremadamente sofisticada para aprovechar un nicho de mercado donde la competencia no bien dada en precios, y otra bien distinta es que la colección presentada esté completamente desactualizada, caso de Elio Berhanyer.

Vaya por delante el respeto y veneración que nos merece un Histórico (con mayúsculas, de los que hacen Historia de verdad) como Elio Berhanyer, pero no podemos menos que remarcar que sus prendas no han evolucionado en los últimos 20 años.

Hubo un conato de puesta al día en aquella impresionante colección que realizó Roberto Diz para la casa conservando el sello del estilo Berhanyer, pero quedó en eso? en una anécdota. Berhanyer se ampara en el concepto ?costura? cuando esta ha evolucionado drásticamente, y las estructuras de sus vestidos, los hombros, las mangas, están totalmente pasadas de moda.

En los últimos tiempos el diseñador se aplica a vestir al hombre, pero aunque correcta, su propuesta no ofrece grandes excusas para sobresalir entre el marasmo de colecciones basadas en la sastrería más clásica que invade el mercado.

La consagración de un couturier

Juanjo Oliva minimiza lo superfluo y se centra en la esencia, en la estructura, en la construcción de las prendas, demostrando la solvencia creativa que lo caracteriza. Dix, nombre de esta colección, hace referencia al aniversario que celebra el décimo desfile de su firma.

Oliva muestra la couture en su estado más puro y actual, y ejemplifica como la costura hoy en día necesita el respaldo del concepto y la vanguardia para ser verdaderamente atractiva. En esta colección el diseñador madrileño no realiza concesiones al color presentando un verano all-white donde los verdaderos protagonistas son las texturas de los materiales (linos, sedas, algodones y pieles) y la ingeniería aplicada al vestir.

Algo tiene en común con lo presentado por Davidelfín, y es que tiene mucho de moda 'clínica', ya que algunos de sus looks nos remiten a las clásicas enfermeras de los años 50. Con sólo otro diseñador que se adhiera al gusto por lo 'hospitalario' y ya podremos empezar a hablar de lo que puede ser una tendencia para la próxima primavera.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum