Moda

Ojo Crítico: Cierre de redoble en nombres y conceptos

Un diseño de la cordobesa Juana Martín (Foto:Reuters)

La última jornada de Cibeles fue la más innovadora, en nombres y conceptos. El dúo Jan iú Més, otros de los debutantes de esta edición y la segunda colección íntegramente dedicada al hombre, presentó una propuesta ligera, fresca, con un profundo análisis de las transparencias aplicadas a la masculinidad.

Estos diseñadores catalanes parten de la sastrería clásica para volverla del revés y adentrarse en la más acusada modernidad. Una silueta muy masculina pero poco machista, sensual pero firme, con tejidos con acabados siliconados y apariciones en tejidos de poliuretano con memoria.

Con ellos compartía desfile la cordobesa Juana Martín, que presentó una extensa colección en blanco estricto con un broche final en absoluto negro. Quizás demasiado extensa para ser un desfile compartido. Una colección con luces y sombras, y ya no sólo por la dualidad cromática. Luces en cuanto al camino elegido más europeísta y menos folclorista que en sus orígenes. Y sombras por las evidentes, demasiado evidentes, tomas de inspiración de Pierre Cardin y la moda de finales de los 60 principio de los 70.

La visión comercial de la diseñadora se plasma en la salida a la pasarela de una interesante línea de baño, aunque algunos de los bañadores implican cortes tan extremos que son un peligro para el pudor.

Rebeldes con causa

Para Antonio Alvarado solo hay una idea tras su propuesta para la primavera de 2009: el corte. No es algo muy difícil de desentrañar teniendo en cuenta que la colección se titula 'Cut', pero se evidencia en cómo cada look de pasarela implica un complejo juego de cortes que van de la estructuración ortodoxa de las prendas al intrincado juego de superposiciones a base de 'desgarros' en la arquitectura de las piezas.

Alvarado conserva ese ojo rebelde e inconformista que lo mantiene más cerca de las nuevas generaciones de Cibeles que de la estructura histórica de esta. Una colección mixta, hombre y mujer, como la siguiente en salir, la de Carlos Diez Diez, que estrenaba show en solitario por primera vez tras hacerse ya incomprensible que lo mantuvieran en la categoría de 'desfiles compartidos'.

El tono 'gamberro' de Carlos Diez se va moderando con el paso de los años. Es increíble, sí, pero el gran enfant terrible de la moda española madura. Pero eso no significa que pierda gancho vanguardista. Sus prendas son una fusion de inspiración de streetwear, tribus urbanas y underground que adquiere una nueva dimensión bajo el velo creativo del creador vasco. Cada vez es más acusada la influencia que hacen sus partners comerciales Lois (en el denim) y Converse (en el espectacular calzado creado para la pasarela).

Cierre acuático

Broche fresco para esta pasarela Cibeles: la moda baño de Guillermina Baeza y Dolores Cortés. En la apuesta de la primera destacó es uso de los tonos metalizados, el uso de cortes limpios y algún que otro drapeado que nos repite a los bañadores de los 80, una de las pocas cosas buena que dejó aquella década en términos de moda.

La segunda fusiona formas geométricas y orgánico-vegetales, que van transformándose en motivos abstractos, ligeros y ondulantes. La moderación del uso del triquini se hace evidente y se convierte en una promesa de regreso al buen gusto y moderación estética para la playa y la piscina.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum