Buscar

Las pertenencias del compositor José Padilla acaban en un almacén

30/03/2011 - 19:32

Los enseres de la Casa Museo José Padilla, abierta al público desde 1992, han sido extraídos del edificio en su totalidad, ante la imposibilidad de la sobrina del autor y directora de la entidad, Eugenia Montero, de hacer frente a una deuda con unos prestamistas.

MADRID, 30 (EUROPA PRESS)

La operación, que comenzó el lunes, ha finalizado este miércoles con el desmantelamiento total de la casa museo, inaugurada en 1992 para preservar y divulgar la obra del compositor madrileño, cuya música ha sido declarada de interés universal por la UNESCO.

Para afrontar el día a día de la entidad, que no recibe ayudas de ninguna institución pública, Eugenia Montero solicitó un préstamo privado con el edificio como aval. Ante la imposibilidad de pagar toda su deuda, la casa del autor de obras tan populares como 'La violetera' y 'Valencia', terminó siendo cerrada en julio de 2010.

En declaraciones a Europa Press, Eugenia Montero ha calificado esta situación de "crimen contra el mundo de la cultura". "La única casa museo de un músico en Madrid se cierra, esto es espantoso y no se daría en ningún país civilizado, que cuide la cultura", ha explicado.

EL LEGADO DEL ARTISTA

Asimismo, la sobrina del compositor ha denunciado la falta de planificación a la hora de trasladar el legado del autor a un almacén madrileño. "Ni el almacén tiene las condiciones necesarias para albergar los objetos, ni el traslado se ha hecho en las condiciones debidas. Hasta los propios trabajadores decían que esto no se hace así, pero que, al final, se limitaban a cumplir órdenes", asegura.

"Estos trabajadores, que se dedican a tareas tan duras como acarrear objetos pesados, son más sensibles que muchas personas. La sensibilidad no está en la actividad, sino que es un aspecto del sentimiento que debería ser el motor de todo el mundo", ha añadido.

Según la sobrina de José Padilla, durante el traslado se han dañado diversos objetos, entre los que ha destacado un piano de cola de la marca Pleyel, cuya fábrica cerró el pasado mes de marzo; un bajorrelieve del escultor Myers y dos patas de un antiguo mueble.

La directora de la casa museo ha señalado, asimismo, que ha contado en todo momento con el apoyo verbal de las instituciones, que sin embargo no han evitado que el legado del autor duerma a partir de esta noche en un almacén. "Esta mañana me ha llamado gente de la Comunidad de Madrid, que me decía que esto no podía ser, que la casa museo era una reliquia. A última hora de la tarde, también me han llamado desde el Ministerio de Cultura, pero la Administración es lenta", indica.

Los operarios han terminado de extraer el último objeto del autor en torno a las siete de la tarde, un Opel Kapitan 1950 color turquesa, de capota blanca, al que José Padilla guardaba especial cariño. "Con ese coche, él se movía e incluso se iba a París por carretera. Todavía quedan personas mayores que recuerdan que, cuando él salía, se ponían a cantar 'Querida Portuguesa'. No es fácil de entender", ha subrayado.

SITUACIÓN "KAFKIANA"

El pasado lunes, Eugenia Montero denunció que la "lentitud de la Administración" ha propiciado el "expolio" de la casa, que, según ella, "al ser un museo está especialmente protegida por la ley". "Es una situación 'kafkiana' porque todas las instituciones públicas coinciden en señalar la importancia de conservar esta Casa Museo pero ninguna de ellas ha movido un dedo para evitar que desaparezca", explicó haciendo especial referencia a la Comunidad de Madrid.

La Casa Museo fue sellada en 2010, aunque el legado del compositor permanecía en el edificio, gracias a los textos dictados por varias instituciones públicas. En cambio, nadie ha evitado que este lunes comenzaran a trasladar el legado del compositor a un almacén.

El inventario de la Casa Museo consta de 71 folios en los que se da cuenta de las pertenencias del compositor José Padilla, desde sus objetos y enseres más personales como ropa, pitilleras o cajas de cigarrillos, hasta fotos dedicadas o cartas a conocidos intelectuales.

Contenido patrocinado

Otras noticias