Música

Savall rechaza el Premio Nacional de Música y el Ministerio de Educación respeta su decisión

Madrid, 30 oct (EFE).- Al igual que lo hicieran Javier Marías o Santiago Sierra, el catalán Jordi Savall ha rechazado hoy el Premio Nacional de Música 2014 por considerar que le llega de un Gobierno responsable del "desinterés y la incompetencia" en la defensa del arte. Decisión que el Ejecutivo ha "respetado".

La decisión de Savall de rechazar el galardón dotado con 30.000 euros y que reconoce su "infatigable labor en la recuperación y difusión del patrimonio musical español" ha sido protagonista en el mundo de la Cultura, que ha visto hoy cómo el músico decía que no al premio pese a que lo hacía con "profunda tristeza".

Savall ha reconocido, en un comunicado, que "espera" que lo que considera como "un sacrificio" sea comprendido como un "acto revulsivo en defensa de la dignidad de los artistas" y pueda, "quizás", servir de reflexión "para imaginar y construir un futuro más esperanzador para nuestros jóvenes".

En este sentido, el compositor y musicólogo (Igualada, Barcelona, 1941) ha expresado que se trata de un premio que procede de un Gobierno responsable del "desinterés y la incompetencia" en la defensa del arte, que mantiene en el olvido el patrimonio musical hispánico y que "menosprecia" a los músicos que se dedican a mantenerlo vivo.

Además, ha recriminado en una carta dirigida al ministro de Cultura, José Ignacio Wert, la falta de "amparo institucional" y de una Ley de mecenazgo que dé impulso a la vida cultural en España.

Tras denunciar lo que considera un "olvido" del patrimonio musical hispánico por parte del Estado, ha reconocido que "en algunas contadas ocasiones" él ha podido beneficiarse, "a lo largo de más de 40 años de actividad, de alguna colaboración institucional", como la celebración del V Centenario del descubrimiento de América o pequeñas ayudas a giras internacionales.

Sin hacerse esperar, el Ministerio de Educación, Cultura y Deporte ha expresado su "respeto" ante esta la decisión de Savall y ha insistido en reconocer los méritos y la labor que le hicieron merecedor de él.

Asimismo, el Ministerio ha destacado que su decisión de darle el premio fue tomada "por los miembros de un jurado independiente".

La que también ha mostrado su respeto y su entendimiento ante la decisión de Savall, aunque "no" lo aprueba, ha sido la compositora María de Alvear, galardonada junto a Savall con el Premio Nacional de Música, esta en la categoría de Composición.

"Lo entiendo, porque comprendo que hay personas que están en un trayecto de su vida que pasan por dificultades y que comprenden que el 21 % del IVA es una barbaridad. Lo que está pasando con el 21 por ciento es para muchísimos músicos una catástrofe", ha contado a Efe.

Pero Savall no ha sido el único en rechazar un Premio Nacional.

En 1994 fue la compañía teatral Els Joglars, dirigida por Albert Boadella, quien rechazó el Premio Nacional de Teatro. En aquella ocasión, Boadella explicó que el grupo teatral se sentía pagado "suficientemente con el entusiasmo del público" que siempre habían tenido en los momentos más complicados para Els Joglars, cuando nadie se atrevía a concederles un premio oficial.

En 2001 el diseñador gráfico madrileño Daniel Gil hizo lo mismo rechazando la distinción extraordinaria que se le otorgaba con motivo del décimo aniversario de los Premios Nacionales de Diseño, convocado por el Ministerio de Ciencia y Tecnología.

En noviembre de 2010 el escultor Santiago Sierra declinó el Premio Nacional de Artes Plásticas y, en una carta dirigida a la entonces ministra de Cultura, Ángeles González Sinde, afirmó que el arte le había otorgado "una libertad" a la que no estaba dispuesto a renunciar.

El más reciente ha sido el escritor Javier Marías, que había sido galardonado con el Premio Nacional de Narrativa 2012, concedido por su obra "Los enamoramientos". Marías lo rechazó por ser "un galardón institucional, oficial y estatal, otorgado por el Ministerio de Cultura".

WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin