Música

La música clásica se tiñe de humor en "Concerto a tempo d'umore"

Barcelona, 9 ene (EFE).- El director teatral y dramaturgo Jordi Purtí dirige a músicos de la Orquesta de Cámara del Empordà en "Concerto a tempo d'umore", un espectáculo cómico que combina las obras de Vivaldi, Bach, Mozart, Beethoven, Schubert o Strauss con el teatro gestual y de movimiento.

En la presentación de la obra, que ha tenido lugar en un vestíbulo del metro de Barcelona, Purtí ha dicho que la obra es "un espectáculo pensado en formato concierto, pero, como recoge el propio título, es interpretado a tempo de humor, con piezas clásicas populares bien tocadas, con la salvedad de que los músicos no siempre están sentados en sus cómodas sillas".

El director de la Orquesta de Cámara del Empordà, Carles Coll, que también aparece en escena, ha subrayado: "Purtí nos ha convertido en músicos-actores o en actores-músicos".

Coll asegura que en el trabajo entre músicos y el director teatral "se ha conseguido el equilibrio entre la música y la comedia sin llegar al gag esperpéntico que despierte en el público reacciones del tipo 'qué tienen que hacer estos músicos para ganarse la vida'".

En la sucesión de gags, en algunos momentos los músicos incluso dejan el instrumento y se convierten estrictamente en actores.

El vestíbulo del metro se ha convertido hoy en escenario del avance del espectáculo, con momentos cómicos como cuando el director de la orquesta recibe una llamada en su móvil y mientras conversa por teléfono obliga a toda los músicos a moverse mientras tocan una pieza de Mozart.

La obra, que puede gustar, según Purtí, a niños, gente mayor, neófitos en la materia o melómanos muy entendidos, también contempla la interactuación con el público, al que literalmente se obliga a subir al escenario para emular a violinistas, violas, violonchelo y contrabajo o para enarbolar la propia batuta del director.

Aprovechando un viaje en el tiempo por la música de cine, el primer concertino emula la saga de Indiana Jones o en otro de los pasajes musicales el propio Carles Coll aparece como el Johnny Depp en "Piratas del Caribe".

De la ceremonia de la confusión que en una de las escenas se produce con las "Ave María" de Schubert y Brahms a los doce arreglos que los músicos brindan al público del primer movimiento de la "Primavera" de Vivaldi son otros de los momentos cómicos del espectáculo.

Para Coll, "la principal dificultad para los músicos es mantener la misma calidad musical que ofrecemos en un concierto clásico, pero teniendo en cuenta que Purtí nos hace movernos en el escenario mientras tocamos un instrumento de precisión".

Purtí ha señalado que la selección de las obras que se interpretan en la casi hora y media que dura el espectáculo se ha hecho en función de que fueran sobradamente conocidas y de las posibilidades que ofrecían para los gags.

El director teatral, que ya tuvo una experiencia similar, aunque con la voz, en "Operetta", ha confesado que "lo importante en esta ocasión era contar con buenos músicos y que tuvieran ganas de jugar, es decir, que respondieran si les pedías que dieran volteretas sobre el escenario".

"Concerto a tempo d'umore" estará en cartel en el Teatro Condal del 14 al 25 de enero, con la posibilidad de prorrogar una semana, y posteriormente tendrá su momento de gloria en el prestigioso Festival de Avignon, que le abrirá las puertas de las salas en París, Suiza, Bélgica y Canadá.

De momento, en las pruebas previas al estreno en Barcelona que han hecho en Figueres, Turín (Italia), Manresa, Vitoria y Nîmes (Francia), la respuesta del público ha sido, según Purtí, entusiasta, y espera que la recepción que tengan en el Condal anime a los programadores públicos, que "hasta ahora no han querido saber nada de nosotros".

WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin