Música

El nuevo director del "exigente" CNE aspira a consolidar su versatilidad

Madrid, 13 ene (EFE).- El nuevo director del Coro Nacional de España (CNE), Miguel Ángel García Cañamero, aspira a consolidar la versatilidad y flexibilidad de la "exigente" formación, una de las mejores de España por su capacidad de adaptación a distintos repertorios aunque aún sin el "ideal" de una plantilla numerosa.

La directora general del Instituto Nacional de las Artes Escénicas y de la Música (INAEM), Montserrat Iglesias, y el director técnico de la Orquesta y Coro Nacionales de España, Félix Alcaraz, designaron ayer a García Cañamero, subdirector de la formación desde 2011 y titular en funciones desde el pasado verano.

"Me ha llenado de alegría que la orquesta haya decidido respaldar mi candidatura unánimemente", ha asegurado hoy en declaraciones a Efe.

Asegura de que a pesar de haber protagonizado al final de la pasada temporada y al comienzo de esta movilizaciones laborales, entre ellas una huelga, en contra de los recortes de la plantilla, ahora de 75 miembros, es una formación "dócil y flexible".

"Trabajo con ellos todo el día y es verdad que el grupo tiene una personalidad muy fuerte y es muy exigente, pero así ha de ser una institución tan importante. No hay que olvidar que es uno de los mejores en España, junto, por ejemplo, al de la comunidad valenciana o el Orfeón Pamplonés", subraya su director.

García Cañamero (1974) está convencido de que el coro ha entendido "muy bien" que el panorama musical "ha cambiado mucho" y se ha "modernizado y flexibilizado" al paso que el mundo y se ha acostumbrado a trabajar con directores "muy diferentes".

Le gustaría mantener, "por supuesto", su "estándar de calidad" y en su vinculación al Auditorio Nacional -su sede-, seguir "defendiendo programas sinfónicos, corales y más camerísticos".

"No se puede medir cuál es el mejor coro, lo que sí podemos estar es orgullosos de tener a cada uno de ellos, al igual que las orquestas", precisa este músico que ha vivido fuera de España entre 1999 y 2008 y ha visto "mucho" para comparar.

Para que un coro tenga "un nivel de excelencia grande", asegura, es imprescindible que el grupo tenga voces operísticas, pero que también sepa enfrentarse a "pequeñas" obras como los "Gurrelieder" de Shoenberg o a una Misa en Si Menor como la que ahora preparan.

Fue precisamente la interpretación de los "Gurrelieder" la última que se vio amenazada, el pasado noviembre, por los paros convocados por el coro y que se suspendieron gracias al acuerdo con el INAEM sobre derechos de propiedad intelectual, audiciones para cubrir las plazas de refuerzo y la progresiva cobertura de las plazas de profesores.

Las movilizaciones habían comenzado el pasado mes de mayo y afectado a varias actuaciones, como el "Réquiem" de Verdi que cerró la pasada temporada.

"La reivindicación que podría hacer para el futuro es la que haría cualquiera: que seamos capaces de llegar al mayor grado de cosas. Lo ideal serían alrededor de 90 ó 100 voces pero aún queda para eso", se ríe García Cañamero.

El nuevo director del coro se educó en los Conservatorios Municipal y Superior de Valencia, su tierra natal, en los que se diplomó en piano, órgano y dirección coral.

Ha sido miembro del Arnold Schönberg Chor de Viena y ha dirigido, entre otras agrupaciones corales, al Coro de la Academia de Música Franz Liszt de Budapest, al Angelica Girls' Choir (Hungría) y al Webern Studio Chor de Viena (Austria).

También fue director titular de la Excelentia Choral Academy (Madrid) desde 2011 a 2014 y es fundador y director del grupo The Labyrinth of Voices, especializado en música renacentista y barroca.

WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin