Música

La Quincena Musical culmina su mejor edición con más de 31 mil asistentes

Imagen: La Quincena Musical de San Sebastián

La Quincena Musical de San Sebastián ha clausurado esta noche de la mano de la Filarmónica de Oslo, que ha cosechado una larguísima ovación, su 76 edición y lo ha hecho no solo cumpliendo su objetivo de ser "transfronteriza" sino que ha sido la mejor de los últimos diez años.

El festival ha tenido un 93% de ocupación, 32.126 asistentes, es decir, 3 puntos más que el año pasado; una recaudación en taquilla de algo más de un millón de euros, un 6,5% más que en 2014 y una programación con 2 conciertos más y 8 llenos absolutos, como el de esta noche, ha explicado hoy a Efe su director, Patrick Alfaya.

Pero esos datos, que no hacen más que afianzar que la Quincena es "garantía de calidad", dice Alfaya, se enfrentan a un escollo en el horizonte que "muy importante" salvar.

"En 2014 nos recortaron en 300.000 euros la subvención con la promesa de que se recuperaría en 2016, el año de la Capitalidad Cultural. Esta edición la hemos podido salvar con soltura porque ese dinero era justo el que teníamos 'ahorrado' en caja, pero si los nuevos gestores del ayuntamiento y la diputación no cumplen ese compromiso al año que viene no podrá haber ópera", subraya.

Su deseo sería que a la "Tosca" de este año, uno de los llenos absolutos, le siguiera el verano que viene un título como "Otelo", pero, claro, precisa Alfaya, sin esa subvención y teniendo en cuenta que el alquiler del Kursaal son 250.000 euros -un 40% más que el Auditorio Nacional- no se pueden hacer milagros y la programación "se resentirá".

Presupuesto

El 40% de su presupuesto, 2,2 millones de euros, proviene de taquilla aunque cuando Alfaya llegó a la dirección, en 2009, tenían 3 millones de ayudas públicas "pero llegaron los recortes y la "tremenda" subida del IVA.

El festival paga 210.000 euros de IVA y el ministerio de Educación Cultura y Deporte, a través del INAEM, les da 100.000 euros.

Le gustaría ahondar en la relación artística con Francia y convertirse en el "ruhr" de los Pirineos en lo que a intercambios musicales se refiere: "el alcalde de Saint Pierre Eliza (6.000 habitantes) está encantado con lo que hemos hecho este año y quiere más".

76 edición

La mayor parte de los conciertos de esta 76 edición se ha concentrado en San Sebastián y los más importantes se han programado en el auditorio del Kursaal, donde han actuado la Mahler Chamber Orchestra, la Filarmónica de San Petersburgo, la de Cadaqués, la de la Radio de Colonia y, por primera vez, una formación escandinava, la de Oslo.

La filarmónica noruega ha tenido un gran éxito esta noche con un "brillante programa" a cargo de su director principal, Vasily Petrenko.

En la primera parte han interpretado Concierto para violín en Re mayor de Johannes Brahms, con la violinista noruega Vilde Frang como solista, soberbia a pesar de que hoy no había acudido al ensayo de sonido porque se quejaba de dolor en un tendón su antebrazo izquierdo.

Es una obra muy difícil y exigente, en el que la solista, casi "lucha" en el desarrollo de su discurso con la orquesta, apta solo para virtuosos como la joven música.

La segunda parte ha estado dedicada a la cuarta sinfonía de Tchaikovsky, una reflexión sobre el destino en la que también hay una lucha constante, muy emocional y poderosa.

Petrenko explicaba a Efe que estaba "muy contento" con su experiencia española, que comenzó el viernes por la noche clausurando en Santander su Festival Internacional con el mismo programa que en San Sebastián y con el que inaugurarán el 4 de septiembre temporada en Oslo.

La Quincena trabaja ya en los contenidos del próximo año, en el que acogerá a la Budapest Festival Orchestra, con el maestro Ivan Fischer al frente La Orquesta Filarmónica de Oslo.

Relacionados

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin