Música

El músico y compositor John Rutter debuta en el Palau con sus propias obras

Barcelona, 25 nov (EFE).- El director de orquesta y compositor británico John Rutter debuta mañana en El Palau de la Música, dirigiendo al Coro Joven y el Coro de Chicas del Orfeó Català acompañados por la Orquesta Camera Musicae, con un programa monográfico dedicado al propio Rutter.

Reconocido como uno de los compositores de música coral más interpretados del mundo, y uno de los directores corales de más prestigio internacional, Rutter, de 70 años de edad, es mundialmente conocido por sus villancicos, hasta el punto de que se le llama Mister Christmas, un título con el que dice estar encantado.

Ha explicado que siempre le gustó la Navidad, desde que era niño, por los regalos, la reunión familiar y por la música, "pero especialmente por los villancicos, que se tenían que preparar y que son toda una gran tradición en el Reino Unido en Navidad".

Los villancicos fueron sus primeras composiciones musicales, y ha reconocido que no le costó mucho "pasar de cantar a componer villancicos", ya que estos son "pequeños embajadores de su obra, incluso en Japón, donde no se celebra la Navidad".

Tras afirmar que prefiere que le recuerden "por una parte de música que hace, que por nada", ha relatado que disfruta mucho de la Navidad y que siempre cuelga un calcetín para que Papá Noel le deje dulces.

Ha contado incluso que hace 6 o 7 años pidió a Papá Noel unas notas graves, y al día siguiente se levantó "con un gran picor en el cuello", y vio que "podía cantar esas notas tan graves, que sólo me duraron un día".

El concierto de Barcelona se abrirá con Look at the World, que escribió en 1996 para conmemorar el sesenta aniversario del Consejo para la Protección de la Inglaterra Rural, sobre un texto referido al medio ambiente.

Seguirá con la obra "Suite Lyrique", compuesta el 1981, con la arpista Catrin Finch, que es un arreglo de su propia "Suite antique", una obra muy alegre y atractiva en seis movimientos, y que ocupa un lugar especial en el repertorio de este instrumento.

La obra, "con influencia barroca pero toques modernos, ligera y que no intenta tener mucha profundidad", está compuesta para la propia Catrin Finch, a la que conoció cuando era niña y que, ya de mayor y cuando ya se había hecho un nombre, le pidió que le compusiera algo para ella.

El concierto se cerrará con "Magnificat", una obra de 40 minutos que parte del primer capítulo del Evangelio de San Lucas, y que expresa la alegría de la Virgen al saber que está embarazada.

Esta pieza está inspirada en las fiestas que en honor de la Virgen se celebran en países como España, México o Puerto Rico, y al componerla, como quería que estuviera llena de alegría y de la luz del sol, viajó a España para inspirarse en una fiesta de la Asunción.

Al hablar de esta obra se ha mostrado convencido de que el sol y la alegría van juntos, hasta el punto de que ha dicho que "si en Reino Unido hiciera buen tiempo no serían tan miserables" y que "es un homenaje de un nórdico a la cultura del sur".

Al presentar su concierto, ha afirmado estar encantado de estar en Barcelona, una ciudad con gran tradición coral, y muy impresionado por la sala de conciertos del Palau.

Sobre los coros, ha asegurado que se había dado cuenta de que es algo internacional, "que son palabras que dan significado a la música", y ha considerado que "si el mundo estuviera dirigido por músicos y no por políticos no habría guerras porque llevan la armonía a la gente".

Cree que el canto coral sirve para expresar anhelos de libertad y que la nación que canta en unidad permanece unida, porque "el canto es una fuerza que permite expresar la humanidad, la libertad y la paz".

WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin