Música

La Habitación Roja entierra con luz las malas noticias en su décimo disco

Valencia, 10 abr (EFE).- Tras un 2015 lleno de homenajes por sus veinte años encima de los escenarios pero sin pararse un segundo para tomarse un respiro, La Habitación Roja reivindica "la luz" que existe en la sociedad frente "a las malas noticias y la corrupción" con "Sagrado Corazón", su décimo disco de estudio.

En una entrevista concedida a EFE, los integrantes de la banda valenciana revelan que cerraron un círculo después de recorrer toda España e Hispanoamérica con sus temas clásicos y terminar la gira en "el escenario perfecto", el pueblo que les vio nacer, L'Eliana.

El grupo ha conseguido traspasar una generación entera de amantes de la música independiente, algo que su guitarrista, Pau Roca, considera "clave" para mantenerse en los primeros puestos de los carteles de los festivales.

Ahora, treintañeros y veinteañeros comparten las primeras filas de sus conciertos, que el grupo se esmera en cuidar cada vez más.

"Cada vez somos más ambiciosos. Intentamos mejorar cosas que se nos pasaban por alto, como los directos", asegura el cantante, Jorge Martí, quien insiste en que "hay mucha más presión" con cada disco que editan pero que los cinco integrantes lidian con ello para ofrecer un buen espectáculo al público.

Aseguran sentirse igual de queridos a ambos lados de Atlántico aunque Martí narra su particular relación con México, un país en el que una emisora radiofónica musical independiente les colocó el año pasado en el "Top 5" de sus mejores canciones internacionales del año: "Ahí queda eso", declara orgulloso.

El batería, José Marco, comenta que la respuesta del público a algunas de sus canciones "es totalmente diferente allí", aunque sienten el calor de la gente "en todas partes".

"Sagrado Corazón", que contiene diez temas, también expone "la luz" que existe en la sociedad frente "a las malas noticias y la corrupción".

El álbum cuenta con dos importantes colaboraciones: Ramón Rodríguez de The New Raemon, que colabora en los coros de "L'Albufera", y Zahara.

Con la jienense todo fue "espontáneo", ya que le mandaron la canción por mensaje "y a los cinco minutos" les respondió que "le encantaba".

El primer aperitivo del nuevo LP fue en marzo "You gotta be cool", un "divertimento" que nació a raíz de una anécdota, rememora Martí: "Estaba con mis hijos y les pregunté si querían que papá hiciera una canción que se pudiera bailar".

Lo que comenzó como una broma desembocó en una canción "veraniega", cantada en castellano pero con un estribillo en inglés que ha generado cierta polémica entre los más puristas del grupo.

Pero la hija pequeña del cantante, a su lado durante la entrevista, asiente con la cabeza cuando su padre le pregunta si le gustó el resultado.

"Está bien crear cierta opinión, aunque no es la canción que más va a gustar a nuestros fans. El resto del disco es diferente", señala Martí.

El grupo, que sigue al día la actualidad de su tierra, se indigna cuando en el extranjero les recuerdan los casos valencianos de corrupción -"no entiendo por qué tenemos esa fama", ironiza Roca- mientras Martí confiesa que lloró en la toma de posesión del alcalde de Valencia, Joan Ribó (Compromís).

Ya hace más de veinte años que Jorge Martí y José Marco conocieron a Pau Roca en el cine de verano de L'Eliana, la noche que sus vidas cambiaron. Según el cantante del grupo, "después de hacer balance, te das cuenta del cariño de la gente y de que, en realidad, no ha estado tan mal".

WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin