Música

El disco póstumo de Peret reivindica "la rumba auténtica"

Barcelona, 16 nov (EFE).- Daniel Salvat aún recuerda los abrazos y elogios que recibía su abuelo Peret continuamente y que hacían difícil avanzar por la calle de su mano. "Era querido y se sentía querido", afirma el nieto del 'rey de la rumba' en una entrevista con EFE, con motivo de la edición del disco póstumo del artista, titulado "Des del respecte/Desde el respeto".

Este álbum fue grabado por Peret durante sus últimos meses de vida y Salvat recibió el encargo directo de su abuelo de mezclarlo y publicarlo. Tras tres años de trabajo intenso, el disco ve hoy la luz.

Para el joven músico ha sido un proceso muy intenso en el que se ha rodeado de su familia casi al completo y de las personas que acompañaron al creador de la rumba catalana durante toda su trayectoria. Muchos participan en el proyecto de distintas maneras, ya sea a través de las letras, las voces o los instrumentos de las canciones. "Es un disco familiar y cálido", afirma.

Salvat recuerda la grabación del álbum, que tuvo lugar íntegramente en el domicilio de su abuelo, como un proceso "ameno" pero "demasiado corto".

Es ahora cuando valora aquellos últimos meses de música y palabras compartidas. Muchas de esas conversaciones quedaron grabadas y le hicieron aún más difícil después el montaje del disco. "Es trabajar con una persona que ya no tienes", explica, y se ríe con nostalgia pensando en el "perfeccionismo" y el "temperamento" de su abuelo, aunque reconoce que con él "siempre tuvo mucha paciencia".

Este álbum es, para Daniel Salvat, "una reivindicación de la rumba catalana", la que hacía su abuelo. El joven se muestra crítico con la enorme cantidad de grupos que se identifican con este género musical actualmente y cuyo repertorio escapa, según el músico, a la rumba auténtica.

Asimismo, el último trabajo de Peret aspira a "romper barreras". Salvat entiende la música como "un lenguaje, un sistema de comunicación que permite a las personas entenderse" y por eso considera que este disco tiene mucho sentido en el contexto político actual de Cataluña.

En sus últimos años de vida y carrera, Peret defendió con vehemencia el "derecho a decidir a través del voto" de la población, según su nieto, aunque él siempre se sintió "ciudadano del mundo".

El álbum contiene 13 canciones, entre las cuales hay temas clásicos, como 'El cant dels ocells' y 'Paraules d'amor'; reivindicativos, como 'Mort de gana' y 'Volem pa amb oli', o divertidos, como 'Bombón'. Es un disco orgánico y natural, sin demasiado artificio y con pocos instrumentos: el contrabajo, los bongós, las palmas y las guitarras "con todo el aire de él". También se cuela algún arreglo de piano y alguna frase de violín.

Aunque, en un principio, el disco apuntaba hacia una sonoridad más rompedora, tras la muerte de su abuelo, Salvat optó por un proyecto que volviera a las raíces, a la "esencia" de la rumba de Peret".

Esta no era la primera vez que nieto y abuelo trabajaban juntos. Daniel Salvat formó parte de la banda de Peret durante seis años como director musical, desde su adolescencia hasta la muerte de él. Ahora, junto con otros músicos muy cercanos, quiere impulsar su propia banda para cuidar y difundir el legado del 'rey de la rumba' y, de momento, han tomado como nombre una de sus canciones: 'El lunar de María'.

Asimismo, Salvat y su hermana están produciendo un documental en el que se podrá ver a Peret "fuera de las cámaras" y que mostrará partes de su obra musical poco conocidas. Además, planean organizar un homenaje durante la primavera del año que viene para que "en 2018 se le escuche en todas partes".

Aunque ha sido un proceso duro, "emocional y físicamente", Daniel Salvat se siente agradecido y satisfecho con el resultado: "Suena a Peret", afirma sonriendo.

WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin