Buscar

La soprano Saioa Hernández da el gran salto abriendo la temporada de La Scala

EFE
30/11/2018 - 18:57
Más noticias sobre:

Milán (Italia), 30 nov (EFE).- Apenas diez años después de su debut oficial, la soprano española Saioa Hernández inaugura la nueva temporada de La Scala de Milán con su rol de Odabella en "Attila", un hito que marcará un antes y un después en su carrera.

"Cambiará mi carrera para siempre, marcará un antes y un después", afirma en entrevista con Efe, acerca de su debut el próximo 7 de diciembre, la fecha emblemática para la lírica mundial que cada año protagoniza el templo milanés de la ópera.

En el caso de Hernández, el desafío es triple, ya que estrena rol, debuta en La Scala y, además, cuando cante esta obra de Verdi, lo hará bajo la batuta de Riccardo Chailly, director musical del teatro.

"Me he encontrado con un rol que en principio pensaba que era más sencillo, y realmente es muy pesado, difícil, de vocalidad compleja", señala para describir a Odabella, hija del señor de Aquilea que impresiona a Attila por su belleza y coraje y al que termina matando.

"Además es un personaje que pasa por muchos estados de ánimo,no canta durante toda la ópera, tiene apariciones muy concretas y en cada aparición tienes que dar diferentes matices", agrega.

Por otra parte, es la primera vez que canta en La Scala, "un lugar lleno de tradición, histórico, por donde han pasado los grandes, y tienes una responsabilidad a tus espaldas", señala la soprano madrileña.

"Y debutar el 7 de diciembre tiene una expresión añadida, es un día muy importante para toda la sociedad milanesa, los italianos, para todo el mundo de la lírica, y la función será retransmitida a todo el mundo, también en los cines", señala aún incrédula, pero feliz desde que se lo propusieron en marzo pasado.

Más aún teniendo en cuenta que es la primera soprano española en inaugurar la temporada operística de La Scala.

Ni siquiera su mentora, Montserrat Caballé -quien calificó a Hernández como "la diva de nuestro siglo"- debutó un 7 diciembre, algo a lo que no da importancia la madrileña.

"Caballé ha cantado mucho aquí. No la he superado, he hecho algo que ella no ha hecho, pero para superarla tendría que tener unos enormes éxitos con grandísimos roles en la Scala. Montserrat Caballé es inimitable, insuperable", asegura.

Esto llega cuando se van a cumplir diez años desde su debut oficial, y después de unos años muy intensos con grandes éxitos en el panorama internacional, especialmente en Italia, un país con el que tiene una relación especial.

"Llevo tres años debutando roles. El año pasado debuté 7 roles, y este año voy a debutar cinco, y son roles muy importantes", asegura.

Al "Attila" le seguirá "Andrea Chénier", donde hará de Maddalena en los teatros de la región italiana de Emilia, luego será Leonora en "La forza del destino" en Pekín, y más tarde Abigaille en "Nabucco", que cantará en Dresde junto a Plácido Domingo.

Y aun quedará en el verano el "Macbeth" en Macerata, donde debutará como Lady Macbeth, "un rol que no lo quería afrontar todavía", bajo la batuta de Ivan Francesco Ciampa.

"Ya había trabajado con el él y había mucha sintonía, por eso era el momento de debutar, era la ocasión perfecta. Va a haber ensayos suficientes y aunque el lugar es abierto, tiene buena acústica", explica.

También este 2019 volverá a cantar Aida, "que es como volver a debutar" porque solo lo ha cantado una vez el año pasado. "Será en la arena de Verona, dos funciones. Aida va como poco a poco", afirma.

Esta gran soprano, quizás más conocida en el exterior que en España, asegura que no siente "la falta" de cantar más en su país.

"Estoy tan feliz de como me tratan fuera, vivo tanto fuera, sobre todo en Italia. Y además se avecinan cosas también en España, un debut en el Teatro Real, en 2022, como Abigaille de Nabbuco", anuncia.

Cuando el próximo 7 de diciembre suba al escenario de La Scala será la única de los protagonistas que debuta en el teatro, ya que tanto Ildar Abdrazakov (Attila), como George Petean (Ezio) y Fabio Sartori (Foresto) ya han cantado en el escenario milanés.

"Por eso, cuando me preguntan qué tengo en común con Odabella, creo que el ser valiente para hacer este tipo de propuestas. Voy a intentar dar lo mejor de mi", afirma.

Por Virginia Hebrero