Buscar

Ljubliana & The Seawolf: "El eclecticismo es la marca del siglo XXI"

EFE
27/01/2019 - 11:27

Barcelona, 26 ene (EFE).- El tercer disco de Ljubliana & The Seawolf, "Libra", remarca una de las características definitorias de la banda: su eclecticismo, "y es que en el siglo XXI no tiene sentido ser fiel a patrones musicales", según ha dicho el compositor de la banda, Pol Batlle, en una entrevista con Efe.

El álbum, que acaba de salir al mercado, también subraya otra de las marcas de la casa: la música entendida como una religión, con sus evangelios, que son los discos, y sus misas, que son los conciertos.

"En los conciertos en directo es donde mejor se aprecia nuestra concepción espiritual de la música. No son conciertos al uso, en los que el cantante va presentando las canciones, sino que se acercan más a una representación teatral o una 'performance', en la que el mensaje se transmite de otra manera", ha aclarado.

"Libra" es un disco de free rock con estructuras cambiantes, que planea entre la psicodelia, el jazz y el krautrock, con una primera parte más pausada y una segunda más violenta, según Batlle.

Los cuatro primeros temas y sus "paisajes sonoros relajantes" son todos nuevos, mientras que la cara B está compuesta por los cuatro cortes de su anterior EP "Shit dope".

"Son dos partes muy diferentes, que se neutralizan y complementan -según el líder de la banda-. Mientras la cara B son canciones reivindicativas, escritas en caliente, la cara A da espacio a una solución o, por lo menos, a una reflexión en frío".

Un ejemplo es la canción "Shit dope" que habla "esa idea tan extendida de que no hay nada mejor que salir, drogarse y follar, y que me parece un gran error".

"Esa canción es una queja sobre esta sociedad que te avasalla con imágenes de tías buenas y en la que es tan fácil acceder al 'porno' desde que eres niño", ha añadido.

En la otra cara de la balanza está "Parkin' Lot", que presenta "otra forma de cortejo, desde un lugar más educado. Una forma paralela de hacer lo mismo".

Otra canción que se contrapone a "Shit dope" es "Tiempo", el único tema en castellano del disco y el primero de la banda en esta lengua, sobre la disfunción entre el metrónomo horario y el reloj biológico.

"En la sociedad de la hiperconexión, las falsas libertades, el cansancio tecnológico y las adiciones reales y virtuales, la música es el remedio", defiende el artista.

Siete temas en inglés y uno en castellano componen "Libra", un disco intenso, temperamental y tormentoso por momentos, en el que el compositor se acerca a la electrónica.

"El primer disco que hicimos era más acústico porque yo venía de tocar en la calle en Londres y me salió así, pero en el segundo el chelista quiso coger el piano y yo la guitarra eléctrica y el resultado fue más eléctrico. En este último disco hemos evolucionado hacia un sonido eléctrico-electrónico para ir sumando nuevos sonidos e ir aprendiendo", ha explicado.

En todo caso, "todos los sonidos o los géneros nos parecen válidos, porque en un mundo como el actual, en el que los gustos musicales son muy amplios y puedes acceder a todo, sería tonto mantenerse fiel a un género".

"Ser ecléctico no tiene por qué ser un 'handicap' a la hora de llegar al público o darte a conocer -ha agregado-. Un ejemplo es Rosalía, que mezcla muchas cosas y le va bien. La visibilidad depende del 'marketing', no del género".