Buscar

Las teorías más extrañas sobre el triángulo de las Bermudas

12:40 - 22/08/2019
  • A mediados del siglo XX numerosas revistas hablaban de barcos y aviones desaparecidos
  • Desde OVNIs, pasando por criaturas marinas gigantescas se han citado como causas
Triángulo de las Bermudas. Imagen: iStock

El Triángulo de las Bermudas se ha convertido por méritos propios en uno de los lugares más emblemáticos del mundo. Sobre él se han hecho películas, escrito libros y realizado decenas de documentales. Y es que las teorías sobre lo que realmente ocurren en este área van desde agujeros negros, pasando por abducciones de Ovnis.

El Triángulo de las Bermudas se ubica entre las Islas Bermudas - y que dan nombre a la más que conocida zona -, Puerto Rico y Miami. Las puntas de cada una de estas islas forman el famoso triángulo y cuya zona tiene una extensión de un millón y medio de kilómetros. El salto a la fama del área sea remonta a mediados del siglo XX, cuando varios periodistas sacaron a la luz numerosas desapariciones de barcos y aviones en dicha zona, todas ellas de lo más extrañas y que catapultaron la fama del lugar.

Dado que se trata de una de las áreas ideales para realizar de manera rápida el viaje de América a Europa, y viceversa, el misterio que cierne al Triángulo de las Bermudas ha llevado a teorizar sobre todo tipo de acontecimientos vinculados con las desapariciones. La meteorología, pasando por errores humanos o las variaciones magnéticas de la zona son causas más plausibles para entender lo que acontece en el área, pero claro, el misterio y las leyendas son más atractivas. Una de las extendidas es la existencia de una base alienígena en el mismo epicentro del triángulo. Como si del Área 51 mismo se tratara, el fin de dicha instalación no sería otro que hacerse con embarcaciones y aviones de todo tipo para estudiar al ser humano.

Por otra parte, una de las leyendas más idealistas y tal vez agradables, sea la referente a que el mismísimo Triángulo de las Bermudas sea nada más y nada menos que la Atlántida. Fueron los propios atlantes, habitantes de la Atlántida, los que terminaron sepultando la ciudad debido al uso de 'cristales de fuego', una tecnología extremadamente avanzada a su tiempo. El psíquico Edgar Cayce (1877-1945) expresó que las desgracias que se ciernen sobre el Triángulo de las Bermudas se deben, precisamente, a que los citados cristales atlantes siguen activos.

No han sido pocas las veces que en la literatura o el cine se ha hablado de los viajes a otros universos a través de agujeros negros. Una teoría más propia de la ciencia ficción y que, no pocos, expanden también al Triángulo de las Bermudas. Eso sí, la descripción de esta leyenda hace aguas, nunca mejor dicho, por un motivo: los agujeros negros son capaces de tragar cualquier cosa que entra en su campo gravitatorio, y por ende estaríamos hablando no sólo de barcos sino también de la propia tierra y océano. Haciendo mención a éste último, el mar en sí, no se libran tampoco de hacer acto de presencia las míticas criaturas gigantes que hemos visto en películas o leído en libros. Desde el emblemático Kraken, un monstruo marino al más puro estilo pulpo, pasando por dragones.

Comentarios 0

Deja tu comentario

Comenta las noticias de elEconomista.es como usuario genérico o utiliza tus cuentas de Facebook o Google+ para garantizar la identidad de tus comentarios:

Usuario
Facebook
Google+
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarias y las mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.