Buscar

Los diputados italianos votarán con las huellas digitales

AFP
4/03/2009 - 20:47

El presidente de la Cámara de Diputados italiana, Gianfranco Fini, confirmó este miércoles el nuevo sistema de votación parlamentaria que prevé el uso de las huellas digitales para impedir que los congresistas se hagan suplantar por sus colegas.

El método será empleado a partir del 10 de marzo y la lista de aquellos que se oponen al nuevo sistema será divulgada al público.

La medida fue adoptada para luchar contra el absentismo parlamentario y debido a la presencia cada vez mayor de los llamados 'pianistas', es decir, diputados que suelen votar por los colegas ausentes.

De un total de 630 diputados, 500 ya retiraron la tarjeta electrónica y registraron la huella digital, contó Fini. "Unos 19 diputados se oponen abiertamente al sistema. Espero que los demás se adhieran en el último momento", comentó.

Además de la tarjeta electrónica, los parlamentarios deben colocar el dedo en un lector óptico que autoriza el voto.

La operación además deberá ser repetida a cada votación para evitar la mala costumbre de sustituir al colega.

La única medida para forzar a los diputados a adherirse al nuevo sistema ha sido la de amenazarlos con divulgar sus nombres, porque de todos modos podrán votar con el sistema precedente. "Es una asunto de moralidad", admitió Fini.

"Creo que el nuevo método es inaceptable, así como condeno a los pianistas", dijo por su parte Paolo Guzzanti, del Partido Liberal.

Según la prensa, la mayoría de los parlamentarios que no han registrado las huellas pertenece al partido de gobierno de derecha.

La clase política italiana ha sido duramente atacada en los últimos años como una "aristocracia" inamovible, transformista e intocable.

En el exitoso libro titulado 'La Casta', editado en mayo 2007, se denuncia el elevado e injustificado coste de los políticos, así como innumerables casos de corrupción, nepotismo, clientelismo, abusos de poder, despilfarros, financiación abusiva de partidos y de su prensa, por lo que el Parlamento intenta frenar la ola de desprestigio.