Todos

Nadal se une a la moda de los protectores bucales para evitar su bruxismo

Rafa Nadal muerde la copa de campeón del torneo de Montecarlo

Rafa Nadal podría compartir en breve algo más que su madridismo con Cristiano Ronaldo. El manacorí podría apuntarse a la moda de los protectores bucales, pero en este caso, por cuestiones médicas. El tenista aprieta tanto su mandíbula, que se arriesga a lesiones derivadas de su exceso de frenesí dental.

Al contrario de lo que ocurrió con el portugués, que bien se podría calificar de experimento pasajero y extravagante, tras el caso del español se esconde un problema de salud real.

Nadal tensiona tanto sus dientes en los momentos de mayor estrés sobre la pista, que está empezando a sufrir de bruxismo, esto es, un rechinamiento de dientes involuntario que se produce durante el sueño o en otros momentos y que puede provocar la destrucción del esmalte, problemas bucales serios e incluso otras dolencias en el oído, articulaciones, cuello y otras partes del cuerpo.

Según informa el diario Marca, Nadal sufre bruxismo desde que comenzó su carrera profesional en 2001, aunque el cénit del dolor parece haber llegado en las últimas fechas.

Agravado por dolores en sus muelas del juicio, el tenista se siente incómodo en muchos momentos a la hora de jugar e incluso su cuerpo médico afirma que algunos de los problemas físicos que arrastra en rodilla o muslos podrían estar siendo acelerados por su tendencia a apretar demasiado la boca.

Montecarlo será la primera prueba

En Montecarlo, a partir del próximo miércoles, podríamos comenzar a ver al manacorí con este aparato en su boca. Aunque también existen dudas. No sólo por lo anómalo que supone tener en la dentadura una pieza de plástico, sino porque su presencia impide una respiración cómoda.

Nadal ha practicado y entrenado sin problemas con el protector, pero no es igual un partido que un entrenamiento. Este primer duelo será la prueba definitiva de si el dichoso artilugio puede solucionarle su fogosidad dental o si, por el contrario, deberá buscar alguna alternativa a tanta tensión en forma de boca apretada.

Relacionados

comentariosWhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin