Todos

El peligro de ser 'blogger': Egipto, Irán y China son los países que más detenciones registran por opinar en Internet

Los blogs, sitios web en los que a modo de diarios personales los internautas escriben sus artículos, han crecido en los últimos años de una manera espectacular. Los expertos aseguran que cada seis meses su número se dúplica en el mundo y que su influencia en los navegantes de todo el mundo es muy significativa. Esto ha propiciado que algunos Gobiernos los clasifiquen como potencialmente peligrosos por mostrar ideas contrarias a sus políticas.

Así, lo atestigua el estudio Acceso Mundial a Internet de la Universidad Washington Informe de Acceso Mundial a Internet que asegura que "los regímenes autoritarios de todo el mundo están deteniendo cada vez con más frecuencia a bloggers, por manifestar sus opiniones en sus bitácoras". En este sentido, explica que "el 2007 fue un año récord para las detenciones de periodistas ciudadanos".

Encarecelamientos de bloggers

Según, estima el estudio los encarcelamientos de bloggers del 2007 se triplicaron en comparación con los del 2006. "Egipto, Irán y China son los lugares más peligrosos para los blogs que tienen una temática relacionada con la política. Entre los tres países representan más de la mitad de todos los arrestos del mundo", sostiene Phil Howard, profesor asistente de comunicación de la Universidad de Washington.

Desde 2003, al menos 64 ciudadanos no afiliados a organizaciones de noticias han sido detenidos por sus blogs. Los temas de los artículos varían, al igual que los tipos de cargos penales y las penas.

El verdadero número de detenidos

No obstante, esto podría ser únicamente la punta del iceberg porque según afirma Howard, "el verdadero número de bloggers detenidos es probablemente mucho mayor, ya que muchas detenciones en China, Zimbabwe e Irán no se denuncian en los medios de comunicación internacionales".


Pero países democráticos como EEUU e Inglaterra también cuentan su haber con casos que podrían ser catalogados como ejercicios propios de la libertad de expresión por los cuales su autores han sufrido penas cárcel. El blogger Josh Wolf pasó 224 días en prisión por negarse a entregar una grabación que realizó de una manifestación contra el G8 en la que los manifestantes causaban destrozos a un coche policial. Asimismo, el canadiense Charles Leblanc fue detenido por fotografiar una protesta en su blog.

(La polémica grabación de Josh Wolf)

España tampoco se libra de este tipo de casos polémicos. Uno de los ejemplos más conocidos es el de las demandas que la Sociedad General de Autores y Editoes (SGAE) ha realizado contra una serie de medios de comunicación y bloggers por sus artículos contra del canon digital.

Julio Alonso, autor del blog Merodeando, también fue denunciado por la SGAE con una demanda de protección al derecho al honor por un artículo en su blog titulado SGAE = ladrones. El autor de dicho texto argumenta que únicamente realizó "una información sobre una campaña de Google bombing que se había iniciado días antes, y que las opiniones críticas al tratarse de afirmaciones sobre hechos, si estos son ciertos, por mucho que pudieran ser hirientes, no son en ningún caso constitutivos de injuria".

comentariosforumWhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin