Un error al despegar provocó el accidente mortal del F-16 en Albacete

El accidente del F-16 griego que se estrelló el 26 de enero en una base aérea de la OTAN en Albacete, donde murieron dos pilotos griegos y nueve franceses, se debió a un error en el despegue, según las conclusiones de una investigación internacional.

Muy probablemente, el desplazamiento involuntario de un objeto dentro de la cabina, como una 'checklist' (la lista de verificaciones que deben efectuarse antes del despegue), tocó accidentalmente los compensadores de aerodinámica, según la investigación publicada por el Ministerio de Defensa francés.

"La aeronave accidentada no estaba correctamente compensada para el despegue (...), lo que afectó considerablemente a la aerodinámica", indica el grupo de investigación internacional, presidido por Grecia y en el que participan Francia, Italia, Alemania y EEUU.

Los aviones de caza tienen compensadores para reducir el esfuerzo que tiene que hacer el piloto con los mandos. Como consecuencia del descuido, el morro del F16 "osciló rápidamente hacia la derecha, produciendo un derrape" hasta que el avión cayó al suelo.

Otro de los factores agravantes fue el hecho de que la verificación de la 'checklist' se hizo 20 minutos antes del despegue y no inmediatamente antes, como marca el procedimiento. Por eso, el piloto no se dio cuenta probablemente del error. Además, los F-16 no tienen sistemas de alerta en caso de compensación incorrecta al despegar.

El accidente se produjo durante un ejercicio en Albacete de aviones de caza de varios países de la OTAN. El F16 griego se transformó en una bola de fuego que cayó encima de varios pilotos y mecánicos, en su mayoría franceses e italianos, que estaban trabajando en tierra.

Además de los nueve franceses fallecidos y de los dos pilotos griegos que murieron al intentar eyectarse, siete franceses y diez italianos resultaron heridos.

WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin