Todos

'B' de Bárcenas: cuando la realidad supera a la ficción (y a la película)

Imagen: Avalon

Que el que fuera tesorero y personal de confianza de las altas instancias del PP, Luis Bárcenas, asuma ante el Juez Ruz la autoría de los denominados 'papales de Bárcenas', reconozca la caja B del PP y afirme el pago de sobresueldos a altos cargos, entre ellos al actual presidente del Gobierno, es más que un material jugoso con el que poder hacer una película de peso. Y eso es precisamente B.

Lo cierto, es que el espectador - independientemente del color político, ideología o si se cree o no la versión de Bárcenas - se irritará y se removerá en la butaca de la sala de cine. Escuchar de viva voz y en primer plano a Pedro Casablanc caracterizado de Luis Bárcenas diciendo "yo quiero recordar que hice dos sobres de 20.000 euros y se los entregué a estas personas (Mariano Rajoy y María Dolores de Cospedal)" deja indiferente a pocos.

Así, David Ilundain, el director de la película, lo tenía fácil para impactar. Casos como este muestran como la realidad supera la ficción. Sin embargo, tal es la realidad que el director podría haberse visto superado por la misma y son pocas las decisiones que habría tomado en el guión o la dirección de está película.

Todo sea dicho, este film nace de la obra de teatro 'Ruz- Bárcenas' de Jordi Casanova, los diálogos de la película se extraen literalmente del interrogatorio del Juez Ruz y el presupuesto de la película es pequeño y recopilado por crowfunding. Unos antecedentes que han provocado que la misma no despegue como película para la gran pantalla.

B apenas tiene actos o picos dramáticos y sí una planificación plana que abusa de los primeros planos. Parece que el director se acobarda ante el enorme material y deja que la tensión y el ritmo de la película lo consiga la buena interpretación de Casablanc y el voyeurismo indignado de escuchar a Bárcenas decir que empresas como Sacyr y FCC o reconocidos personajes como José Luis Moreno contribuían, en abundancia, con donaciones a la supuesta caja B del Partido Popular.

Mucho le falta para alcanzar el nivel de películas políticas made in Hollywood como Nixon de Oliver Stone, The Queen, de Stephen Frears, o  Salvador (Puig Antich), de Manuel Huerga. Estos son algunos películas que consiguen narrar una buena historia cinematográfica sin despegarse de la veracidad de los hechos. Por desgracia, en España de momento los biopic o películas basadas en la actualidad  quedan en la mayoría de los casos relegadas a TVmovies. Eso sí, B tiene mucho de TVmovie pero  poco de mediocre y mucho de necesario.

De necesario y de didáctico. A pesar de algunas decisiones del director  como mostrar a un Bárcenas bueno y a un PP malo, a un juez ingenuo que se sorprende ante lo que le confiesa el acusado y un epílogo que busca ridiculizar al presidente del Gobierno, Mariano Rajoy. Decisiones que pueden provocar que esta película sea tomada como un ataque al PP cuando la misma debería pasar como un reflejo de los presuntos tejemanejes del lado más negro de la política.

comentariosicon-menu0WhatsAppWhatsAppTwitterTwitterLinkedinlinkedin
arrow-comments