Todos

Obama y "la nueva era de la responsabilidad"

El mundo entero ha comenzado ya su peregrinación a Washington D.C, que desde este domingo celebra la llegada al poder del demócrata, Barack Obama. La capital estadounidense se ha convertido en una verdadera Torre de Babel, donde el color de la piel, los rasgos faciales o el origen de nacimiento sólo hacen que el gentío se identifique aún más si cabe con el primer presidente afroamericano de la historia del país.

Desde Las Vegas han venido Carl Lowell y su esposa Shawna. Él es mecánico de automóviles y ella ama de casa. Pese a que la cartera anda algo ajustada ambos coinciden en afirmar que llevan "ahorrando desde el pasado noviembre" para venir a ver la ceremonia de inauguración de Obama, que culminará el martes aquí en DC.

Con un sólo sueldo y los precios de la capital disparados ante el auge de ciudadanos, turistas y curiosos que se han dejado caer por la ciudad, no ha sido fácil adecuar el presupuesto. "Nos estamos quedando en un motel en Baltimore pero merece la pena", afirman. Al fin y al cabo este es un momento histórico y pese a que el que fuera senador de Illinois todavía no ha alcanzado ningún logro factible, el mundo confía en él.

"Tendrá la capacidad suficiente de sacarnos adelante, eso sí, necesitará tiempo, estos problemas no se solucionan inmediatamente", aseguró Lowell, de 57 años.

Las estrellas tampoco se lo pierden

Mientras tanto, artistas de la talla de U2, Bruce Springsteen o Stevie Wonder desafiaron el frío polar que invade el país desde el pasado viernes arropados por la soberania del Lincoln Memorial. Cualquier excusa ha sido válida para venir a ver la toma de posesión de Obama. Thomas Hanks, un abogado neoyorquino, ha decidio aprovechar la ocasión para visitar la capital y vivir "un momento histórico". "No creo que nunca otro presidente haya despertado este carisma".

Al fondo, en el Capitolio, cientos de personas trabajan a marchas forzadas para que el próximo martes todo esté listo. De hecho, quienes pasearon por el Mall de la ciudad pudieron ver y escuchar el ensayo oficial del acto, donde un joven claro como la leche ejercía de Obama o, al menos, eso decía su cartel.

El próximo 20 de enero, Barack Hussein Obama, se convertirá en el 44º presidente del país con una clara intención: acabar con la cultura del "dejarse llevar" para comenzar "una nueva era de responsabilidades", al menos eso han confirmado sus allegados. Por supuesto, el primer mandatario de color que habitará la Casa Blanca intentará "restaurar los valores de un sistema que respeta y honra la responsabilidad fiscal" y animará a ello "ya que todos tenemos algo que dar a nuestro país y tenemos obligación de encaminarlo a su grandeza", dirá el demócrata.

2008, un año muy completo

2008 pasará a la historia como el año de los rescates, las intervenciones federales y la caída de Wall Street. El derrumbe del sector financiero y su efecto dominó en otras industrias, como la automovilística, ha dejado a los estadounidenses en una crítica situación y a la economía del país en estado comatoso.

Sin embargo, todas las miradas se dirigen ahora al esperanzador plan de estímulo propuesto por el presidente electo, Barack Obama. De hecho todo el mundo espera algo de él. "La primera y más inmediata" preocupación de Obama en política internacional debe ser Oriente Medio, afirmaba la semana pasada el primer ministro británico, Gordon Brown.

Entre las decisiones más inmediatas, Obama pretende ordenar el cierre a cal y canto del centro de detención estadounidense en Cuba de Guantánamo, toda una marca de los excesos en la lucha antiterrorista de su predecesor.

"Esperamos ver un cambio radical en la forma en que libramos la guerra contra el terrorismo", declaró en declaraciones recogidas por AFP, Homayun Hamidzada, portavoz del presidente afgano, Hamid Karzai, añadiendo que "la solución es un acercamiento regional".

El primer ministro ruso, Vladimir Putin, calificó el sábado a Obama de hombre "sincero y abierto" que ha dirigido mensajes positivos a Moscú, aunque añadió que Europa no debería esperar demasiado.

Sin embargo hoy en día la crisis económica mundial se sitúa como prioridad número uno. La cumbre de países avanzados y emergentes G20 que se celebrará en abril en Londres ha creado grandes expectativas entre quienes desean establecer nuevas reglas para las finanzas internacionales. Veremos si con tan sólo tres meses de experiencia al frente de EE.UU, Obama es capaz de sorprender como lo hizo durante la carrera electoral.

comentarios3WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin

Comentarios 3

En esta noticia no se pueden realizar más comentarios

Welcome Obama!
A Favor
En Contra

Adios Bush,

Welcome Obama!

El mayor acierto de Zapatero,

fue sacar las tropas españolas de Irak

Puntuación -3
#1
anonimo
A Favor
En Contra

Tengo la impresión que vamos a tener más de lo mismo: En economía, ya ha dicho que hay que seguir con el mecanismo de los créditos, con rescates a bancos casi quebrados y seminacionalizados, sin primar el ahorro.

Puntuación 2
#2
JMMB26
A Favor
En Contra

Obama no va a salvar a España de buenas a primeras,España se tiene que salvar sola con los representantes que elegimos,cada país mira por su bien en casa y luego ayuda a los demas es como las personas,pero aquí es de psiquiatrico.

Puntuación 1
#3