Buscar

¿Llevaremos ropa en el futuro que apenas necesite lavarse?

14:17 - 21/06/2019
  • La ropa parece no haber sufrido grandes evoluciones en años
  • Muy lejos queda esa chaqueta de Regreso al Futuro que se seca sola
  • El futuro de la ropa pasa por prendas que se lavan mucho menos
Ropa en una tienda. Imagen: Pixabay

Si pensamos en la evolución de lo que nos rodea, sin duda en muchos aspectos de nuestra vida hemos mejorado mucho como especie. La cosa ha cambiado mucho, por ejemplo, en los métodos de construcción de hace 100 años con respecto a los actuales. Las diferentes energías que mueven nuestro entorno también se han mejorado. Los vehículos, la forma en la que conservamos alimentos, la exploración, la medicina... Incluso si hablamos de informática la evolución ha sido brutal en las últimas tres décadas. Pero... ¿qué pasa con la ropa?

Viendo lo que han evolucionado nuestros móviles en los últimos 10 años, ¿es justo decir que la ropa ha sufrido pocas evoluciones? Al margen de nuevos materiales de costura, lo cierto es que la ropa no es un bien que haya experimentado grandes mejoras. Es decir, hace cientos de años ya había pantalones, chaquetas y camisetas. Es obvio que las modas cambian y varían cada cierto tiempo, pero en cuanto a evolución pura, la ropa ha variado poco. ¿Qué podemos esperar del futuro en este sector?

Muy lejos queda esa chaqueta de Regreso al Futuro que se ajusta automáticamente al cuerpo independientemente de la talla y que se seca sola si nos hemos caído en agua. Parece que el futuro de la ropa no pasa por cosas tan chulas como las vistas en la película de Robert Zemeckis, pero sí por inventos como la ropa que prácticamente no necesite lavarse. El sueño de todas esas personas que odian el momento de hacer la colada.

El sueño de todas esas personas que odian la colada

En la actualidad existen empresas especializadas en lo que se llama ropa de viaje: prendas hechas de fibras resistentes como la lana y diseñadas para ser lavados con poca frecuencia. Muchas de estas prendas incluyen nuevos tipos de tejidos, incluso naturales, con agentes antibacterianos para mantenerlos frescos entre los lavados. Estos materiales permiten que los cuerpos "respiren" mucho más que la ropa común, reduciendo la posibilidad de atrapar el sudor y evitando las bacterias que causan el mal olor.

La idea es fabricar ropa de viaje, en donde podemos encontrarnos con varias semanas sin poder hacer la colada. Eso sí, la evolución de esta forma de ropa perjudica a las empresas que venden productos de limpieza de ropa, no sólo detergentes, también lavadoras y secadoras. Así que son dos industrias que, pese a permanecer al mismo sector, chocan directamente en sus intereses.

Comentarios 0