Oriente Medio

El Ejército iraquí comienza su ofensiva para arrebatarle Tikrit al Estado Islámico

Miembros del ejército iraquí. Imagen: Reuters

Las tropas iraquíes han iniciado este martes sus operaciones para recuperar el control de la ciudad de Tikrit (norte) y expulsar de ella al grupo yihadista Estado Islámico (EI), según ha informado una fuente de seguridad iraquí.

Esta ciudad, en manos de los extremistas desde junio pasado, es el principal blanco de la ofensiva lanzada por las autoridades iraquíes a principios de mes en el norte de la estratégica provincia de Saladino, cuya capital es Tikrit.

Las fuerzas regulares, apoyadas por milicias chiíes y combatientes tribales, empezaron esta campaña contra Tikrit después de liberar ayer la cercana localidad de Al Alam, tras intensos combates con los yihadistas.

Además de Al Alam, situada a 15 kilómetros al este de Tikrit, el Ejército retomó también ayer el control de las poblaciones de Albuhiazaa, Al Debsa y Al Ali.

Las fuerzas iraquíes se embarcaron a principios de este mes en una ofensiva militar de gran envergadura desde cinco ejes diferentes, con el objetivo de expulsar al EI del norte de Saladino y recuperar Tikrit.

El control de esta provincia es clave para estrechar el cerco a los yihadistas en Mosul, la segunda ciudad de Irak y principal feudo de los radicales.

Ayer, el jefe del Estado Mayor Conjunto de Estados Unidos, el general Martin Dempsey, mostró en Bagdad ante el ministro de Defensa iraquí, Jaled al Obeidi, el apoyo de Washington a la guerra contra el EI.

"Debemos reconocer que la guerra contra el EI es una guerra iraquí en la que Estados Unidos presta su apoyo y no al contrario", subrayó Dempsey, cuyo país lidera una coalición internacional que bombardea las posiciones de los yihadistas.

Toman una localidad próxima

Las fuerzas de seguridad iraquíes y las milicias chiíes que les respaldan han tomado el centro de una localidad en el extremo norte de Tikrit de manos de Estado Islámico este martes en su avance hacia la localidad natal de Sadam Husein.

Al Alam es el último bastión de Estado Islámico que hay que recuperar antes de que las fuerzas gubernamentales y los milicianos puedan entrar en Tikrit, que está bajo control del grupo terrorista desde el pasado verano.

Los comandantes militares han indicado que Estado Islámico todavía controla viviendas en la zona norte de Al Alam, pero el Ejército y la milicia chií han recuperado el centro de la localidad y se disponen a luchar calle por calle para tomar el resto.

"Francotiradores y bombas trampa están ralentizando nuestro avance para controlar completamente todas las partes de la localidad", ha afirmado el capitán del Ejército Wisam Ibrahim, hablando desde Al Alam. "Estamos esperando a los helicópteros del Ejército para asegurar el camino para un avance tranquilo de las tropas", ha añadido.

comentariosWhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin