Buscar

Empacho de idealismo y promesas malentendidas: así se forja una esclava sexual

EFE
30/10/2016 - 13:07
Mujeres esclavizadas por Estado Islámico. Imagen: Reuters.

La periodista Ángela Rodicio recoge el testimonio de esclavas sexuales del Estado Islámico (EI), muchas de ellas jóvenes europeas, en su último libro Las novias de la Yihad, Premio Espasa 2016.

Rodicio señala que los testimonios directos de estas chicas, muchas de ellas con formación universitaria, explican las razones por las que, empachadas de idealismo, deciden irse con el Estado Islámico, aunque la realidad muestra que son engañadas y reclutadas para acabar convertidas en esclavas sexuales.

"Lo que he hecho ha sido una inmersión periodística en casos concretos y en personas respetando el anonimato de las fuentes, transcribo palabra por palabra todas esas interpretaciones, visiones y experiencias para entenderlo desde dentro, sin juzgar", explica Rodicio.

La periodista, especialista en información sobre Oriente Medio desde 1988, comienza su viaje y su libro en Londres, hablando con estudiantes de prestigiosas universidades privadas, que le dan las claves para entender el último fenómeno yihadista del siglo XXI. Porque, aclara la escritora, muchas de las respuestas no se hallan tanto en cualquiera de las regiones musulmanas como en las primeras generaciones nacidas en suburbios europeos, norteamericanos o africanos.

Como Asia, una joven hispanobritánica convertida al islam recientemente, quien detalla su periplo espiritual, que inicia porque busca "algo más" que no encuentra en la cultura occidental.

Una promesa malentendida

Desde el terreno, un ciudadano iraquí interpreta el viaje de estas jóvenes como "un trágico malentendido", porque se lo plantean como una promesa de vida fácil, fascinadas con los terroristas que se venden brillantemente como héroes en las redes sociales.

"Internet es la clave para los terroristas, los adolescentes se dejan convencer por esa idea de que el califato está solo contra el mundo y cuando aterrizan en Irak o Siria se ven inmersas en un océano político, en una guerra", explica Rodicio, un arma esencial en el reclutamiento de las futuras esposas.

De heroínas a prisioneras

"Estas chicas que se dejaron convencer o que se autoconvencieron de que su futuro pasaba por ser una especie de heroínas, al final se han visto prisioneras de un universo que las supera, que no entienden y que las tiene atrapadas en lo que es ahora la última guerra de lo que conocemos como Sirak, de Siria e Irak".

Sobre su destino, relata que a las esclavas sexuales o las han matado o las han vendido; las que han escapado, apenas un puñado de ellas se han ido a Occidente, pero el resto están en campos de refugiados por la zona o desaparecidas.

Comentarios 0