Oriente Medio

EEUU pretende financiar a las milicias afganas contra los talibanes

Otra vez. Después de financiar a Irán durante la década de los 70 y más tarde a Sadam frente a la misma Irán en la guerra del Golfo, parece ser que el gobierno de EEUU vuelve a poner en práctica la máxima de: 'los enemigos de mis enemigos son mis amigos' que tanto le ha perjudicado. El Gobierno de Afganistán usará fondos estadounidenses para reclutar a milicias tribales que combatan contra los talibanes, afirmó hoy el diario The Wall Street Journal.

El jefe del Estado Mayor Conjunto estadounidense, el almirante Mike Mullen, quien retornó hoy a Washington después de una visita en Pakistán, dijo que "quizá se haya enfatizado demasiado" el enfoque de Washington en el establecimiento de un Gobierno central fuerte en Afganistán.

Estados Unidos debería enfocarse ahora más "en el fortalecimiento de las comunidades, las tribus y sus jefes", añadió Mullen, según el diario.

¿La única forma de contrarrestar a los talibanes?

Por su parte el embajador estadounidense en Kabul, William Wood, afirmó que "la forma de contrarrestar hoy a los talibanes es fortalecer a las comunidades para que puedan proteger sus aldeas, sus campos, sus pueblos y sus valles".

"Históricamente, Afganistán ha sido un país donde las comunidades locales se defienden a sí mismas", argumentó Wood.

Asimismo, Mullen sostuvo que la respuesta a largo plazo para el terrorismo en el sur de Asia demanda "una estrategia regional que incluya Pakistán, Afganistán, India y otras naciones de Asia Central". Los talibanes, por su parte, prometieron el pasado domingo a EEUU una derrota tan aplastante en Afganistán como la sufrida por la URSS en los 80.

La relación con Pakistán, crucial

En declaraciones formuladas durante su viaje desde Islamabad a Washington y difundidas hoy por la Agencia de Noticias de las Fuerzas Armadas, Mullen declaró que "la relación entre Estados Unidos y Pakistán es crucial".

Durante su visita, la séptima que efectúa a Pakistán desde que asumió su cargo en octubre de 2007, Mullen se reunió con el jefe del Estado Mayor del Ejército, el general Ashfaq Kayani, y el director general de la agencia de inteligencia pakistaní, el teniente general Ajmed Shuja Pasha.

La región fronteriza de Afganistán y Pakistán alberga a grupos extremistas, y las autoridades creen que el denominado Lashkar-e-Taiba usó esas zonas para la organización, financiación y entrenamiento de los militantes que el mes pasado participaron en un ataque en Bombay, India.

Antes de ese ataque, el Gobierno de Pakistán había iniciado operaciones contra los extremistas en Baijur, junto a la frontera con Afganistán.

Mullen y funcionarios de la Fuerza Internacional de Asistencia para la Seguridad (ISAF) en Afganistán, comandada por la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN), indicaron que esas acciones habían tenido un impacto positivo dentro de este país.

El jefe del Estado Mayor Conjunto estadounidense sostuvo que las operaciones del ejército pakistaní, combinadas con las de la coalición de la OTAN y militares afganos "causó una merma notable en el número de combatientes talibanes y miembros de otros grupos terroristas que tratan de cruzar la frontera", según la Agencia de Noticias de las Fuerzas Armadas.

El almirante afirmó que las operaciones de la OTAN y de Pakistán "están coordinadas pero no sincronizadas".

comentariosforumWhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin