Oriente Próximo

Al Assad subraya que "se está haciendo historia" en Alepo con la evacuación de civiles

  • Unas 15.000 personas pretenden abandonar la zona asediada
  • Los autobuses transportan a civiles y combatientes de la oposición
  • Las autoridades informan de que se han registrado algunos tiroteos
Las calles de Alepo, en Siria. Imagen: Reuters

El presidente de Siria, Bashar al Assad, ha asegurado este jueves que "se está haciendo historia" en la ciudad de Alepo, que ha dado ya por "liberada" tras semanas de intensa ofensiva contra las zonas controladas por los rebeldes.

Horas después de que comenzase la evacuación de heridos atrapados por el conflicto y una vez consumada la "liberación", como la ha descrito Al Assad, el presidente ha hablado a través de un vídeo en el que ha celebrado los últimos avances. Para el mandatario, lo ocurrido este jueves pasará a la historia. Es "una historia escrita por todos los ciudadanos sirios" y que, según ha destacado, "comenzó hace dos años", cuando estallaron "la crisis y la guerra contra Siria".

Más de una decena de ambulancias y una veintena de autobuses han abandonado este jueves el este de Alepo en virtud del acuerdo de alto el fuego alcanzado entre las partes enfrentadas, según ha informado el Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR).

La evacuación

Un total de 13 ambulancias y 20 autobuses han abandonado este jueves en un primer convoy el este de Alepo en virtud del acuerdo de alto el fuego alcanzado entre las partes enfrentadas, según ha informado el Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR). No obstante, la evacuación habría empezado con algunos tiroteos, provocando la muerte de varias personas, según informan algunos medios locales. "Los vehículos están cruzando la línea de frente con civiles del este de Alepo, algunos de ellos heridos de gravedad", ha comunicado Cruz Roja.

Una fuente oficial siria ha precisado que un total de 951 personas han sido evacuadas. Los primeros en abandonar el este de Alepo han sido mujeres, niños y heridos. Por su parte, un responsable de la Organización Mundial de la Salud (OMS) ha indicado que los vehículos están atravesando la zona bajo control gubernamental hacia el siguiente puesto de control antes de llegar a zona bajo control rebelde.

Un segundo convoy con civiles ha abandonado este jueves los barrios de Alepo controlados por los rebeldes, según la televisión estatal siria, que ha cifrado en 15 el número de autobuses fletados en esta ocasión. Una fuente turca también ha confirmado esta nueva ronda.

En un segundo convoy, alrededor de mil civiles, entre ellos 300 niños y 26 heridos, habían sido evacuados de Alepo en el marco de la operación llevada a cabo por el Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR), que espera culminar la jornada con unos 2.000 traslados.

El responsable de la organización para Oriente Próximo, Robert Mardini, ha advertido de que, de cara a los próximos días, harán falta "muchas más" rotaciones de autobuses y ambulancias para ayudar a las personas que lo necesiten. Estas primeras evacuaciones han priorizado a heridos, mujeres y niños.

Turquía calcula que hasta 100.000 personas podrían terminar abandonando la ciudad siria. Según la ONU, más de 200.000 civiles estaban atrapados en los barrios controlados por las fuerzas rebeldes.

Decenas de heridos procedentes de Alepo han llegado este jueves al paso fronterizo de Bab al Hawa, donde han quedado bajo vigilancia de la Media Luna Roja turca, según el portal de noticias Orient News. Parte de estos heridos han llegado a territorio turco en situación crítica y necesitados de una atención médica urgente.

Los rebeldes queman sus bases

Los rebeldes han quemado sus bases y han destruido sus municiones y equipamiento de sus almacenes antes de ser evacuados, según activistas y la televisión siria. El Observatorio Sirio de Derechos Humanos ha afirmado que los insurgentes han prendido fuego a sus cuarteles y se están deshaciendo de sus municiones y equipamiento. La televisión oficial ha mostrado imágenes de columnas de humo que se elevaban de los distritos sitiados del este y aseguraron que "los terroristas están quemando sus cuarteles".

Fuentes de inteligencia turcas han dicho a la agencia que el acuerdo ha sido alcanzado tras las conversaciones entre Turquía y Rusia, países garantes de la oposición y del régimen sirio, respectivamente. Este miércoles, el presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdogan, habló con su homólogo ruso, Vladimir Putin, y coincidieron en la necesidad de que se eviten las violaciones del alto el fuego en la ciudad siria de Alepo y se evacue a la población civil, según la misma agencia.

Los combates entre fuerzas leales a Damasco y opositores se reanudaron en Alepo este miércoles apenas unas horas después del cese de hostilidades, en los que murieron al menos 10 personas y resultaron heridas otra treintena, la mayoría en áreas controladas por las fuerzas armadas sirias.

Según el Observatorio Sirio de los Derechos Humanos, fueron las autoridades sirias las que impidieron la aplicación del pacto forjado entre Rusia y Turquía para una evacuación por no haber sido consultadas, mientras que los opositores acusan a Irán. Unas 15.000 personas pretenden abandonar la zona asediada de Alepo, de las que 5.000 son insurgentes y 10.000 civiles, entre los que hay familiares de combatientes.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin