Buscar

El Alta Gestión viaja dispuesto a desobedecer la teórica superioridad de Unicaja

EFE
15/03/2008 - 6:01

Fuenlabrada (Madrid), 15 mar (EFE).- El Alta Gestión Fuenlabrada dirimirá mañana en Málaga ante el Unicaja un partido, a priori, desigual, en el feudo de uno de los equipos encuadrados en la denominada aristocracia de la Liga ACB.

No obstante, instalados ya en la jornada 25 de la competición, a 10 del final, los madrileños, demasiado cerca de los puestos de descenso tras su inesperado descalabro del pasado sábado con la visita del colista, el Ricoh Manresa, no están para desperdiciar oportunidades de ganar partidos sea quien sea el adversario y se juegue donde se juegue.

Así lo reconoció su propio entrenador, Luis Casimiro, sin dejar, por supuesto de considerar el potencial del equipo dirigido por el técnico italiano Sergio Scariolo.

"Los equipos que estamos en las plazas de abajo no podemos dejar pasar partidos por muy fuertes que sean nuestros rivales, como es nuestro caso con Unicaja", advirtió Casimiro.

"Tendremos enfrente un equipo bien armado y muy largo de banquillo acostumbrado a combinar la disputa de dos competiciones exigentes como Euroliga y ACB", explicó el técnico del Alta Gestión.

Además, el manchego ofreció las claves para plantar cara a un rival de mayor rango.

"Será básico igualar el aspecto físico con el rival, tanto en intensidad como en ritmo de partido. Para ello es necesario estar muy mentalizados desde el inicio, si somos capaces de hacerlo y defendemos bien entonces se convertirá en fundamental la batalla por el rebote. No podemos concederles segundas opciones de tiro", comentó.

La expedición del Fuenlabrada, que viajará a Málaga a primera hora de la tarde sólo sufre la ausencia del base croata Ivan Tomas, hermano de la referencia ofensiva del equipo, no en vano es al máximo anotador y jugador más valorado de los madrileños, Marko Tomas, alero croata cedido por el Real Madrid.

Ivan, convaleciente de un fuerte esguince en el tobillo derecho aún tendrá que esperar un mínimo de tres semanas para reaparecer.


Contenido patrocinado

Otras noticias