Buscar

Piepoli gana en Hautacam, Evans atrapa el maillot amarillo y Valverde se hunde

14/07/2008 - 18:41

El ciclista italiano Leonardo Piepoli (Saunier Duval-Scott) se impuso con el beneplácito de su compañero Juanjo Cobo en el final en alto de la décima etapa del Tour, 156 kilómetros entre Pau y Hautacam en los que se pasó el temido Tourmalet, mientras que Cadel Evans (Silence-Lotto) le arrebató el maillot amarillo a Kim Kirchen (Team Columbia) el día que se hundió Alejandro Valverde (Caisse d'Epargne).

HAUTACAM (FRANCIA), 14 (EUROPA PRESS)

La etapa reina de los Pirineos sentó las bases de la calculada partida de ajedrez que se va a jugar ahora, en la que, por lo ofrecido hoy, parece que ya no estará el murciano porque el legendario Tourmalet le dio un revolcón importante, aunque aún podría recuperarse en los Alpes.

Por ello, las esperanzas españolas a partir de ahora quedarán en Carlos Sastre (CSC), sexto a 1:21 de Evans tras su sólido rendimiento hoy, mientras que su compañero Frank Schlek se quedó a un segundo del maillot amarillo tras participar con Piepoli y Cobo en la ascensión ganadora. El cántabro del Saunier Duval, equipo que volvió a brillar como en el día de ayer, se queda octavo a poco más de dos minutos y con licencia para soñar.

La carrera se agitó pronto, con una numerosa escapada de en torno a 25 unidades en la que se colaron varios españoles, entre ellos Óscar Freire (Rabobank), que buscó puntuar en los sprints intermedios en su objetivo de amarrar el maillot verde de los puntos. La fuga alcanzó el pie del Tourmalet con más de ocho minutos sobre el pelotón, pero el puerto sacó el látigo para castigar al grupo de aventureros.

EL CSC CASTIGA A VALVERDE

El único capaz de resistir el azote fue el escalador francés Remi Di Gregorio (Francaise des Jeux), que hizo soñar a sus compatriotas con un triunfo memorable en el día nacional de Francia. Por detrás, Valverde quedó empequeñecido por la magnitud del puerto y empezó a perder contacto con los favoritos pese a la ayuda de su escudero Óscar Pereiro.

En cuanto el murciano dio sus primeras muestras de debilidad, Bjarne Rijs activó en bloque a su CSC con el objetivo de hurgar en la herida del ciclista de Caisse d'Epargne. Con la presencia de los hermanos Andy y Frank Schlek, Cancellara y Voigt, el equipo danés contaba con munición más que de sobra para ahogar las esperanzas del actual campeón de España de ruta.

Acabado el descenso del puerto, la etapa planteaba 15 aparentemente insulsos kilómetros de llano hasta el ascenso final a la cima de Hautacam. Sin embargo, el CSC se convirtió en una máquina perfectamente engrasada y, además de acabar con las esperanzas de Di Gregorio, dejó a Valverde tocado y hundido a pie del Hautacam.

El segundo puerto de categoría especial del día, 14,5 kilómetros al 7,2% de desnivel, abonaba el terreno a un final de etapa espectacular con el maillot amarillo como premio gordo, ya que el luxemburgués Kim Kirchen cumplía los pronósticos rodando muy rezagado y sin apoyo de su escuadra.

Con Di Gregorio ya capturado, se iniciaron diez kilómetros de locura en el que todos los favoritos, sin excepción, lanzaron al menos un ataque. Sastre, Menchov, Evans, todos lo intentaron, pero fueron Schlek, Cobo y Piepoli los que se marcharon agrupados con la venia del trío de favoritos, que rodaban bajo continua vigilancia mutua.

Mientras tanto, Valverde seguía perdiendo ritmo y la mecánica también le abandonaba, con una inoportuna salida de cadena.El murciano acabó cediendo 3:35 con Evans y compañía, lo que le condena a luchar ya únicamente por triunfos de etapa salvo recuperación milagrosa en terreno alpino.

EXHIBICIÓN DEL SAUNIER-DUVAL

En la cabeza de carrera, los dos corredores de Saunier Duval descolgaron al mayor de los Schlek y se fueron en solitario hacia la meta completando la exhibición del equipo dirigido por Josean 'Matxín' Fernández. El italiano se llevó la victoria por veteranía, cerrando a sus 37 años un palmarés envidiable en el que solo faltaba la victoria en el Tour.

Schlek, algo descolgado, esprintó en meta buscando el maillot amarillo, pero su esfuerzo cayó en saco roto porque Evans salvó la papeleta por un escaso segundo, tras llegar a casi dos minutos del luxemburgués, junto a sus compañeros definitivos de batalla por la general.

El australiano se ha vestido por primera vez en su carrera el maillot amarillo con el mencionado segundo de colchón sobre Schlek, 38 sobre Cristian Vandevelde (Garmin Chipotle), 46 sobre Bernhard Kohl (Gerolsteiner) y 57 sobre Denis Menchov (Rabobank).

Tras la jornada reina de los Pirineos, el Tour dará mañana un respiro al pelotón con la disputa de la primera jornada de descanso de la ronda.

Contenido patrocinado

Otras noticias