Otros deportes

Javier Fernández: "No creo que vuelva a España hasta que acabe mi carrera deportiva"

"Estoy disponible a ayudar aunque no esté en España, pero aún tenemos mucho territorio por explorar y mejorar"

MADRID, 24 (EUROPA PRESS)

El patinador español Javier Fernández aseguró este viernes que volverá a España "en un futuro", pero no cree que sea hasta que "acabe" su carrera y con el objetivo de ser entrenador y de "crear una nueva escuela para sacar nuevos talentos", y mostrándose "disponible a ayudar en todo" aunque esté en Canadá, una opción que le "fortaleció".

"Volveré a España en un futuro, mejor que en España en ningún lado, pero tiene que evolucionar en este deporte para que en tres años, que es un periodo corto, vuelva. Creo que hasta que no acabe mi carrera deportiva no voy a venir a entrenar. En este deporte nos falta aprender, mejorar y esforzarnos, y la Federación y yo somos los primeros interesados en que esto ocurra", comentó Fernández en los 'Desayunos Deportivos de Europa Press', patrocinados por 'Repsol', 'LAE' y 'Liberbank'.

El campeón del mundo recordó que los patinadores "llegan a tope de 27 ó 28 años", aunque haya "excepciones como Plushenko". "No sé hasta que punto llegaré y después quiero ser entrenador, lo tengo claro desde pequeño. A mí me gusta España y si tengo un sitio decente y puedo empezar a crear una escuela vendré, pero también tengo una novia japonesa y nunca se sabe", expresó entre risas.

El madrileño insistió en que quieren que su deporte "cambie" en España y que tenga "más pistas". "Es un poco más caro, pero lo podemos conseguir. Granada tiene una nueva y la van a dejar, Barcelona ha montado una y tiene en mente otra. Para nosotros esto es mucho. Se puede hacer más porque hay ciudades grandes en España que no tienen la oportunidad", admitió.

El campeón del mundo sabe que su deporte es "nuevo" y "lo complicado" que es darle a conocer. "Lo único que podemos hacer es que vaya creciendo poco a poco y que tengamos más pistas. Desde hace mucho tiempo tenemos muchos apoyos del CSD, el COE y la Federación", comentó.

"Necesitamos evolucionarlo. Si seguimos como estamos ahora mismo, ojalá que sea conocido en este país y que puedan salir más deportistas que ganen medallas internacionalmente", prosiguió. "Muchas personas en España no conocen este deporte y muchas no lo han visto por lo que cada medalla es una oportunidad más y se animen y aporten también para ayudar en temas que no podemos", agregó sobre los patrocinadores.

Fernández, que dio las gracias a Quirón y Barcelona-Pirineus 2026, sus "dos primeros" patrocinadores personales por "una ayudita" que le viene "de perlas". "Esperemos que no se pare aquí. Necesitamos ayuda, no solo yo, sino los demás deportistas que no tienen la oportunidad de coger los premios que yo, que están subiendo de nivel y que ni siquiera pueden optar al dinero que saco yo en las competiciones", remarcó.

El triple campeón de Europa cree que puede ayudar "absolutamente en todo", pero sobre todo con "seguir ganando medallas para que el patinaje siga saliendo en los medios y se sigan construyendo las pistas". "En un futuro quiero intentar crear una escuela para sacar nuevos talentos", declaró.

En este sentido, habló de su campamento de verano en Valdemoro (Madrid), donde entrena en suelo español. "Tengo mucha ilusión y es la primera vez que estoy involucrado. Vamos a traer a Brian (Orser, su entrenador) y podrán venir niños de todas las edades a nivel nacional y mundial para que pueden aprender. Creo que es positivo para España", celebró.

FELIZ POR SUS SACRIFICIOS

Sobres sus inicios en este deporte, fue "a los 6 años" y gracias a su hermana, recalcando que el patinaje le pareció "un deporte muy divertido" y sin esconder que por sus deseos de llegar tuvo que tener "ese punto de dedicación". "Todo lo que hice y he tenido que hacer me ha servido para crecer como persona y deportista, y así mejoras todas tus habilidades y te preparan para el futuro y el deporte de élite", comentó.

Fernández se movió "por muchas partes de España" en sus primeros años y no se olvidó de ninguno de sus entrenadores porque cada uno le "ha aportado algo" a su patinaje e intentaron que "fuera el mejor del mundo".

"Irme de España fue el primer paso a decir realmente 'quiero llegar mucho más alto. Tengo que aprender más y empujar yo personalmente en los entrenamientos'. Fue una superación personal para satisfacerme en el deporte", prosiguió.

Sin embargo, no esconde que fue "difícil" marcharse a Canadá, donde coincidió con un entrenador español sin el cual habría estado "totalmente perdido". "Cuando llegué no estaba nada preparado y gracias a Dios tenía esta persona. Sabía de inglés lo básico de la escuela y me costó mucho. Todo aquellas cosas me fortalecieron, era un niño de 17 años", confesó.

El español calificó de "caro" su deporte "y más en países como Canadá, Estados Unidos o Japón". "Además tengo padres y hermana y también tienen que vivir. Nuestra federación es pequeña, pero ha habido evolución y creemos que podemos llegar a muchísimo más", apuntó.

También tuvo que cambiar de entrenador, para trabajar con el laureado Brian Orser. "La federación me dijo que tenía una idea por si quería cambiar. Orser estaba disponible para trabajar conmigo. Fue bastante fácil contactar con él, me fui a probar y funcionó. Me fui para un par de semanas y a final me quedé. Estoy muy orgulloso de ese cambio, con mi entrenador ruso (Nikolai Morozov) di un paso de gigante, pero cuando me moví con Brian di otro", dijo.

"HANYU Y YO SOMOS COMO UN SEGUNDO ENTRENADOR EL UNO DEL OTRO"

"He mejorado en todos los aspectos. He aprendido a competir de otra manera y lo mejor que he aprendido es el entrenar, el decir quiero entrenar como si estuviera en una competición, y saber que realmente quiero ganar. Brian me ha ayudado mucho y la familia que tenemos en Toronto es porque hay algo detrás", añadió.

Además, el madrileño se congratuló de la "familia" que son en Toronto, donde coincide con el japonés Yuzuru Hanyu, actual campeón olímpico. "Brian sabe el esfuerzo que hay, como afrontarlo y como guiarnos. Tener un rival al lado que te apoye es importante, al menos en este deporte. Además que compites hay un respeto, es como si fueses un segundo entrenador", recalcó. "Somos muy amigos realmente todos, esto es raro para otros deportes pero para nosotros es normal", sentenció.

Finalmente, Javier Fernández indicó que la música de sus programas se pactan entre él, Orser y el coreógrafo. "Si no se ajusta a mi estilo, me niego, pero si ambos creen que con ese programa puedo hacerlo estupendo también confío en ellos", aclaró el campeón del mundo, que confesó que tiene "una idea" para posible salto con su apellido.

"Hay un 'axel', pero no uno interior. A lo mejor un día, pero suena un poco raro", resaltó el patinador que no entrena "ninguno nuevo" porque considera que "técnicamente" los que hace actualmente tiene "la máxima dificultad".

WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin