Otros deportes

Willy Hernangómez: "Le pongo un ocho a mi primer año NBA, pero quiero más"

Madrid, 16 may (EFE).- El pívot internacional español Willy Hernangómez, jugador de los Knicks de Nueva York -de la NBA-, aseguró este martes en una entrevista con EFE que le pone "un ocho" a su primera temporada en el baloncesto estadounidense, aunque advirtió que es "muy ambicioso" y quiere "más" para el futuro.

"Soy ambicioso y quiero más, pero estoy muy contento por haber cumplido mi sueño, así que creo que me pondría un ocho. El año que viene espero decirte que me pongo más", aseguró Willy Hernangómez.

El mayor de los hermanos Hernangómez, que ha disputado 72 partidos con los Knicks en los que ha jugado una media de 18,4 minutos por encuentro, anotando 8,2 puntos por partido y capturando 7 rebotes de media, dijo estar "muy satisfecho" con una temporada "de menos a más" en la que ve dos partes muy diferentes.

"La primera fue para conocer la NBA, el juego, ver a otros jugadores y conocerles; y después del 'All Star' empecé a jugar mucho más, sentirme más cómodo y demostrar el jugador que soy", explicó Hernangómez en una charla con EFE en Madrid, donde disfruta de un largo verano en el que espera trabajar duro en lo físico y el tiro para ponerse "al nivel de los mejores pívots" del campeonato.

El balance de Willy en su primer año de novato ('rookie') en Nueva York es de un año "muy largo y difícil" del que sale "muy satisfecho" pero en el que ha tenido que adaptarse a muchos cambios, especialmente en cuanto al ritmo del partido y el apartado físico.

"Lo que más me costó de la NBA fue el ritmo de partido, aquí en Europa estamos más acostumbrados a jugar en estático, allí son más posesiones por minuto, más minutos por cuarto, más contraataques, viajes, partidos... Jugamos cinco partidos a la semana, y en España hay quienes se quejan por jugar dos o tres", reconoció.

El poste madrileño ha disputado su primera temporada en el baloncesto estadounidense en todo un símbolo del deporte americano como es el Madison Square Garden de Nueva York, el pabellón que acoge a los Knicks de Nueva York.

"En mi primer partido en casa, que fue contra Memphis, recuerdo que se me puso la piel de gallina con el himno americano, y cada partido que jugaba en casa me ocurría igual. Lo viven tanto que por tener tu bandera no te critican, porque están orgullosos del país en el que viven. Cosa que aquí, en España, criticamos y es algo que creo que está mal", reflexionó.

En el conjunto neoyorquino Willy ha compartido temporada con jugadores de la talla de los estadounidenses Carmelo Anthony y Derrick Rose o el francés Joakim Noah, que ocupa su misma posición. El poste madrileño recordó su primer día en el vestuario de los Knicks.

"Yo estaba 'cagado', súper nervioso. Recuerdo saludar a todo el mundo y que ellos vinieron a saludarme súper simpáticos. Derrick Rose, Joackim Noah, 'Melo' (Carmelo Anthony), con él estaba súper nervioso y me parecieron tan buenas personas que hicimos buena relación desde el principio", explicó.

"Cuando mis amigos vienen a verme y les presento a 'Melo', les veo cómo tiemblan, y yo era así también, porque es normal, él es una leyenda para todos los que nos gusta el baloncesto. Te das cuenta de que son buenísimas personas y nada bordes. Podrían serlo y no lo son. Eso les hace grandes", añadió Hernangómez.

El francés Noah, que llegó esta temporada a los Knicks procedente de Chicago Bulls con la vitola de pívot titular, ha sido "muy importante" para el español a la hora de aconsejarle, al tiempo que su lesión permitió a Willy ganar minutos y peso en la rotación interior del entrenador estadounidense Jeff Hornacek.

"Joakim ha sido muy importante para mí. No es que me haya enseñado movimientos en el poste bajo o a tirar, pero me ha enseñado detalles de la defensa, de cómo leer el juego, de cómo intentar recuperar. Él ha tenido muchas lesiones y nos ha dicho a Kristaps (Porzingis) y a mí que si empecemos a cuidarnos desde ahora. Ha sido un buen consejero durante todo el año, ha visto que yo he jugado más que él y no se ha enfadado, incluso se ha alegrado por mí", comentó.

Pero si alguien ha sido fundamental para Willy Hernangómez en este año de debut en la NBA, ha sido Kristaps Porzingis, el pívot letón con el que coincidió en Sevilla, que desde la temporada anterior se convirtió en uno de los estandartes de los 'Knickerbockers' y guió los pasos del madrileño este curso.

"Kristaps ha sido fundamental para mí. Él en su primer año tuvo que romper el hielo, y yo lo tenía todo hecho porque él me ayudaba en esos detalles que alguien nuevo no conoce. Normalmente todos los 'rookies' tenemos miedo de pegarnos contra el 'rookie wall' (el muro del debutante) un bajón durante la temporada, y yo creo que no lo he tenido porque estaba Kristaps a mi lado", reconoció Hernangómez.

Una temporada que comenzó con altibajos, entre los cuales el pívot español rememora un partido contra los Nets de Nueva Jersey en noviembre, después de haber entrenado esa semana con el equipo de los Knicks en la Liga de Desarrollo, los Westchester Knicks.

"Me mandaron a entrenar un día con el equipo de la D-League para hacer más entrenamientos porque no estaba jugando, y empecé a leer en las redes sociales que si me habían mandado a la D-League, que si Willy se ha equivocado... El siguiente partido estaba muy cabreado, sabía que iba a jugar porque entrené a tope, y ahora me alegro de cómo me han ido las cosas", confiesa el pívot madrileño.

Willy reconoció que, como deportista español que juega en el extranjero, le molesta que haya gente que se alegra si a un español no le vayan bien las cosas.

"Somos españoles y representamos a España en cualquier parte del mundo, y la gente debería estar orgullosa de nosotros. Yo si tú vas a trabajar a otro país me alegraría por ti, y hay muchas personas que se alegran, pero hay otros que no se alegran de eso. Y eso sí que me molesta", apuntó el jugador español.

En su caso, al llegar a la NBA después de un año de muy pocos minutos en el Real Madrid, estar en los Knicks era "un reto" y "una aventura".

"Con jugar en los Knicks, incluso estar en el banquillo, yo ya era feliz. Pero he llegado, he visto y he dicho que quiero más, y ha sido trabajar y trabajar. La verdad es que he notado muchísimo cariño en la gente, pero me ha molestado los cuatro o cinco que se alegran cuando las cosas van mal, eso a mí no me gusta", añadió.

Hernangómez marca el 'All Star' de Nueva Orleans -al que fue convocado junto a su compatriota Álex Abrines para sustituir a los lesionados Joel Embiid y Emmaneu Mudiay- fue "un punto de inflexión" en su temporada. Algo que los números corroboran, pues pasó de disputar 15 minutos por partido a 24 y de anotar 6,6 puntos de media a 11,5.

"El 'All Star' fue un punto de inflexión para mí, me dieron la sorpresa de que por una lesión pude ir y a partir de ahí empecé a jugar mucho más, y acabar los últimos dos meses siendo titular de los Knicks, es algo que en mi vida pensaba. Estoy súper feliz", asegura.

Sus buenas actuaciones le llevaron a ser el mejor novato del mes de abril, en el que llegó a tener medias de 12,5 puntos y 8,5 rebotes por encuentro y a hacer buenas comparaciones como la de su compañero Carmelo Anthony, que a principios de temporada dijo que le recordaba mucho a Marc Gasol.

"Es un orgullo, me hace muchísima ilusión que un jugador como Melo me compare con Marc, es una pasada. Él es una persona que intenta ayudarte, te da consejos, fue el primero que me dijo 'Willy, no te preocupes, esto es muy largo' Y tenía toda la razón del mundo, que me compare Carmelo con Marc es un orgullo", asegura Willy.

El pívot madrileño se ve parecido al menor de los Gasol, un pívot en plenitud que lidera a los Memphis Grizzlies y es una referencia en el campeonato estadounidense en el puesto de '5'.

"No lo he comentado con él, pero me encantaría hacerlo. Tenemos buen 'feeling', los dos somos también muy parecidos en cuanto a la personalidad. Me quedo con el segundo partido que jugamos en la temporada, en el que yo estaba más asentado y sabía cómo jugar, y ellos peleaban por el 'playoff'. Fue muy divertido, jugamos muchos minutos el uno contra el otro y tampoco me metió tantas", recordó.

Willy Hernangómez tiene buenas sensaciones de su primer año con el entrenador estadounidense Jeff Hornacek -"me recuerda mucho a Sergio Scariolo, te dice lo que quiere que mejores"- y con el directivo de los Knicks Phil Jackson, exentrenador en las etapas más laureadas de los Chicago Bulls y Los Ángeles Lakers.

"Veo que confía en mí, que le importo y que quiere que sea un buen jugador, eso hace que me relaje más y esté agusto y tenga confianza", afirma el pívot español, que se ve el año que viene en un bloque "joven" de los Knicks liderado por su amigo Porzingis.

"La intención es seguir en Nueva York, hacer un bloque bueno. Creo que la clave sería construirlo alrededor de Kristaps (Porzingis) y estar otros y yo como escuderos. Y pensar en meternos en 'playoff' que es donde deberíamos estar", apunta el pívot español, después de una mala temporada, fuera de las fases eliminatorias por tercer curso seguido.

La temporada 2016-17 ha sido particular para los dos hermanos Hernangómez, ya que mientras Willy vivía su primera experiencia en Nueva York, su hermano Juancho hacía lo mismo en Denver con los Nuggets, lo que provocaba que las llamadas y mensajes fueran constantes entre ambos hermanos.

"Estábamos todos los días hablando porque estábamos súper ilusionados: 'Yo juego esta semana contra Le Bron, tú la siguiente, dime cómo es'", recuerda Willy, que destaca el buen curso de su hermano, que ha disputado 62 partidos con una media de 13,6 minutos de juego, 4,9 puntos y 3 rebotes por partido.

"Me alegro mucho por él, porque ha jugado una buena temporada, creo que mejor de lo que la gente se piensa porque en Denver era complicado jugar con tantos jugadores en su posición", apuntó.

Si dos hermanos españoles como Pau y Marc Gasol hicieron historia compitiendo el uno contra el otro en un Partido de las Estrellas, el mayor de los Hernangómez prefiere ser cauto sobre un nuevo salto 'All Star' de la segunda pareja de hermanos españoles en la mejor liga del mundo.

"No lo sé, no creo. Ojalá en seis años me digas que sí, pero ahora mismo no lo creo. Es algo único, creo que con el hecho de pensar que haya otros dos hermanos en la NBA debemos estar contentos", apuntó Willy.

El pívot madrileño, aficionado a las series de televisión de la plataforma Netflix como 'Narcos', 'Daredevil', 'Walking Dead' o 'Juego de Tronos' y habitual del videojuego 'NBA 2K17' con sus Knicks, solo le pide una cosa a la próxima temporada.

"Espero tener salud, que me respeten las lesiones como este año", finaliza el mayor de los Hernangómez, al que le espera un verano largo que aprovechará para mejorar en físico y tiro, a la espera de saber si formará parte de la lista de España para el Eurobasket 2017 que se disputará en septiembre, en la que espera "ser importante". Miguel Ángel Moreno

WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin