Otros deportes

Mohamed Masoo, del infierno de Alepo a competir en Madrid, con miras a Tokio

Madrid, 27 may (EFE).- Logró escapar del infierno de Alepo, hace más de año y medio, y desde entonces vive en Alemania, su país de acogida, según relató él mismo a EFE. El sirio Mohamed Masoo es uno de los triatletas del programa de desarrollo de la Federación Internacional (ITU) que competirá este domingo en la prueba de la Copa del Mundo que se disputará en Madrid.

Masoo, de 23 años, se dedica desde hace seis al triatlón. Un deporte que comenzó a practicar en Alepo hasta que las bombas destruyeron su ciudad, la más grande de Siria. Desde donde llegó a Hannover (Alemania) tras huir a Turquía y de allí, por mar, hasta Grecia. "Era el único que no llevaba chaleco salvavidas en esa lancha, porque yo era nadador", explicó a Efe Mohamed, miembro del 'Team ITU', el equipo de la Federación Internacional de Triatlón, que preside la española Marisol Casado, asimismo miembro del Comité Olímpico Internacional (COI).

Organismo que está pendiente del certificado de las Naciones Unidas (ONU), una de las premisas exigidas por el COI para la inclusión de deportistas en el Equipo Olímpico de Refugiados. Al que aspira a entrar Masoo, que sí detenta estatus de refugiado en Alemania, según informaron a Efe fuentes de la ITU.

"La guerra es una mierda", resume de forma drástica el triatleta sirio. "Decidí dejar mi ciudad, mi país, mi familia y mi universidad, porque mi vida corría peligro. Hace un año y medio que estoy en Europa. Primero en Holanda y ahora en Alemania, en el club Hannover'96", indicó Masoo, uno de los tres debutantes en Copa del Mundo del sexteto del programa de la ITU que competirá en Madrid.

"Atravesé la frontera de Turquía a pie. Y después llegué a Grecia en lancha. Era el único que no llevaba chaleco salvavidas, porque era nadador. Pero el resto de las veinte personas que cruzaron el mar conmigo estaban muy asustadas. Rezaban sin parar. Yo intentaba calmarlas, les decía que les ayudaría, que sabía nadar bien. Luego pasé Macedonia, Serbia... hasta llegar a Holanda. Si tenías suerte, alguien te llevaba en algún vehículo, el resto fue todo a pie", indicó a Efe el sirio en el Instituto Nacional de Educación Física (INEF) de Madrid.

"Mi padre me enseñó a nadar cuando tenía seis años. Comencé a competir a los ocho y con 17 comencé con el triatlón. Ahora he empezado a aprender alemán y he retomado mis estudios. En principio intentaré acabar los estudios de Educación Deportiva, aunque tampoco descarto buscar un trabajo. Pero ahora estoy centrado sobre todo en el deporte. Quiero ser olímpico dentro de tres años", afirmó.

"Mi familia sigue en Alepo, donde ahora las cosas parecen algo más calmadas. Aunque sigue siendo muy complicado, debido a la guerra, encontrar electricidad, comida y agua", indicó el triatleta sirio, que no olvidará nunca el día en el que una bomba estalló en el estadio en cuya pista estaba corriendo.

"Por suerte, explotó en la zona opuesta en la que estaba. Logré salir todo lo deprisa que pude de ese estadio, para esconderme en un sitio seguro. No vi morir a gente directamente, vi las imágenes en televisión, pero durante la guerra perdí a muchos amigos y familiares", afirmó a Efe, en inglés, Mohamed.

"Yo no puedo hacer nada, no soluciono nada lamentándolo. Así es la guerra", recalcó. "Lo único que espero es que no haya todavía más muertos. Que el mundo trabaje más duro para intentar resolver nuestro problema. Porque es algo muy, muy triste, ver todo lo que le ha pasado a la gente, sin haber podido hacer nada para evitarlo", añadió Masoo, que espera que "ojalá" su "familia pueda salir a Turquía pronto, también".

"Es muy duro vivir en Alepo ahora mismo", comentó Mohamed, que, no obstante, echa de menos su país. "Nací allí. Y allí viví 22 años. Es muy difícil explicar lo que uno siente ahora mismo", comentó a Efe el refugiado sirio, horas antes de afrontar el recorrido de la Copa del Mundo de Madrid, de 1.500 metros a nado, cuarenta kilómetros en bicicleta y diez más de carrera a pie.

Un esfuerzo al que se refiere con rostro iluminado. "Es un sueño hecho realidad, estar aquí en Madrid, compitiendo con triatletas punteros en el ámbito internacional", dijo.

"El siguiente sueño, el principal, el más grande de todos, es poder ir a unos Juegos Olímpicos" declaró a Efe Mohamed Masoo. "Esa es mi meta, ahora", recalcó.

WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin