Otros deportes

Fraile, reventar o ganar

Mende (Francia), 21 jul (EFE).- Omar Fraile (Santurtzi, 28 años) tocó el cielo con las manos en el aeródromo de Mende como vencedor de etapa en el Tour de Francia, en el año de su debut en la carrera y después de un final con intriga que se ajustó a su estilo guerrillero de correr: arriesgar, y a partir de ahí "reventar o ganar"

Fraile fichó por el Astana la pasada temporada porque es un equipo que "siempre va al ataque y es valiente", lo que cuadra perfectamente con su carácter. Se trata de un corredor que se aburre en el pelotón si no hay batalla.

" Si lo intentas y luego sale mal, pues sale mal, pero no que sea por no intentarlo. En ese aspecto me identifico mucho con esa forma de correr. Si reviento, reviento, pero hay que intentar ganar".

Fraile ha ganado dos veces el maillot de la montaña de la Vuelta, una etapa del Giro en 2016 y ya tiene su triunfo soñado en el Tour, en una etapa que el ciclista vasco tenía anotada en su agenda.

Profesional desde 2012, debutó en el Orbea continental, pasó cuatro años en el Caja Rural, de ahí al Dimension Data dos temporadas y desde este año pertenece al Astana, con el que tiene contrato hasta 2019.

Aunque pasó dos años inolvidables en el conjunto surafricano del Dimensiom Data, las diferencias respecto al equipo que dirige Vinokurov son apreciables.

"Tal vez la forma de correr es lo más llamativo. En Astana corren siempre muy juntos y cogen la responsabilidad. Es un equipo valiente. Nada conservador. No existen dudas a la hora de tirar. Como bloque somos uno de los mejores equipos. A Astana le gusta ir al ataque".

Aunque sueña con las clásicas de las Ardenas, Fraile piensa en completar en la próxima Vuelta a España la trilogía de triunfos en las grandes.

Sus ocupaciones profesionales las combina con la escuela de ciclismo Omar Fraile, del club Mendiz Mendi, de Muskiz (Bizkaia). En ese centro se formó él en categorías inferiores, tanto en carretera como en bicicleta de montaña.

El centro trabaja con cerca de 40 chavales entre 7 y 16 años, que realizan salidas los fines de semana y a las que a veces se une el propio Fraile cuando se lo permite su calendario. De momento los chicos se centrarán en la bicicleta de montaña.

"Yo vengo del mountain bike y me adapté bien a la carretera". Su intención es que los alumnos consigan esa técnica, y sobre todo que se lo pasen bien con el mínimo riesgo posible, "y que el día de mañana ellos decidan".

De momento, el maestro ha dado un ejemplo enorme a los chavales de la escuela. Pudieron ver por televisión a su ídolo en estado puro, atacando y dejándose el alma en la bicicleta. Todo por levantar los brazos en todo un Tour de Francia. A pesar del esfuerzo extremo que hizo, no reventó. Ganó.

WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin