Otros deportes

El Madrid, a seguir siendo la "bestia negra" de los lituanos

Madrid, 1 nov (EFE).- El Real Madrid viaja a Kaunas para enfrentarse a un Zagiris que tiene como "bestia negra" al vigente campeón de Europa, ya que de dieciocho enfrentamientos en lo que va de siglo en diecisiete ocasiones el Madrid se alzó con el triunfo.

Esta contundente estadística "no sirve", en palabras del entrenador del Real Madrid, Pablo Laso, para este próximo partido, pero podría pensarse que a lo largo de tantos años y tantos partidos el equipo español le tiene tomada la medida al lituano.

Laso viaja con trece jugadores, tendrá que hacer un descarte en el último momento, y se quedan en Madrid Trey Thompkins, Felipe Reyes y Melwin Pantzar.

Thompkins, según informó Laso, "estaba dado de alta en los inicios de la semana, pero se hizo daño en el entrenamiento de este jueves y no queremos forzar, aunque está bien". Sobre el capitán Reyes es el mismo caso por unas molestias en la rodilla que no se quieren agravar.

El Zalgiris, equipo de la última Final a Cuatro, ha cambiado algunas caras en su plantilla, con el movimiento más importante de la salida del base estadounidense Kevin Pangos y la llegada de su compatriota Nate Wolters, pero "sigue manteniendo la identidad de su juego", palabra de Laso, que tan buenos resultados les ha dado.

En Lituania el baloncesto es el deporte rey y en Kaunas alcanza casi el grado de religión. De ahí que el Zalgirio Arena sea una das canchas más calientes y entendidas de Europa.

El Zalgiris, a imagen y semejanza de su entrenador, la exestrella Sarunas Jasikevicius, es un equipo peleón, duro, que planta cara desde el primer al último minuto y que se apoya mucho en la energía que le transmiten sus aficionados.

Cuando entran en racha son letales y su fortaleza en defensa y en rebotes les hacen ser un equipo difícil de batir, por mucho que los dos primeros partidos que han jugado en su pista, ante Fenerbahce y Baskonia los hayan perdido.

Estas dos derrotas en casa las han contrarrestado con dos victorias a domicilio, ante Anadolu Efes y Panathinaikos. Lo que despeja dudas sobre su nivel competitivo y calidad.

El Madrid puede que les tenga comida la moral, pero precisamente por eso tiene que estar dispuesto a sufrir una gran presión los cuarenta minutos de partido.

El Zalgiris quiere batir a su bestia negra, al campeón de Europa, y el Madrid tendrá que volver a demostrar que su baloncesto es mejor y para eso, según Laso, deberán dar "un paso adelante" en su juego.

WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin