Buscar

Zimbabue declara duelo nacional hasta que se celebre el funeral de Mugabe

EFE
6/09/2019 - 20:30

Harare, 6 sep (EFE).- El presidente de Zimbabue, Emmerson Mnangagwa, declaró hoy oficialmente un duelo nacional hasta que se celebre el funeral del exjefe de Estado Robert Mugabe, fallecido este viernes en un hospital de Singapur a los 95 años.

"Nosotros, como zimbabuenses, declaramos días de duelo por nuestro líder hasta su enterramiento", afirmó Mnangagwa en un mensaje televisado a la nación desde su residencia oficial en Harare.

Sin embargo, el mandatario no precisó fecha alguna para el funeral de Estado previsto para honrar a Mugabe ni tampoco aclaró cuándo se repatriará su cadáver desde Singapur.

Como se esperaba, Mnangagwa anunció que la gubernamental Unión Nacional Africana de Zimbabue-Frente Patriótico (ZANU-PF) ha declarado a Mugabe "héroe nacional".

Es una distinción reservada para combatientes históricos de la guerra contra la minoría blanca que condujo a la independencia del Reino Unido en 1980, a la que contribuyó el difunto presidente.

Mugabe fue derrocado por un golpe militar sin derramamiento de sangre en noviembre de 2017, tras haber manejado las riendas del país durante 37 años.

El detonante de esa maniobra fue la destitución del entonces vicepresidente y hoy jefe de Estado, Emmerson Mnangagwa, un incondicional del partido y veterano de guerra al que se había opuesto la esposa de nonagenario líder, Grace Mugabe, en un contexto de tensiones por la futura sucesión de su marido.

Sin embargo, las autoridades permitieron a Mugabe y su familia seguir viviendo en su residencia en Harare con generosas ayudas estatales.

En un claro intento de pasar por alto esa caída en desgracia, Mnangagwa se refirió hoy al fallecido exmandatario como "comandante, liberador, fundador y líder".

"Protegeremos y defenderemos los logros de la lucha por la que él hizo enormes sacrificios", aseveró el gobernante.

El régimen de Mugabe se caracterizó por la represión de sus opositores, por elecciones de dudosa credibilidad, la falta de libertades para su pueblo y la ruina del Estado zimbabuense.

Tomó decisiones muy polémicas -como las expropiaciones, iniciadas en el año 2000, de miles de granjas a propietarios blancos en una reforma agraria caótica- y no ahorró diatribas para insultar a las grandes potencias occidentales, como Estados Unidos o el Reino Unido, a las que acusaba de fabricar "diabólicas mentiras" sobre él.