Buscar

El Senado se disuelve cuando su hemiciclo todavía no está completo

EFE
24/09/2019 - 13:12

Madrid, 24 sep (EFE).- El Senado se disuelve por la convocatoria de elecciones cuando su hemiciclo aún no estaba completo porque todavía faltaban por incorporarse tres senadores autonómicos, uno designado por el Parlament de Cataluña, otro por el Parlamento de Asturias y un tercero que debe elegir la Cámara de Navarra.

La Cámara Alta cuenta con 265 senadores, de los que 208 se eligen en las elecciones generales y 57 son designados por los parlamentos autonómicos, una configuración mixta que hace variar su composición en función del momento en que las cámaras legislativas autonómicas nombran a sus representantes.

El número máximo de miembros que ha alcanzado el Senado en la XIII Legislatura es de 262 senadores, 54 autonómicos y 208 electos, si bien uno de ellos, Raül Romeva, de ERC, está suspendido temporalmente como preso preventivo por el Tribunal Supremo debido a la causa del "procés" independentista.

Ni siquiera la cifra de 57 senadores designados es constante, ya que la población de cada comunidad autónoma determina el número de representantes que debe elegir cada parlamento autonómico, a razón de uno fijo por cada autonomía y otro más por cada millón de habitantes.

Así, en la XII Legislatura había 58 senadores autonómicos, número que bajó a 57 porque la pérdida de población de la Comunidad Valenciana hizo que las Cortes Valencianas eligieran uno menos, cinco en vez de seis, tras los últimos comicios autonómicos, que además coincidieron con los generales del 28 de abril.

Cuando el 21 de mayo se constituyó la Cámara Alta a la sesión faltaron 12 senadores de varias comunidades debido a que sus parlamentos no habían culminado su elección, por uno u otro motivo; así ocurrió con los de las Cortes Valencianas o con los del Parlamento de Galicia, designados después y ya incorporados al Senado.

Así las cosas, los tres senadores cuyos escaños estaban vacantes, en la víspera de la disolución del Parlamento, tenían que haber sido designados por las cámaras legislativas de Asturias, Cataluña y Navarra.

En el caso de Asturias, faltaba uno de los dos puestos de senadores autonómicos por esta comunidad, en concreto la vacante de la socialista María Fernández Álvarez, que dejó de ser senadora autonómica al ser elegida senadora electa en los comicios del 28 de abril.

El hueco que faltaba por cubrir en representación del Parlament de Cataluña es el que está pendiente desde que esta Cámara rechazó al líder del PSC, Miquel Iceta, para relevar como senador autonómico a José Montilla, una decisión recurrida por los socialistas catalanes ante el Tribunal Constitucional.

En cuanto a Navarra, su Parlamento todavía no ha designado al senador que le corresponde -vacante desde que Idoia Villanueva, de Unidas Podemos, renunció tras ser elegida parlamentaria autonómica- y tiene previsto hacerlo en las próximas semanas.

La disolución de las Cortes no dejará sin escaño a los 262 senadores porque continuarán siendo parlamentarios los 73 miembros de su Diputación Permanente hasta que se constituya la nueva Cámara tras las elecciones generales del 10 de noviembre.

Este órgano, que vela por los poderes de la institución en períodos inhábiles o cuando está disuelta, está compuesto en la XIII Legislatura por 36 senadores titulares, además del presidente de la Cámara, Manuel Cruz, y otros 36 suplentes.