Buscar

Becara.- Luna, concejal de Madrid, insiste en que su imputación responde a un "montaje" para amparar una "venganza"

1/12/2009 - 13:21

El concejal-presidente del distrito de Salamanca, Iñigo Henríquez de Luna, insistió hoy en una rueda de prensa convocada con carácter de urgencia que su imputación en el 'caso Becara' responde a un "montaje" de la familia denunciante, los Goyeneche, para amparar una "burda venganza" por el precinto de las oficinas "ilegales" de su propiedad, situadas en la segunda planta del inmueble en el que se encuentra la tienda de decoración Becara.

MADRID, 1 (EUROPA PRESS)

El concejal-presidente del distrito de Salamanca, Iñigo Henríquez de Luna, insistió hoy en una rueda de prensa convocada con carácter de urgencia que su imputación en el 'caso Becara' responde a un "montaje" de la familia denunciante, los Goyeneche, para amparar una "burda venganza" por el precinto de las oficinas "ilegales" de su propiedad, situadas en la segunda planta del inmueble en el que se encuentra la tienda de decoración Becara.

En su comparecencia ante los medios de comunicación, el 'popular' destacó que en el año y medio que lleva en marcha el proceso de diligencias previas, los denunciantes "no han aportado ninguna prueba que sostenga la imputación" ya que su estrategia consiste en "dilatar el procedimiento" porque "saben que no hay caso" contra el concejal.

Y es que el nuevo escrito aportado en el procedimiento incide de nuevo en las licencias concedidas a la tienda de decoración situada en el número 18 de la calle Juan Bravo, todas ellas concedidas por Gerencia de Urbanismo, como recordó De Luna. La Junta de Salamanca únicamente intervino en el precinto de las oficinas ilegales de los Goyeneche, situadas en la segunda planta del inmueble. Los denunciantes argumentan que Iñigo Henríquez de Luna movió hilos para que la tienda Becara tuviera sus licencias mientras que éste niega relación alguna con este negocio, ni personal ni profesional.

En un corrillo con periodistas, el propio concejal explicó que la normativa urbanística en la zona permite la implantación de oficinas en las primeras plantas a actividades comerciales como la de Becara siempre que haya un Plan Especial por medio. Sin embargo, la misma normativa impide la instalación de oficinas en plantas superiores, razón por la que se llevó a cabo el precinto ahora denunciado por los Goyeneche.

En este sentido, apuntó una vez más que cuando se concedieron las primeras licencias a Becara, en enero de 1999, él ni siquiera era concejal ya que accedió a este cargo en mayo de 2000.

SIN IMPUTACIÓN FORMALIZADA

Henríquez de Luna añadió, a renglón seguido, que su comparecencia ante el instructor del caso sirvió también para que éste le informara de que comparecía "en calidad de imputado por un delito de tráfico de influencias acusado por los denunciantes, no por el juez". "Ayer (el juez Santiago Torres) no me acusó de absolutamente nada ni concretó su imputación, simplemente me informó de que estoy en este procedimiento en calidad de imputado porque los señores Goyeneche me han denunciado por tráfico de influencias", expuso.

En este sentido recordó que el proceso se encuentra en fase de diligencias previas desde hace año y medio pero que por el momento no hay acusación formal alguna. "Hay una denuncia de unos particulares por un delito de tráfico de influencias pero de ahí a que el juez me acuse formalmente de un delito hay un abismo", remarcó.

Este procedimiento se inició a instancias de una denuncia interpuesta por María Adelaida Rodríguez-Patón y Juan Mariano Goyeneche, vecinos del edificio de la calle Juan Bravo. Esta familia dio cuenta al juez Torres de una serie de irregularidades cometidas supuestamente en la concesión de licencias a Becara.

Asimismo recordó que hace dos años la familia denunciante le interpuso una querella criminal por los mismos hechos que, finalmente, fue archivada por el Juzgado de Instrucción número 49. Por eso cree que los Goyeneche están aprovechando el "revuelo" derivado de los temas judiciales que han ido saliendo "fruto del Guateque" para "tratar de hacer ruido".

"Pero ni esto es el Guateque ni estoy acusado por el juez de nada e, incluso, el fiscal ni estuvo presente cuando declaré", expuso tras dar cuenta de su comparecencia ante el titular del Juzgado de Instrucción número 32 de Madrid, el mismo que, por reparto, lleva también el 'caso Guateque'.

ESTRATEGIA "CARROÑERA" DEL PSOE

Esto le llevó a criticar directamente al PSOE ya que considera que con sus declaraciones "ampara la especulación urbanística que la familia Goyeneche está realizando en sus múltiples inmuebles en el barrio de Salamanca". Ayer el portavoz de Urbanismo, Daniel Viondi, manifestó que tanto Becara como Guateque son "dos muertos que están muy vivos a pesar de que el Gobierno municipal trate de negar su existencia".

Para el edil del PP esto no es más que una estrategia "carroñera, que no conduce a ningún sitio, sólo al desprestigio de la propia clase política". A eso sumó que hay tres resoluciones del juez Santiago Torres, instructor de las dos causas, en las que niega la vinculación entre ambas operaciones.

Henríquez de Luna no quiso concluir su intervención sin agradecer públicamente el apoyo recibido tanto por el alcalde de Madrid, Alberto Ruiz-Gallardón, como por la presidenta regional, Esperanza Aguirre, de la que recibió una llamada telefónica esta misma mañana. También añadió que tanto el vicealcalde Manuel Cobo como la delegada de Urbanismo, Pilar Martínez, se ofrecieron para comparecer hoy públicamente con él con el fin de manifestarle su respaldo.

PRECINTO, AMENAZAS Y VENGANZA

El edil argumentó que el proceso se origina por su negativa a levantar el precinto a las oficinas ilegales de los denunciantes. El siguiente paso que dio la familia Goyeneche fue la amenaza, como relató el propio concejal. "El hijo de estos señores vino a verme y me dijo que esto no iba a quedar así", sostuvo el 'popular'. Desde que esa persona acudió a su despacho para "tratar de negociar el cumplimiento de la ley" no ha tenido más contacto con los Goyeneche, "sólo querellas". Ahora espera que la imputación sea archivada.

En su defensa, Henríquez de Luna expuso que si realmente hubiera habido un tráfico de influencias por su parte "lo más fácil habría sido traerse la competencia" en la concesión de licencias para Becara, algo que en todo momento ha correspondido al área de Urbanismo.

"Esto es un montaje para amparar un acto de ventaja de estos señores porque la Junta sí clausuró una oficina ilegal que tenía en la segunda planta del edificio ya que eso sí que es una competencia nuestra", advirtió. También explicó que la tienda Becara tiene todas las licencias en regla.

Contenido patrocinado

Otras noticias